Sociedad |

25 DE MAYO

25/05/2019

Maravillosa jornada de puertas abiertas en la Escuela Militar de Montaña

Maravillosa jornada de puertas abiertas en la Escuela Militar de Montaña
Por: Susana Alegría

La Escuela Militar de Montaña de nuestra ciudad decidió realizar un festejo muy especial por este 25 de Mayo; abrió sus instalaciones y generó una gran cantidad de actividades para toda la familia.

Cientos de personas recorrieron cada sector habilitado, contando con la predisposición del personal para que no se perdieran detalles de un lugar emblemático de San Carlos de Bariloche.

Hace muchos años que no se hacía esta apertura a la sociedad y la jefatura actual decidió reflotar la propuesta con un resultado más que satisfactorio.

El suboficial principal Carlos Roch, de Ceremonial, fue quien acompañó gentilmente por más de dos horas a El Cordillerano, para dar a conocer el presente de la institución y un pasado muy poco difundido para el común de la gente.

La muestra dio a conocer un amplio abanico de lo que allí se realiza, desde el repertorio musical de la Banda de la Escuela Militar, los vehículos de combate, el equipo militar de esquí y de montaña con los elementos que utilizan de manera cotidiana, una de las dos palestras más grandes de América Latina, y el museo. Asimismo se pudo apreciar el equipo de Sanidad y las mulas de carga y silleras. Los más chicos tuvieron tantas opciones para ellos que corrían de un sector a otro para no perderse lo que seguramente será un día inolvidable, escalando, haciendo rapel, tirolesa y, por si no fuera suficiente, también pudieron degustar un exquisito chocolate caliente con tortas fritas.

El recorrido

Al ingreso de la muestra la gente era recibida por un integrante del Regimiento de Patricios y por otro del Regimiento de Granaderos, quienes vinieron invitados por la Escuela Militar de Montaña como apoyo ceremonial del evento y se quedarán para el 29 de Mayo, Día del Ejército Argentino.

Con ellos han estado realizando un recorrido por distintas escuelas públicas y privadas de nuestra ciudad, incluso en Colonia Suiza y Villa Los Coihues. El sargento Pablo Bolteau del Regimiento de Granaderos a Caballo y Patricio Campero, soldado del Regimiento de Patricios, recibieron a los visitantes y por supuesto, posaron para las fotografías con los pequeños. Se están alojando en la Escuela y el día 30 regresarán a Buenos Aires. “Dimos charlas e interactuamos con los niños que se mostraban muy sorprendidos de vernos”, dijo Bolteau. Algo que solo han visto en televisión o en sus libros de estudios, ahora, podían presenciarlo en vivo y en directo, una sorpresa maravillosa. Ellos también disfrutaron de esta experiencia puesto que no conocían Bariloche y se mostraron muy felices de haber venido. En ese primer sector, cada persona iba recibiendo una escarapela como obsequio.

El coronel Gustavo Fabián García es el director de la Escuela Militar de Montaña, “quisimos organizar una serie de actividades abierta a toda la familia y no solo una muestra estática de materiales, los chicos pueden andar en cuatriciclo, montar las mulas, escalar y pasar por la pista de combate”, detalló.

Las instalaciones son verdaderos museos que retrotraen a otras épocas, la dirección cuenta con un mobiliario del siglo XIX, de madera tallada a mano, “la primera etapa de los edificios principales se construyó en los años 38 y 39 y la segunda en el 44, inaugurado por el vicepresidente de la Nación en ese momento”.

Ha tenido varias remodelaciones pero mantiene intacta la esencia de su arquitectura, “en aquél entonces abarcaba todo el cuartel, todo el predio que hoy ocupa el Instituto Balseiro hasta el barrio Militar”. Había tres unidades militares al momento de su creación, “un batallón de Comunicaciones, uno de Ingenieros y uno de Exploración”. Funcionaba todo en el mismo lugar porque los dos primeros cumplían funciones contribuyentes al desarrollo nacional, apertura de caminos o tendido de cables.

“Cuando falló el Proyecto Huemul, el Ejército cedió el lote al Centro Atómico porque era indispensable un espacio seguro donde continuar desarrollando sus actividades”, dijo.

Contigua a la Dirección se encuentra la Sala de Reuniones, con un sector para proyecciones, donde hay una decoración que emociona en sus paredes: cuadros del querido maestro Chingolo Casalla, incluso un cuadro con una breve cita sobre vida y obra del artista.

