Actualidad
09/01/2019

Se hizo el primer trasplante con la Ley Justina en Río Negro

Se hizo el primer trasplante con la Ley Justina en Río Negro

A pocas horas de que la Ley Justina se reglamente tras la firma del decreto presidencial, la nueva normativa para la donación de órganos ya se concretó en Río Negro.

En General Roca, se hizo una nueva ablación pese a que la familia del muerto se oponía. La norma obliga a donar los órganos de toda persona fallecida que en vida no expresó formalmente lo contrario.

Según informó el Ministerio Público Fiscal de Río Negro, la fiscal jefe Graciela Echegaray realizó una solicitud de autorización para llevar a cabo una ablación en el marco del artículo 35 de la Ley Justina.

La solicitud de autorización fue para una ablación en el marco de la Ley en caso de muerte violenta.

Esta ley dispone que “toda persona capaz mayor de 18 años” es posible donante de órganos o tejidos, salvo que haya dejado constancia expresa de lo contrario".

La presentación realizada por el Ministerio Público Fiscal, se encuentra enmarcada en la Ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células en virtud de la muerte violenta de un joven, ocurrida ayer en un hecho ocurrido en la localidad de Beltrán.

La polémica suscitó ya que se debía realizar la autopsia, pero el artículo 35 se refiere en particular a casos en muerte violenta y especifica que "antes de proceder a la ablación de los órganos y tejidos, se debe requerir la autorización del juez que entiende en la causa, el cual debe disponer la previa intervención del médico forense, policial o quien cumpla tal función, quien le debe informar si la misma no afecta el examen de autopsia".

La jueza María Eugenia Gadano autorizó la realización de la ablación de los globos oculares de quien resultara víctima fatal de un hecho violento. Resolución que fue comunicada al órgano provincial de aplicación del Incucai para que se efectivice lo antes posible. También solicitó al hospital brindar a los familiares de la víctima, que se habían opuesto a la donación, la contención profesional necesaria.

¿Quién era Justina?

Justina Lo Cane tenía 12 años, esperaba un trasplante de corazón y murió en noviembre de 2017 en la Fundación Favaloro.

La nena aguardaba la intervención desde hacía 4 meses y estaba internada pero el órgano no llegó y su estado de salud se fue debilitando.

Su familia había publicado en Facebook una carta en la que destacaban que Justina "esperó 4 meses y luchó, con todas sus fuerzas, para que llegara ese corazón".

Justina había ingresado en la lista de espera del Incucai luego de sufrir una descompensación producto de una cardiopatía que había adquirido al año y medio por un virus, tras una neumonitis.

En septiembre tuvo otra descompensación, más grave, y entró de urgencia a terapia intensiva de la Fundación Favaloro. 2 días después, cuando todos sus órganos se descompensaron, la nena debió ser conectada a un soporte cardíaco y respiratorio (ECMO) mientras aguardaba en emergencia nacional un corazón para el trasplante.

Justina tuvo más de 10 operativos (posibilidades de recibir un corazones) durante su internación en la Fundación Favaloro. Sin embargo, ninguno pudo concretarse: en algunos casos porque había pacientes de mayor gravedad, en otros casos por falta de compatibilidad. Además, hubo un caso en el que el órgano era compatible pero sufrió una complicación y debieron descartarlo.

En el país hay más de 10 mil personas que están en lista de espera para un órgano.

De ese total, 5809 son para trasplante renal, 1194 hepático, 233 pulmonar, 159 reno-pancreático, 121 cardíaco, 30 hepatorrenal, 11 pancreático, 9 intestinal, 5 cardio-pulmonar, 2625 córneas.

(Fuente: noticiasnet.com.ar)

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas