22/02/2024

Derrame de petróleo en Bahía Blanca: sólo se limpió el 25% del ecosistema afectado

Derrame de petróleo en Bahía Blanca: sólo se limpió el 25% del ecosistema afectado

Un nuevo derrame de petróleo en la zona costera de Bahía Blanca ha puesto en peligro a las aves migratorias que utilizan la reserva natural como un lugar de paso en su travesía anual. El incidente, ocurrido la semana pasada, aún está siendo investigado para determinar qué sustancia se vertió y en qué circunstancias.

Lee también: Derrame de líquidos cloacales: la CEB, el Parque Nacional Nahuel Huapi y DPA en la mira

Los perjuicios causados por los derrames anteriores, ocurridos entre finales de diciembre y mediados de enero, aún son incalculables. Aunque aproximadamente el 25% del ecosistema afectado ha sido limpiado hasta ahora, organizaciones locales advierten que las sustancias contaminantes invisibles persisten en el tiempo, lo que plantea un riesgo continuo para la flora y la fauna.

La Reserva Natural Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde, que abarca unas 2.600 hectáreas, ha sido gravemente afectada por los derrames de petróleo. Esta área es crucial para miles de aves migratorias que recorren miles de kilómetros cada año, siendo algunas de ellas especies en peligro de extinción. Además, la complejidad del entramado de canales e islas dificulta aún más la limpieza del agua, ya que no permite una adecuada circulación.

La falta de una respuesta oportuna por parte de la empresa responsable, en este caso, la firma alemana Oiltanking, ha sido duramente criticada. Según los protocolos del Sistema Nacional de Preparación y Lucha contra la Contaminación por Hidrocarburos y otras Sustancias Nocivas y Sustancias Potencialmente Peligrosas (Planacon), la empresa tenía la responsabilidad de activar rápidamente los procedimientos necesarios para la contención, mitigación, limpieza y remoción del petróleo derramado. Sin embargo, se informó que pasaron más de 24 horas hasta que se dio aviso a las autoridades pertinentes.

La gravedad de la situación es evidente en la afectación del estuario de Bahía Blanca, que forma parte de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras, un corredor continental vital para cientos de miles de ejemplares migradores. Los canales y áreas de vegetación acuática contaminados han impactado no solo en la fauna local, como los delfines franciscana, sino también en la pesca artesanal de la región.

Ante la reincidencia de los derrames, el Ministerio de Ambiente de la Provincia de Buenos Aires ha tomado medidas contundentes, clausurando la empresa responsable y solicitando una revisión exhaustiva de las condiciones de funcionamiento antes de permitir que vuelva a operar. Además, se han impuesto multas por los daños causados. Se están llevando a cabo reuniones con Prefectura y personal de la empresa para desarrollar planes de remediación y recomposición del ambiente.

A pesar de los esfuerzos por limpiar las 40 hectáreas afectadas, se reconoce que los elementos contaminantes invisibles persistirán en el ambiente, representando una amenaza continua para el ecosistema. Las autoridades han implementado medidas para evitar que las aves se alimenten en áreas contaminadas durante el proceso de limpieza.

Estos derrames de petróleo en Bahía Blanca han puesto en evidencia una situación alarmante que requiere de una respuesta inmediata y efectiva por parte de las autoridades y las empresas responsables.

La protección de la reserva natural y la preservación de la diversidad biológica en esta área son imperativas para garantizar la supervivencia de las aves migratorias y mantener el equilibrio ecológico de la región.

Te puede interesar
Ultimas noticias