Otro sector de la muestra era para ver el equipo de competición de esquí, se entrenan allí y en agosto participan de las competencias internacionales de montaña y de esquí de fondo. Hay un moderno gimnasio equipado y vitrinas con copas y premios obtenidos a lo largo de estos años.

Allí los visitantes pudieron dialogar con competidores de primer nivel como es el caso de Cecilia Domínguez, campeona sudamericana y la primera mujer argentina en clasificar para una prueba de esquí de fondo de los Juegos Olímpicos de Invierno PyeongChang 2018.

A pocos metros de ese gimnasio, se encuentra la construcción donde están las palestras de escalada, con diferentes grados de dificultad, las que además, de lunes a viernes, utiliza la gente del Club Andino Bariloche para sus prácticas, lo mismo que estudiantes de la universidad de la carrera de Educación Física con Orientación de Montaña. En el exterior exhibieron todo el material para escalada como mochilas, arnés, cuerdas, carpas y crampones. Cuentan con el equipo completo necesario para aproximadamente 90 personas. Allí se pudo presenciar una demostración de descenso controlado, ante el asombro de grandes y chicos.

También el sector de los dormitorios estaba habilitado para conocerlo, son cien los soldados que se alojan, un 80 por ciento de varones y un 20 de mujeres. En el mismo edificio se encuentra una gran maqueta realizada en escala de las Islas Malvinas.

Hay un sector de homenaje a los caídos, entre ellos el teniente primero Estévez y el sargento Cisneros, dos referentes de Infantería, donde se puede leer la última carta que uno le envió a su padre firmada el 27 de marzo de 1982; fotografías del intercambio de banderas con Inglaterra y el momento de la rendición. Un capítulo muy triste de nuestra historia.

En el sector de Sanidad estaba la suboficial mayor Verónica González y el teniente primero, doctor Coll, “contamos con médico, bioquímica, psicóloga, fonoaudióloga y enfermeros, trabajamos para el personal militar y familiares pero si llega alguna situación de emergencia de un particular, lo hacemos en caso de ser necesario”. Ellos además acompañan cada una de las actividades y prácticas de la Escuela Militar de Montaña, pedagógicas y de instrucción.

Los animales

Largas colas de pequeños esperaban ansiosos el momento de poder montar una de las mulas, las silleras y las de carga. Son cuarenta los animales con los que cuentan y todo el personal que se ocupa de su mantenimiento, incluso el herrero. Continúan utilizándolas en las salidas y siempre la prioridad es la salud y el bienestar de cada una de las mulas. Son indispensables en las zonas de montaña, firmes para cargar materiales, equipos o leña. Antes de adquirir una nueva, pasa por un amansamiento de aproximadamente tres meses.

El chocolate caliente

Son doce las personas que trabajan en el sector del reparto del chocolate. El suboficial principal Navarro habló de la cocina de campaña. Es del año 1944, “todavía tiene las placas originales, prácticamente no necesita reparaciones, es una olla de acero inoxidable y se alimenta a leña”. No se cocina, solo se utiliza para mantener la temperatura del guiso o del chocolate, “también funciona con glicerina, tiene un sistema de cañerías y a los laterales tiene depósitos de agua o utensilios de cocina y una canilla”.

Una jornada realmente maravillosa para conocer un poco del presente y pasado de una institución emblemática de nuestra ciudad, que decidió abrir sus puertas a la comunidad brindando información y cordialidad en el trato.

Comunicados con la Antártida

En el área de comunicaciones estaba a disposición del público parte el equipamiento móvil y fijo con el que trabajan. Allí se realizó una videoconferencia en vivo con la base Esperanza de la Antártida Argentina, momento en el cual El Cordillerano dialogó brevemente con quienes estaban en ese momento a disposición. Al momento de la charla allí tenían de temperatura 25 grados bajo cero con una sensación térmica de menos 47 por efectos del viento y la humedad. Son 63 en total los argentinos que estarán por un año en la base, entre personal militar y sus familias, y cada enero se realiza un recambio.

Bomberos

La jefa del Cuartel de Bomberos de Dina Huapi aprovechó la ocasión para visitar la Escuela Militar con un grupo de cadetes. Se mostraron muy interesados en el sector de elementos de rescate y de alta montaña. Ellos también realizaron la teleconferencia con la Antártida, recibiendo las felicitaciones por la tarea voluntaria que llevan adelante.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas