Cárcel común y efectiva para los asesinos de Sergio Cárdenas, Nicolás Carrasco y “Coco” Garrido

T

ras ocho años de lucha y dos meses de juicio, este martes 4 de diciembre (por hoy) se leerá la sentencia a los policías que reprimieron y asesinaron a Nicolás “Nino” Carrasco y Sergio Cárdenas un 17 de junio de 2010 en Bariloche.

En la madrugada de ese mismo día, el cabo de la Policía de Río Negro, Sergio Colombil, había asesinado en uno de los barrios obreros del Alto a Diego Boneffoi, de 15 años. Las barriadas se alzaron contra la represión policial realizando piquetes y movilizaciones en repudio al crimen de Diego. Estas manifestaciones fueron brutalmente reprimidas, al inicio con perdigones de goma y gases lacrimógenos, y, una vez que se terminaron esas municiones, la empresa de seguridad Prosegur habilitó los perdigones de acero que fueron mortales para Sergio y Nino.

Están en el banquillo de los acusados por la represión los jefes policiales, comenzando por el exsecretario de Seguridad provincial Víctor Cufré (también comprobado autor de la desaparición de Otoño Uriarte, en El Bolsón), que al igual que los comisarios Jorge Villanova y Argentino Hermosa está acusado por “homicidio culposo y lesiones graves y leves culposas”. En el caso de los comisarios Fidel Veroiza y Jorge Carrizo la carátula es “homicidio culposo”.

Por su parte, los policías Víctor Darío Pil, Marcos Rubén Epuñan y Víctor Hugo Sobarzo serán juzgados por el delito de “homicidio en riña” de Cárdenas -carátula que instala la versión de un enfrentamiento y supone una pena menor.

El exgobernador Miguel Saiz (radical K) solo fue citado como testigo. En esa ocasión recibió sentidas muestras de repudio. Es que el poder político estuvo al tanto de todo lo que sucedía: su exministro Carlos Larreguy fue quien comandó las represiones. También el exintendente de Bariloche Marcelo Cascón, declaró como testigo.

Hoy el juzgado federal de Bariloche donde se desarrolló el juicio está militarizado, con vallas y con seguridad externa e interna.

Este martes también se dictará sentencia en el caso de “Coco” Garrido, asesinado en la comisaría 12 de El Bolsón, siete meses después de los crímenes del Alto de Bariloche.

Siempre bajo el gobierno de Saiz y la hegemonía de Cufré, Guillermo “Coco” Garrido de 24 años de edad murió en la comisaría 12 de El Bolsón, cuando había sido detenido por conducir en estado de ebriedad. La historia oficial del ministerio público fiscal dijo que fue suicidio y, por tanto, solo negligencia policial. La querella se acopló a esa versión hasta que en pleno debate oral y público una perito forzó, a pesar de la propia fiscalía, a considerar la hipótesis del homicidio que los familiares y organizaciones sostuvieron desde el primer momento.

Ambos juicios fueron arrancados a fuerza de movilización y lucha en todos los terrenos. Las carátulas de las causas están armadas para darles penas menores a los responsables materiales. Recordemos que con la movilización y la lucha fue que se consiguió la condena a perpetua de todos los policías asesinos de Daniel Solano.

En ambos casos se comprueban los lazos inextricables entre las fuerzas represivas y la justicia. El reciente cierre de la causa Santiago Maldonado lamentablemente así lo demuestra fehacientemente.

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda y de los Trabajadores, pedimos:

Justicia para Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco. Justicia para “Coco” Garrido.
Cárcel común y efectiva a todos los responsables políticos y materiales de la masacre del Alto y de la muerte de Garrido en Bolsón. Una misma policía, una misma Justicia.
Juicio y castigo a Saiz, responsable político de la represión del 17 de junio de 2010.
¡“Coco” Garrido, Diego Boneffoi, Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas presentes!

Partido Obrero Bariloche

Noticias Relacionadas
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Instagram
Seguinos en Facebook