Pocas ideas - Malas ideas

H

a tomado estado público un proyecto que habrá que desmenuzar no sólo ideológicamente, sino también desde su factibilidad política y económica. De la misma manera que por los resultados buscados.

El proyecto del gobierno de Gustavo Gennuso de crear una policía de seguridad urbana, sostenida por vecinos y vecinas de Bariloche que hoy no pueden ni siquiera afrontar el transporte urbano de pasajeros, siendo subvencionada a partir de una nueva tasa municipal.

La primera pregunta que surge es ¿en qué país vive el señor intendente? ¿Ignora ingenua o maliciosamente los tarifazos, la depreciación del salario? ¿La pérdida de fuentes de trabajo, las dificultades de acceso a la vivienda, a la alimentación? ¿El desempleo juvenil, la precariedad del trabajo femenino? ¿La pobreza con todos sus factores?

Ignora que la inseguridad es distinta para varones que para mujeres, que la peor inseguridad de las mujeres es en su familia, y eso no se resuelve con cámaras, patrulleros urbanos, se resuelve con políticas públicas con perspectiva de género.

Ignora que hay varios servicios de ambulancias públicos y privados, muchos de los cuales no consiguen siquiera la habilitación del gobierno provincial para funcionar. Y que funcionan de manera estanca según sus nichos de negocio.

Si necesitamos una ambulancia más, que no va a modificar el amperímetro de la emergencia, necesitará una base que defina la urgencia o emergencia, paramédicos, médicos y enfermeros que cubran las 24 horas los 365 días del año. ¿No sería mejor que el hospital público que cuenta con todo eso, incorpore una ambulancia más? ¿O exigir la coordinación de todos los servicios de ambulancias con lógica sanitaria?

El municipio tiene incumbencias en salud… pero no en asistencia médica cuya potestad la tiene la provincia. ¿Qué tal si resolvemos la inseguridad alimentaria, la calefacción, el acceso a la vivienda digna, el acceso a los servicios públicos, saneamiento, contaminación, no tendría mejor salud nuestro pueblo con gestos municipales?

La inseguridad tiene múltiples factores pero, sin duda, uno de ellos es la exclusión. ¿No se le ocurrió dar trabajo?... Gobernar es dar trabajo y el trabajo sin duda mueve la rueda virtuosa de la inclusión social tanto para varones como para mujeres y combate eficientemente la inseguridad.

¿Será parte de la lucha contra el narcotráfico? ¿O contra el narcomenudeo? ¿Hay alternativas económicas inclusivas generadas por el Estado? ¿O sólo los dejamos rozando el delito, para el sustento vital, de sectores populares y juveniles? ¿No será un simple camino de mano única? Construido y forzado por la falta de ideas, decisión y creatividad de quienes nos gobiernan.

¿Qué tal si probamos con políticas que han demostrado su fruto en el combate contra la inseguridad, como son la educación, el trabajo y el acceso a derechos? O vamos a insistir con recetas importadas, marketineras y huecas, que han demostrado su fracaso, y su consolidación finalmente como fuerza de segregación urbana o represiva.

Me gustaría definir la inseguridad ¿de quién? ¿Qué estamos cuidando en teoría? ¿La vida? ¿De quiénes? ¿En qué lugar se sitúan los más graves problemas de inseguridad? ¿Dónde el Estado está o dónde el Estado no está?

Casualmente el Estado bien o mal tiene más presencia en sectores vulnerables; sin embargo, esos sectores son los que más víctimas tienen de la inseguridad. ¿Será el Estado un mal consejero? O ¿ha sido especialmente incapaz de dar respuestas? O ¿ha ensayado respuestas inútiles, clientelares, de segregación social? En las clases medias o altas, el Estado sólo está para pedirle los impuestos, o tasas, porque ellas mismas sostienen su salud su educación hasta su seguridad. Eso sí, hay que cuidar su propiedad…que no está mal. Pero los muertos los ponen los pobres jóvenes y varones de otro sector social. ¿Entonces, esta medida vendría a cuidar la vida?

¿Por qué no se persigue la elución o evasión fiscal como delito contra el pueblo? Al mismo nivel que los problemas de inseguridad. ¿Por qué no una policía tributaria municipal?

Soñemos y trabajemos por una ciudad menos desigual y tendremos una ciudad más segura.

Andrea Galaverna- Incluyendo Bariloche

Noticias Relacionadas
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook