Actualidad
11/11/2019

Micromovilidad y transporte público sostenible, claves del nuevo diseño urbano

Micromovilidad y transporte público sostenible, claves del nuevo diseño urbano

En el marco del Día Mundial del Urbanismo, la Federación Internacional del Automóvil (FIA) Región IV destaca la importancia de promover medios de transporte alternativos al automóvil particular, así como mejores redes de conectividad, para mejorar la calidad de vida, achicar la brecha social e impulsar el desarrollo integral de las ciudades.

El 8 de noviembre se conmemora el Día Mundial del Urbanismo, que tiene por objetivo promover el diseño de ciudades eficientes en un sentido integral. Desde movimientos de migración interna y externa, la diversificación de actividades industriales y comerciales, así como los cambios en las redes de telecomunicación transformaron el paisaje urbano mundial y el mayor desafío de las ciudades modernas es adaptarse a las nuevas demandas ciudadanas de manera sostenible. En este contexto, el transporte es uno de los principales ejes de la planificación urbana, ya que esta industria representa una cuarta parte de las emisiones de CO2 relacionadas al sector energético a nivel global y es uno de los mayores agentes del cambio climático.

“Es necesario que cada vez más ciudades se replanteen su diseño, poniendo el foco en la micromovilidad, como las bicicletas y los monopatines eléctricos para pequeñas distancias, y en el transporte público ordenado y accesible. El urbanismo no es un valor agregado, es una necesidad impostergable para una ciudad”, destaca Diego Cosentino, gerente regional de FIA Latinoamérica.

A la bicicleta, que ya logró afianzarse en varias ciudades de Latinoamérica mediante la creación de ciclovías y la implementación de programas como BA Eco Bici, se suman otras innovaciones como el monopatín. CABA, San Isidro, Mendoza, Rosario, Río de Janeiro, São Paulo, Florianópolis, Curitiba, Porto Alegre, Santos, Bogotá, Santiago de Chile, Montevideo y Lima son algunas de las urbes de la región donde ya se pueden alquilar estos dispositivos eléctricos ideales para trasladarse en distancias cortas.

“A través de una planificación integral es posible que las ciudades logren disminuir el congestionamiento vehicular, los siniestros viales, la contaminación acústica y de gases contaminantes y la sobrepoblación de autos y transportes, creando un ambiente urbano que impacte positivamente en la calidad de vida de los ciudadanos pero también en cuanto a la eficiencia en el uso del tiempo y la comodidad”, sostiene Pablo Azorín, jefe de Seguridad Vial y Medio Ambiente de la FIA.

En el caso de la capital peruana, por ejemplo, se estima que ya existen 45 mil usuarios frecuentes de monopatines eléctricos y el 90% de los viajes se hacen de lunes a viernes en hora pico, lo cual implica una baja considerable en las emisiones de CO2 y favorece una mejor circulación del tránsito para todos los usuarios de la vía pública.

Para las ciudades, las ventajas de impulsar lo que se conoce como “transporte limpio” parten del cuidado del medio ambiente y su incidencia sobre la salud pero van más allá: accesibilidad, mejora en la administración de los tiempos y previsibilidad a la hora de circular. ¿Y el transporte público? Sin dudas, es la otra gran clave del urbanismo del siglo XXI y tiene que ver con desalentar el uso del automóvil particular generando redes de conexión ágiles, puntuales, accesibles, abarcativas y ahora, también sostenibles.

Bogotá es un innovador ejemplo en esta materia con el Transmilenio, un sistema de carriles exclusivos en zonas urbanas que logró reducir a un mínimo histórico del 16% los viajes en medios individuales de transporte. En Medellín, por su parte, se pudo achicar la brecha social a través de una inversión histórica en la red de transporte público urbano, que hoy llega a montañas y laderas con el sistema de Metrocable, que a su vez conecta con el metro y el tranvía.

Además, la capital colombiana se encuentra incorporando progresivamente taxis eléctricos (se prevé llegar a los 200 para fin de año y alcanzar los 1.500 en 2021), junto a la llegada de los primeros 64 buses completamente eléctricos que transitarán por el sistema Metroplús y por corredores especiales de movilidad eléctrica en el centro de la ciudad.

En Latinoamérica el 80% de la población vive en ciudades y se espera que esta cifra sea del 86% en 2050, triplicándose la flota de automóviles para los próximos 25 años. Ante este escenario, resulta imperioso integrar la creatividad, el trabajo civil mancomunado, la tecnología digital y la decisión política para trazar nuevos mapas urbanos capaces de sostener el estilo de vida actual y estar a la altura de los retos que presentará la tercera década de nuestro siglo para las generaciones venideras.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas