Sociedad |

EL ACTO SE REALIZÓ EN EL MALLÍN

07/12/2019

Se entregaron los certificados del primer nivel del curso de lenguaje de señas

Se entregaron los certificados del primer nivel del curso de lenguaje de señas
Por: Susana Alegría/ Fotos: Facundo Pardo

En el salón de la junta vecinal del barrio El Mallín se realizó la entrega de certificados correspondiente al primer nivel del curso de lenguaje de señas dictado por Isabel Candia y su hijo Martín.

Había dado inicio el 2 de marzo en la biblioteca Néstor Kirchner del barrio Nahuel Hue y no cortaron por las vacaciones de invierno, siendo 40 los inscriptos en aquel momento. Luego mudaron los encuentros a El Mallín.

Algunas personas debieron abandonarlo por cuestiones laborales, otras por maternidad, finalizando un total de 14, quienes el próximo año, continuarán con el segundo nivel. Uno de los alumnos más mimados del grupo es Emanuel Velázquez, de tan solo diez años.

Isabel Candia comentó que “la idea era parar durante el verano pero todos están pidiendo que sigamos con las clases por lo menos cada dos semanas porque si se deja de utilizar, se olvida, así que estamos viendo si es posible hacerlo”.

Se mostró muy conforme con lo logrado, “me encontré con un grupo de gente muy comprometida, que se esforzó en poner en práctica todo lo aprendido y eso es realmente emocionante”.

Tanto para Isabel como para su hijo Martín no ha sido nada fácil la tarea que se han propuesto, teniendo en cuenta que la cuota mensual era de $50, dinero que solo les alcanza para algunas fotocopias. “La idea es presentar el proyecto a nivel provincial porque el lenguaje de señas es un derecho y no se está teniendo en cuenta, necesitamos apoyo para no sentirnos tan solos”, detalló.
Martín es instructor, pero su mamá estudió y se preparó porque era la única manera de comunicarse con él.

“Hay una gran falta de comunicación de parte de los oyentes para con los sordos, ya sea para renovar un dictamen de discapacidad, comprar un pasaje o incluso ir a hacer el trámite para que no les corten la luz”, detalló.

El joven cursó sus estudios de especialización en General Roca porque era necesario saber cómo trasmitir sus conocimientos a los demás.

El acto

Se trató de un acto muy sencillo pero no por ello carente de emoción. “Este es un sueño medio loco pero entre todos lo logramos”, comenzó diciendo Isabel. “Mi hijo es sordo y profesor de lenguaje de señas y yo como mamá soy su intérprete, pero no soy profesora”, aclaró.

“Mi idea era poder enseñar a personas oyentes así que gracias a cada uno de ustedes por su compromiso y dedicación”, dijo.

Se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino, obviamente traducido al idioma de las manos, dando muestras así de alumnos ejemplares del curso. “Es difícil que los gobiernos se hagan cargo de las personas sordas, cuando hay que hacer trámites o en lo cotidiano, están totalmente aislados sin poder comunicarse”.

A continuación, cada uno de los cursantes fue recibiendo su certificado, ante los aplausos y felicitaciones de compañeros y familiares.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas