ADIÓS GÉRMENES

| 08/03/2024

Truco casero: Por qué debes ponerle sal a la escoba para barrer

Existe un tip muy útil a la hora de tu limpieza que implica ponerle sal, agua y vinagre al escobillón. Te contamos el motivo.

Truco casero: Por qué debes ponerle sal a la escoba para barrer

La sal, comúnmente asociada con la alimentación y a menudo desaconsejada por razones de salud, posee atributos que la convierten en una aliada inesperada en la limpieza del hogar. Entre sus múltiples usos, destaca un truco casero infalible que no deja de sorprender por su eficacia.

¿Por qué emplear sal en la escoba? La respuesta radica en las propiedades inherentes de este mineral, capaz de erradicar los gérmenes que acechan en cada esquina de nuestra morada y contribuir así a la higienización de las superficies.

Sin embargo, su aplicación va más allá de un simple esparcimiento; requiere una preparación meticulosa que maximiza su efectividad, mediante la combinación con vinagre y agua. Por eso a continuación te contaremos el truco casero para poder hacer este preparado que liberará tu casa de gérmenes.

El proceso es sencillo: se elabora una mezcla homogénea vertiendo media taza de sal, tres tazas de vinagre y agua en una cubeta. Acto seguido, se sumerge la escoba en esta solución durante unos minutos, asegurando que las cerdas queden completamente impregnadas.

Lee también: El truco casero para limpiar tu tostadora de manera definitiva

Una vez empapada, la escoba está lista para barrer las zonas de la vivienda donde se presume una mayor concentración de bacterias. El resultado es notable desde la primera pasada, ya que la suciedad cede ante la acción combinada de la sal y el vinagre.

Este método no solo es efectivo para la limpieza habitual, sino que también puede emplearse en la eliminación de depósitos de cal en lugares como la rejilla de la ducha o las tuberías. Al prescindir de productos químicos agresivos, se protege tanto la salud humana como el medio ambiente.

Además, la acción desengrasante de la sal y el vinagre permite decir adiós a los molestos halos de humedad que suelen empañar la pulcritud de los espacios domésticos. Es sin dudas uno de los trucos más efectivos que existe.

El impacto va más allá de la limpieza superficial, ya que esta combinación contribuye a devolver el brillo perdido a las superficies, restaurando su lustre original de manera económica y accesible para cualquier presupuesto. En definitiva, la inclusión de la sal en la rutina de limpieza no solo garantiza un hogar más higiénico, sino que también representa un compromiso con prácticas sostenibles y respetuosas con el entorno.

Lee también: El truco casero para que el pan no se ponga viejo en la cocina

Temas de esta nota
Te puede interesar
Ultimas noticias