Sociedad
17/11/2019

Día Mundial del Cáncer de Pulmón

Día Mundial del Cáncer de Pulmón

Las nuevas terapias en estadios tempranos se suman para aumentar la chance de cura del cáncer de pulmón. El Día Internacional del Cáncer de Pulmón, se llevó a cabo este 17 de noviembre, fue una nueva oportunidad para destacar la importancia de la prevención y el diagnóstico temprano para aumentar las chances de curación.

El cáncer de pulmón es la forma más frecuente de cáncer en todo el mundo, con aproximadamente 1,8 millones de casos diagnosticados y 1,69 millones de muertes al año. Solo el 16% de esos pacientes son diagnosticados cuando el tumor todavía está localizado en el pulmón y el pronóstico empeora para los pacientes diagnosticados en estadios posteriores.

Se estima que, en Argentina, según datos de la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC), hubo en 2018 aproximadamente 12.000 casos nuevos de cáncer de pulmón, lo cual representa el 9,3% de todos los tumores. La frecuencia es mayor en varones que en mujeres.

Dependiendo del avance de la enfermedad, el cáncer de pulmón se clasifica en variantes que van del I al IV y los tratamientos recomendados pueden variar según los estadios; sin embargo, debido a la manifestación tardía de los síntomas, la mayoría de los pacientes con cáncer de pulmón (aproximadamente un 80%) se diagnostican en estadios avanzados (estadio IV).

El cáncer de pulmón, que es la principal causa de muerte relacionada con el cáncer en el mundo, se divide en cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP, aproximadamente 15% de los casos), y se presenta casi exclusivamente en las personas que fuman mucho; y en cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP, aproximadamente 85% de los casos).

En relación a las causas, el doctor Gonzalo Recondo, oncólogo clínico y jefe de Oncología Clínica del Instituto Universitario CEMIC, afirma: “lejos, entre las causas más importantes se encuentran los agentes carcinógenos que están presentes en el cigarrillo, y el ser fumador o el uso de tabaco en todas sus formas es el factor de riesgo más importante”. Otros factores de riesgo de menor relevancia son los fumadores pasivos, la polución ambiental y ciertas exposiciones laborales como el asbesto.

Los síntomas más frecuentes son la tos y la falta de aire, aunque lamentablemente, este tumor no suele dar síntomas hasta sus etapas más avanzadas, por ello es importante evaluar estrategias de diagnóstico temprano. El diagnóstico actual se basa en la presencia de signos y síntomas sugerentes que generan una investigación médica más exhaustiva. Cuando el tumor está limitado al pulmón, el diagnóstico precoz permite tener posibilidades de cura. En cambio, en estadios avanzados, se producen metástasis y el tumor puede ser controlado, pero no curado.

Estudios publicados recientemente sugieren que, en grupos de riesgo como ser personas mayores de 50 años con fuertes antecedentes de tabaquismo, una tomografía con baja emisión de radiación podría detectar lesiones en estadios precoces y reducir la muerte por cáncer de pulmón en este grupo de pacientes.

En cuanto a las opciones actuales de tratamiento en estadios tempranos, la más eficaz es la cirugía cuando está indicada en casos de tumores detectados en etapas tempranas. En esta circunstancia, la cirugía ofrece un pronóstico favorable, con tasas de supervivencia a 5 años del 70-90% para tumores pequeños localizados.

En los últimos años hubo un gran avance en el entendimiento del cáncer, lo que permitió desarrollar terapias exitosas que prolongan significativamente la supervivencia y calidad de vida de los pacientes con cáncer de pulmón. Es importante recalcar que estos tratamientos ya se han estudiado en estadios más tempranos para aumentar la probabilidad de curación de los tumores detectados en etapas localizadas.

El avance más significativo de este tipo de tratamientos es la inmunoterapia, en forma simple se podría decir que son tratamientos que lo que hacen no es destruir las células tumorales, sino hacer que las propias defensas del organismo hagan ese trabajo.

Estas terapias nuevas han modificado la supervivencia de los pacientes de forma radical en el tratamiento del cáncer de pulmón, siendo superiores a la quimioterapia y en muchos casos asociado a la quimioterapia también han permitido lograr supervivencia mucho más prolongadas. Incluso después de la quimio-radio terapia, la inmunoterapia permite que los pacientes vivan más tiempo con la expectativa de que se puedan curar.

Otro gran pilar de tratamiento son las terapias dirigidas, que estudian específicamente si el tumor tuvo un cambio molecular lo que permite atacarlo a través de una terapia específica, de esta manera se logra el control de la enfermedad, mejorar los síntomas y obtener reducciones de los tumores, pero están indicadas solo en estadios avanzados, no los curan. (Con datos de AstraZeneca).

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas