Deportes
03/12/2018

Final para la Copa de Invierno en el Penalódromo

Final para la Copa de Invierno en el Penalódromo
Cierre para la Copa de Invierno.
E

l sábado pasado se completó el calendario de la Copa Invierno con la última fecha de competencia en la Playa Centenario. Una mañana de sol acompañó a la jornada final, en la que, como todos los primeros sábados de cada mes, hubo competencia de penales.

En esta oportunidad, se definió el campeón anual 2018, para lo que suman los puntos del certamen de verano y el de invierno, título que obtuvo Pedro Ramírez -quien además se había coronado campeón de la Copa de Invierno la fecha pasada- a un punto de su hermano Eduardo.

En la última fecha, en la categoría 10 y 11 años, quedó primero Pedro Ramírez, segundo Carlos Macedo y tercero, Cristian Rojas. En categoría 12 y 13 años, en primer lugar terminó Facundo Cornejo; en segundo, Matías Pérez; en tercero, Pedro Ramírez; y en cuarto, Mariano Rojas. Y en Elite, el primer puesto fue para Matías Gómez, el segundo para Agustín Flores, el tercero para Matías Pérez, y el cuarto para Eduardo Bordón.

Finalizada la Copa Invierno, en enero y febrero, se va a disputar la Copa Verano, todos los sábados desde las 11 horas.

Posiciones finales Copa Invierno 

  1. Pedro Ramírez 34 Campeón
  2. Facundo Cornejo 27
  3. Eduardo Ramírez 26
  4. Matías Pérez 17

Posiciones finales Copa Anual

  1. Pedro Ramírez 51 Campeón
  2. Eduardo Ramírez 50
  3. Matías Pérez 39
  4. Facundo Cornejo 39

Árboles y penales

La historia empezó hace casi veinte años con la idea de forestar a partir de un incendio que hubo en 1999 en Bariloche, mezclada con la angustia ante una “tragedia nacional”: los tres penales errados por Martín Palermo ante Colombia en la Copa América de ese año en Paraguay. Entonces surgió el campeonato de penales en Bariloche, en el que cada participante tiene que plantar un árbol. “Quería hacer algo original”, explicó Rogelio Seiler, el responsable del torneo.

Y, desde ese año, hasta el sábado pasado, se viene disputando el campeonato de penales del Penalódromo. Los primeros eventos fueron cerca del Puerto San Carlos, después pasaron a desarrollarse en el Velódromo y, a partir de 2001, se inauguraron los arcos en la Playa Centenario, donde se realiza la actividad hasta ahora.

En cuanto a la forestación, ya se plantaron 600 árboles a lo largo de la costa del lago, que ellos mismos se encargaron de cuidar y mantener, supervisados por un técnico de Parques y Jardines de la municipalidad.

En el lugar de encuentro, al que acuden espontáneamente, cada chico o chica que se acerca a competir sabe que va a haber amigos, un buen desayuno con facturas, y premios que se sortean todos los días de competencia, como golosinas, helados, entradas para patinar sobre hielo, pelotas. Mientras patean, se cocinan los choripanes que se van a llevar de almuerzo. Además, si ganan el campeonato, hay una bicicleta aportada por Pochi.

En el torneo, las responsabilidades son compartidas. Todos los jugadores tienen bien claro el reglamento y, entre ellos, se arreglan para acatar las reglas del juego y hacerlas cumplir. Y también resuelven cualquier conflicto, surja en la competencia o no, ante la atenta mirada de Seiler.

Las ideas brotan constantemente y son diversas pero todas confluyen en las ganas de aportar al bienestar de los jóvenes de la ciudad. La construcción de una ciclovía, la siembra de semillas, la organización de una competencia combinada. Tal vez, quién sabe, Palermo aparezca un sábado a patear penales con los chicos.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas