Actualidad |

VALIOSO DOCUMENTO HISTÓRICO

11/07/2019

Acta fundacional del Edificio de Telégrafos y Correo volvió al Centro Cívico

Acta fundacional del Edificio de Telégrafos y Correo volvió al Centro Cívico
Rina Tagliazucchi, Gustavo Gennuso, Diego Benítez y Bartolo D’incá descubren al acta fundacional.
Por: Textos: Juan Carlos Montiel/ Fotos: Tonny Romano

Este jueves, en la sala de sesiones del Concejo, se llevó a cabo el acto de restitución del acta fundacional del Edificio de Telégrafos y Correo del Centro Cívico, con la presencia del presidente del Deliberante, del intendente, ediles y trabajadores que se desempeñaron en el Correo Argentino.

En la oportunidad el presidente del Concejo Municipal, Diego Benítez, refirió que “la restitución del acta es el resultado del éxito de las gestiones realizadas ante las autoridades del Correo Argentino, nos contactamos y desde el nivel nacional ordenaron la restitución del documento original de la inauguración del Centro Cívico, fechada el 17 de marzo de 1940”.

Se resaltó que en el año 1987 el Centro Cívico fue declarado Monumento Histórico Nacional y en 1999 fue finalmente traspasado a la jurisdicción de la Municipalidad de Bariloche. Dos años más tarde, al mudarse el Correo de la plaza central a sus oficinas actuales de Moreno 175, el acta fundacional se trasladó y, desde entonces, permanecía en su poder.

El Concejo sancionó por unanimidad la ordenanza de aceptación del documento histórico, que será exhibido en dependencias municipales, para el disfrute de las actuales y futuras generaciones. El acta tiene un valor histórico muy importante ya que cuenta con la firma de pobladores reconocidos, apellidos de familias que marcaron rumbos interesantes en la ciudad.

La ordenanza que se aprobó en el Deliberante refiere en los fundamentos que en el año 2001, durante la mudanza de las oficinas del Correo Oficial de la República Argentina SA, a la nueva sede de Moreno 175, se trasladó el “Acta de Inauguración del Edificio de Correos y Telégrafos Centro Cívico”. La misma da cuenta de la “inauguración y habilitación al servicio público” del edificio, el 12 de marzo de 1940 y se encuentra firmada por varios vecinos de aquel entonces. Este tipo de documentos pertenece al dominio público de acuerdo a lo establecido en el artículo 235 inciso g) del Código Civil y Comercial. Por su importancia documental, histórica y simbólica se busca que el acta se exhiba en su edificio original, en el Concejo Deliberante.

Se indica que gracias al trabajo del Departamento de Patrimonio Histórico y Cultural de la Subsecretaría de Cultura Municipal, se llegó a tomar conocimiento que el documento se encontraba en propiedad del Correo Argentino.

Puesto que forma parte de la historia del conjunto arquitectónico Centro Cívico (al dar cuenta de la inauguración de un sector del mismo) se acordó peticionar la restitución del Acta a través del Concejo Municipal.

Por último, se destaca la buena predisposición y pronta respuesta de las autoridades y empleados del Correo Oficial de la República Argentina SA, al dar lugar al pedido. Serán autoridades locales quienes entreguen en representación de la institución este histórico documento.

Orgullo laboral

Tanto Bartolo D’incá, como Rina Tagliazucchi trabajaron por muchos años en el Correo de Bariloche. Ayer se hicieron presentes en la restitución del acta fundacional y ambos mostraron su orgullo por la tarea desempeñada.

Rina en diálogo con El Cordillerano dijo: “he vivido muchas cosas, buenas y algunas no tan buenas en mi vida, luego 36 años de trabajo en el Correo, entré en la década del 60, trabajé en todas las secciones, empecé en radioconversaciones” y agregó que “había mucha gente y destaco el compañerismo, porque yo jamás tuve un problema con nadie, éramos buenos compañeros”.

También recordó, ante la consulta, que “seguramente hubo algunos noviazgos, algún matrimonio incluso” asimismo contó que “el radio del reparto de los carteros era muy chico, entonces había muchas casillas de correo que era para la gente que vivía hacia afuera”.

Recordó que “ya en ese entonces había carteros a los cuales los corrían los perros, igual que ahora, algunas veces volvían lastimados, pero tengo muchos recuerdos lindos, es media vida que estuve en el Correo y hoy disfruto mi jubilación y a mi hija” además pidió que “haya más trabajo”.

Por su parte Bartolo reseñó que “entré a los 15 años y me jubilé a los 60. Estoy conforme con mi jubilación”. Recordó a algunos compañeros de esas épocas y mencionó que “comencé de mensajero, de allí pasé a cartero, repartía correspondencia, luego a auxiliar y finalmente me jubilé de tesorero”.

Para finalizar señaló que en ese entonces el jefe del Correo era de “apellido Gutiérrez, no era de acá de Bariloche, yo estoy muy agradecido al Correo”.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas