Política
03/01/2019

Dimes y diretes a puro gas

Dimes y diretes a puro gas
El encuentro, a solas, de Mauricio Macri con Alberto Weretilneck.

Un poco más de una hora estuvo el presidente Mauricio Macri en Bariloche. De esta manera comenzó su tarea gubernamental 2019. Luego de finalizar su agenda del día volvió a Villa La Angostura donde pasa unas jornadas de descanso junto a su esposa Juliana Awada y la pequeña hija de ambos, Antonia.

A las 11 el helicóptero que lo transportó a esta ciudad tocó tierra en adyacencias del gimnasio Nº 3, Alberto Icare. Más de media hora tardó en llegar a las instalaciones de la distribuidora Camuzzi Gas del Sur, que se encuentra a 150 metros, en compañía del gobernador rionegrino Alberto Weretilneck. En esos largos minutos ambos mandatarios se reunieron para conversar “temas institucionales”, aunque varios fueron los cronistas que especularon sobre que el motivo del encuentro verbal giró básicamente en torno a la re-reelección de A.W.

El ida y vuelta entre el “presi y el gober”, se llevó a cabo en las instalaciones del gimnasio, allí se montó una especie de living con dos sillones para que los mandatarios charlaran a solas (sin presencia del intendente, ni de político alguno, ni de curiosos ocasionales). El cronista recordó que en el mismo lugar hubo hace unos meses una actividad (judicial), como fue el juicio de extradición del lonko mapuche Jones Huala. Aunque en esta oportunidad el operativo de seguridad fue menor, con custodia de efectivos de Gendarmería Nacional y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

Mientras el cónclave bipersonal transcurría, unas 100 personas, entre políticos y vecinos invitados esperaban que Mauricio Macri arribará para comenzar el acto de empalme del Gasoducto Cordillerano. El primero en hacer su entrada al predio de Camuzzi fue el arquitecto Carlos Valeri, secundado por el presidente del Concejo Municipal, Diego Benítez, luego apareció el intendente Gustavo Gennuso con el jefe de Gabinete de ladero, Marcos Barberis. Al legislador Lescano lo acompañó en el ingreso el edil Carlos Sánchez, quien se dedicó a acomodar algunas sillas.

Mientras tanto el sonidista de turno ponía a punto los respectivos equipos. “Hola, hola... prueba de sonido 354”. “No será mucho” manifestó una atildada dama PRO, quien trataba que el viento no la molestara. Sin duda una tarea imposible.

“Qué manera de soplar, cuánta tierra se levanta”, indicó un funcionario. El viento también lo notó el presidente, quien rápido de reflejos, en su discurso, habló de las bondades de la región patagónica que “tiene estas cosas que nos van a permitir desarrollar energías alternativas”.

El momento culminante ocurrió cuando Macri y Weretilneck se trasladaron para encender el venteo. Los bomberos presentes brindaron su ayuda, pero las llamas no aparecían, allí un vecino se preguntó: “¿pagaron la factura?” (risas generalizadas). Luego de varios intentos aparecieron las llamas que originaron lógicos aplausos de los presentes.

Un dato que llamó la atención fue la ausencia del diputado nacional (PRO), Sergio Wisky. Los análisis políticos estuvieron a la orden del día, sobre todo en cuanto a la rivalidad que existiría entre el parlamentario y el gobernador de cara a las próximas elecciones provinciales. La fecha eleccionaria sigue siendo una incógnita, aunque Weretilneck volvió a adelantar que se presentará y que la votación será entre abril o mayo 2019.

Al ministro de Obras Públicas de Río Negro, Carlos Valeri, en varias oportunidades se lo mencionó como posible candidato a intendente de Bariloche. Consultado dijo: “primero está la provincial, estamos abocados a full con la elección en esta provincia”. Insistió el periodista sobre si le gustaría, el funcionario se rió y -palabras más, palabras menos-, aseguró algo así como: “a quién no”.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas