Actualidad
10/09/2019

Desborde de cloacas perjudicó a una veintena de familias en el Arrayanes

Desborde de cloacas perjudicó a una veintena de familias en el Arrayanes
Una de las viviendas más perjudicadas. (Foto gentileza)
Por: Susana Alegría / Fotos: Tonny Romano

El fin de semana pasado varias familias del Arrayanes se vieron sorprendidas por un desborde de cloacas en tres sectores diferentes del barrio. En la tarde de ayer, autoridades de la CEB anunciaron que hoy a las 9.30 concurrirán a evaluar los daños ocasionados. El presidente de la junta vecinal contó, “tenemos la red en el barrio, pero todo comenzó al rebalsar en la esquina donde está la garita de Onelli y Lengas, aunque no sabíamos dónde estaba tapada”.

Poco a poco los vecinos comenzaron a llamar al presidente para comentarle lo que estaba sucediendo en sus terrenos y lo que es peor aún, en sus hogares.

Ese desborde, en algunos casos, directamente se dio en los artefactos de sus baños, tal como lo muestra una de las fotografías. “Enseguida llamamos a la gente de la CEB, vinieron y destaparon pero a la media hora volvió a brotar de otras tapas de las calles”.

Un total de 20 familias fueron afectadas en mayor y menor grado, algunos tuvieron aproximadamente 50 centímetros de líquidos cloacales en el interior de sus viviendas, otras por suerte, solo vieron como pasaba por sus lotes o les inundaban los galpones.

Volvieron a llamar a Saneamiento desde donde se les respondió que más allá de la responsabilidad de la CEB, son los vecinos los que arrojan toda clase de residuos como grasa, trapos, pañales, etcétera, tapando la red de manera constante.

“En parte tienen razón y es entendible lo de la gente, pero hay una cosa que tiene que quedar clara, nosotros pagamos entre nuestros impuestos el mantenimiento de la red y eso es lo que reclamamos”, declaró.

Los líquidos que salieron de esas tres tapas siguieron la caída natural de agua del Arrayanes, abriendo grietas, pasando por dentro de algunas casas, terrenos, las manzanas completas hasta finalizar en la zona más baja del barrio.

El Cordillerano recorrió el sector dialogando con algunos vecinos, la abuela Bernarda contó cómo fue ese momento “sentí ruido a máquinas, pero no le di importancia hasta que empezó a correr el agua sucia por todo el patio, por suerte como mi casita está más alta no entró”.

Los residuos corrieron hacia el lote de atrás, donde vive la familia de Javier y Daniela, “atrás tenemos un galpón con herramientas, maderas y algunos materiales de construcción, todo se mojó y aunque ya lo hemos lavado, no se puede entrar por el olor que quedó” se lamentó ella.

Por su lote no corrió de manera inmediata, sino que se quedó estancado por varias horas hasta que fue tanta la acumulación que siguió su curso. “Cada vez que entramos a casa tenemos que sacarnos el calzado para no impregnar todo adentro, mis perros también viven con nosotros y tengo que lavar con lavandina a cada rato”.

Báez mostró el recorrido que hizo el avance cloacal, entró a su garaje y continuó por todo su lote hasta pasar a otros vecinos. “Tuve que lavar varias veces y ahora que empiece el calor seguramente el olor se va a sentir”, dijo.

Tres vecinos que viven sobre calle Elordi son los que más padecieron este desborde, entrando casi medio metro en sus hogares.

Desde la Cooperativa informaron a los vecinos que hoy a las 9.30 va a ir un inspector para evaluar los daños ocasionados, en tanto que por la tarde en la junta vecinal se realizará una reunión con todos los damnificados para ver qué camino seguirán, por ahora continúan lavando las cosas para ver qué pueden salvar de sus viviendas.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas