Actualidad
08/11/2018

El capitán del Modesta Victoria contó su historia y dio detalles de la emblemática embarcación

El capitán del Modesta Victoria contó su historia y dio detalles de la emblemática embarcación
Alejandro Sala es capitán del Modesta Victoria desde 1982.
A

lejandro Sala es el capitán del Modesta Victoria desde hace aproximadamente 36 años. Durante el programa radial El Expreso Periodístico, conducido por Antonio Zidar, que se emite por la 93.7 El Cordillerano radio, contó detalles sobre la emblemática embarcación, así como de su propia historia como capitán de la misma.

Este sábado se cumplen 80 años de que el Modesta Victoria surca las aguas del lago Nahuel Huapi. Fue precisamente un 10 de noviembre de 1938, cuando el navío navegó por primera vez en la zona, tras su llegada desde Ámsterdam, Holanda, donde fue construido. Fue el mismo Exequiel Bustillo quien por ese entonces era presidente de la Dirección de Parques Nacionales y había realizado el especial encargo e impulsado la idea.

Como contó Alejandro Sala durante su diálogo en el programa radial, el Modesta Victoria es un barco mercante grande, de 250 toneladas. Según su experiencia “durante la navegación es un barco muy noble, se mantiene muy firme, derecho, y no es tan problemático para los pasajeros porque tiene casco de acero, cosas que lo hacen muy navegable. Es más, en realidad fue construido como un yate oceánico, podría navegar el océano” relató.

Sus inicios como capitán del Modesta se remontan al año 1982, cuando se encontraba trabajando en el sur, hasta que comenzó la guerra de Malvinas. Nacido en Buenos Aires, Sala es egresado de la Escuela de Náutica, con el título de oficial de la Marina Mercante. Cuando cumplió los 18 años fue a trabajar a Estados Unidos y Oceanía, y luego de esta gran experiencia regresó a la Argentina, formó una familia y, así como señalamos, se mudó a Bariloche en 1982. En esa época navegó en varias embarcaciones, y ya en 1986 se dedicó exclusivamente al Modesta Victoria.

En su experiencia, señaló que si bien es distinto con respecto al mar, donde se pueden encontrar olas de gran magnitud que llegan hasta los 6 metros de altura, navegar en el lago tiene sus dificultades. “En seis horas te puede cambiar el tiempo, se levanta viento y hay que saber buscar refugio hasta que se calme”. Según detalló, aquí en el Nahuel Huapi las olas pueden alcanzar hasta los dos metros y medio.

Hoy el Modesta Victoria cuenta con una tripulación aproximada de diez a doce personas cuando realiza excursiones turísticas: “tiene seis tripulantes profesionales, de los cuales dos son oficiales de la Marina Mercante de Ultramar, y los otros cuatro también son marineros de la Marina Mercante. Hay mozos y guía. La tripulación para salir con 200 pasajeros es más o menos de diez a doce personas”.

Fueron varias las personalidades mundiales que navegaron en el Modesta, entre ellos el expresidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y el actual presidente de Italia, Sergio Mattarella, como las más destacables en los últimos años. Bill Clinton, en 1995, también navegó junto a su familia en el Modesta Victoria, según recordó Sala, durante su visita a Bariloche.

Patrimonio histórico

El capitán Sala destacó el valor histórico de la embarcación en el sentido que: “en los barcos no hay cosas obsoletas. Este barco es de 1938. En 1985 se le cambiaron los motores originales y se le repuso la cubierta, antes estaba todo abierto y se le puso la cubierta para que la gente estuviese más cómoda. Esas son las únicas modificaciones que se le hicieron. Después no hay que cambiarle nada y tiene mucha más vida útil. Lo que sí hay que mantenerlo y ponerle plata todos los años. Tiene casco de acero, remachado, es decir no soldado, y toda la cubierta es de madera de roble, también tiene pinotea, teca, pero el casco es de acero naval de tres cuartos de pulgada”.

¿Existe el Nahuelito?

Quizás suene un tanto decepcionante, pero Sala aseguró nunca haber visto nada que pudiera indicar la presencia de un ser desconocido que habitase en las profundidades del Nahuel Huapi. “No creo que exista” sentenció el hombre que hace 36 años navega el gran lago.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas