La causa de los pueblos preexistentes

Al darse en Bariloche el día de hoy (por el lunes) la sentencia para que Jones Huala, hijo de un granjero inglés y una militante de la causa mapuche, sea extraditado a Chile, para ser juzgado por un supuesto incendio, portación de arma, y pasar la frontera de forma ilegal...

Todo a comprobarse en un supuesto juicio que un Estado como el chileno, que tiene graves conflictos con el pueblo mapuche/ araucano desde hace 180 años, dentro de los cuales están las matanzas de este pueblo en lo que luego se llamó Chile, quiere llevar adelante, me he estado preguntando muchas cosas...

Trato de comprender qué causa tanto odio de un ser humano al otro… el no escucharse, el creerse dueños de una verdad tan infame que ya no puede con su propia mentira...
Los mapuches habitan esta tierra y la chilena desde hace 12.000 años... y todavía los queremos discutir. Los wichis, onas, tehuelches, todas culturas preexistentes... Trato de entender qué es eso de ponerse contentos con estos fallos y sobre hechos que desconocemos sobre su verdad.

Porque han sido nuestros antepasados o los conquistadores quienes impusieron leyes que jamás incluyeron a los pueblos que habitaban estas tierras... migajas, muerte, mentiras, masacres, violaciones… esto es lo que han tenido que pasar estos pueblos, de Norte a Sur, de Este a Oeste, aquí, en Chile, y en todo el continente ¡y en el mundo entero!

Nos brota un racismo y una xenofobia que nos han ido metiendo durante toda la vida... tal vez no seamos conscientes de lo que decimos o hacemos, pero es así...

Siempre doy el ejemplo de Mac Williams, el general de EEUU que conquistó la Patagonia y luego toda la Argentina, y su estatua se erige en el Centro Cívico, y todas las plazas de nuestra ex República Argentina... y 200 años después unos "nativos argentinos" pintan y hacen desmanes recordando que su gente (o sea nosotros y nuestras familias fueron asesinados por Mac Williams).

No pretendo justificar ningún acto de violencia, solo me pregunto quién tiró la primera piedra, quién mató, quién masacró... y también me pregunto cómo nos sentiríamos desde la tumba si un Jones Huala argentino quisiera reivindicar 200 años después lo que han hecho con cada uno de nosotros.

Se trata de ponerse en el lugar del otro, no de justificar una piedra, un palo, o una bala de goma o de plomo.

Hasta que no seamos capaces de escuchar y entender, y llegar a acuerdos razonables para con los pueblos que se exterminaron en "nombre del progreso", hasta ese día, seguiremos siendo para ellos sus enemigos y si nos ponemos en sus zapatos… tienen toda la razón...

Por eso, pido que no nos sigamos subiendo al caballo del odio que nos inculcaron desde que nacimos... seamos más humanos que aquellos que nos quieren ver enfrentados con el otro... y cuando hablemos de justicia pensemos qué justicia tuvieron los antepasados de estos pueblos.

El odio en definitiva, ¡jode más al envase que lo contiene que el lugar donde se vierte!

Jorge L. Fernández Avello
DNI: 12.862.056

En esta nota:
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas