Cartas abiertas |

HANTAVIRUS EN EPUYÉN

27/01/2019

Sentido agradecimiento de una joven que perdió a tres familiares y salió del aislamiento

Amigos quiero contarles que hoy principalmente doy gracias a Dios y nuestros angelitos por cuidarnos siempre. También quiero agradecer a los hospitales de Epuyén y Lago Puelo que nos estuvieron atendiendo en todos estos días de esta maldita tragedia.

(*) Por Mailén Valle

No me puedo quejar de las chicas que están como agentes sanitarios: Marianela, Nancy, Soledad, como el psicólogo, pediatra y psiquiatra Pablo Novoa, Marcelo, los bioquímicos, el doctor Claverie, la doctora Estrella, entre otros que estuvieron asistiéndonos. A Roberto, Eliana y Abel, a esa policía que me llamó desde afuera de su lugar de trabajo ofreciéndome ayuda en lo que sea necesario. También a Nancy Alewis que estuvo más que nadie, como José Contreras, Edita y Rocío. Al municipio también por asistirnos en lo que pedimos. A Rosario, Raúl Ibarra, Antonio Reato, María Moreno. A mis amigas de fierro Rocío, Lore, Justi, Day, Luciana, a mis compañeras de trabajo por no soltarme la mano jamás. A las radios, especialmente a Ensueño Epuyén, como a Ángel, a los canales de TV en los que pudimos contar nuestra historia tan triste.

Esas personas que estuvieron en todo momento saben quiénes son y yo se los agradezco de corazón porque me ayudaron. Desde un saludo hasta traerme alimentos, etc.

Lo que nos pasó a mí y a mi familia no se lo deseo a nadie, pero sé que Dios tiene a mi papá y a mis dos hermanas en su gloria.

Hay tanta gente a quien agradecer que deseo que Dios los bendiga y le multiplique todo lo que me dieron a mí como a mi familia, como a las personas afectadas.

Hoy se cumplieron 30 días que estuvimos en contacto con una de las personas afectadas y estamos bien. No se asusten si nos ven comprando sin barbijo a mí, como a mi familia porque estamos sanos gracias a Dios, y es lo que me deja por un lado tranquila, pero por otro lado sigo orando para que mi mamá, sobrinos, cuñados y abuela estén bien porque es lo único que necesito para poder estar todos juntos y darnos fuerzas uno a otros para seguir adelante con esta dura pérdida que nos ha tocado vivir de tres seres queridos.

Gracias también a la gente que ayuda a los aislados en Epuyén de las familias afectadas, así como la mía. Gracias a mis hermanos Sebastián y Cristian por cargar con todo esto y andar atentos de todo. Sin ustedes no sé qué haría.

A pesar de este dolor soy una persona agradecida porque sin esa gente que me ayudó con un granito de arena, no sé si estaría de pie. Luchándola en la vida. Gracias.

(*) Mailén Valle tiene 25 años, es de Epuyén y recientemente salió del aislamiento. Su papá asistió a la fiesta donde comenzó el contagio y murió pocos días después. Dos de sus hermanas contrajeron el virus cuando visitaron al hombre en el hospital y también fallecieron por la enfermedad.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook