Judiciales |

EN LOS PRÓXIMOS DÍAS LAS PARTES ARGUMENTARÁN SUS POSICIONES

04/07/2019

Con últimos testimonios avanzó audiencia de impugnación en causa por homicidio del bebé

Con últimos testimonios avanzó audiencia de impugnación en causa por homicidio del bebé

Con la incorporación de nuevos testimonios, se reanudó por la tarde deeste jueves la audiencia de impugnación, dirigida por el juez Bernardo Campana, en el caso en el que la Fiscalía pretende abrir la investigación contra una joven, por el homicidio agravado de su bebé recién nacido. La semana próxima las partes darán sus argumentos, para que el magistrado pase a resolver.

La empleada policial Ayelén Llanos fue la primera en ser interrogada por los fiscales Betiana Cendón y Martín Lozada, junto al defensor oficial Marcos Cicciarello. Fue la empleada que acompañó a la sospechosa mientras estuvo internada en el Hospital Zonal, primero en calidad de demorada y luego como detenida. Según la resolución de la jueza Martini que intenta ser revocada por la Fiscalía, fue quien interrogó de manera ilegal a la sospechosa.

Según el relato de Llanos, recibió la orden de resguardar a la joven: "no quise interrogarla, solo quise contenerla", explicó. Durante la audiencia, Llanos debió escuchar varias veces su propia declaración anterior, ya que en esta ocasión manifestó algunas contradicciones con respecto a sus dichos anteriores. La cuestión de fondo giró en torno a si dio aviso o no a su superior acerca de lo que la sospechosa le contó y en la forma en la que obtuvo esa información.

En este sentido, puntualmente, relató que la joven le confió que ese domingo sintió un sangrado y al bajarse el pantalón, encontró al bebé sin vida.

Después declaró la oficial principal Margarita Hermosilla, quien ratificó su firma en las actas policiales y confirmó que el día martes 14 de mayo a las 16 horas la joven fue demorada oficialmente, en tanto que a las 21.30 pasó a estar detenida. A las 19, fue secuestrado su teléfono celular.

Más adelante en la audiencia, se escucharon las declaraciones de los médicos Emiliano Bringas y Carolina Pascuali. El primero era jefe del Área de Tocoginecología en el hospital y la mujer fue quien atendió a la joven, como médica de la misma área.

Bringas relató que recibió la preocupación de Pascuali y consultó al área legal del nosocomio. La chica negaba un parto, pero presentaba todos los síntomas físicos de un parto reciente. A partir de esto, Bringas habló con la joven y le dijo que daría intervención a las autoridades y ella contestó que no tenía problemas porque no tenía nada que esconder. Estaba muy tranquila, pálida y muy anémica, pero una y otra vez negó el parto y se resistía a ser internada porque tiene un hijo de dos años y eso la preocupaba.

Carolina Pascuali declaró en igual sentido y aseguró que la joven negaba de manera tan insistente haber tenido un parto que, pese a los exámenes y los signos detectados, la hacía dudar de que efectivamente ello hubiera ocurrido.

Tras un breve cuarto intermedio, la audiencia reanudó con el testimonio de la hermana de la sospechosa, convocada por la defensa. Su declaración resultaba vital para determinar de qué manera había ocurrido el procedimiento en el domicilio de la familia. Es que la jueza Martini lo declaró inválido porque consideró que se trató de un allanamiento ilegal, por practicarse sin la orden de un juez.

Pero todos los testimonios aportados por la Fiscalía, se esforzaron en repetir que a la joven hermana de la acusada le habían informado la posibilidad de negarse a permitir la “inspección” del domicilio y que aquella insistía para que ingresen, porque toda la familia sospechaba de lo ocurrido con el parto e incluso daba indicaciones sobre dónde debía comenzar la búsqueda de rastros. Ella contradijo a todos los funcionarios que intervinieron y declararon previamente.

La joven explicó que los efectivos que concurrieron aquel día en su domicilio, se presentaron recién cuando estaban dentro de la vivienda y que no le informaron que podía negarse a la pesquisa, que no le informaron qué estaban buscando y que la fiscala Cendón cuando se presentó en el domicilio, le advirtió que por un delito así, su hermana podría ser condenada a prisión perpetua.

Más tarde, un oficial le explicó que si se hubiera negado tendrían que haber pedido una orden de un juez. Relató que nunca había atravesado una situación así y que más tarde habló con su mamá y ésta le contó que su hermana había confesado y que el bebé estaba en el placard.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas