Cultura |

LA CITA SEMESTRAL

12/06/2018

Barrocos al Sur actualizará obras del barroco español

Barrocos al Sur actualizará obras del barroco español
Federico Ciancio.
C

on la presencia estelar de su director, Federico Ciancio, el grupo que se consagra a la música antigua visitará composiciones de autores poco difundidos del período.

El próximo sábado desde las 20.30, Barrocos al Sur renovará su rito semestral al presentarse en la Iglesia Metodista (Paso 156). Para la ocasión, el grupo ideó un repertorio que rendirá tributo al barroco español, con la guía y presencia de su director, el renombrado Federico Ciancio (espineta). Los barilochenses del conjunto son Anica Arnsek y Claudio Chehébar (flautas dulces) y desde General Roca arribará Laura Romero, para desempeñarse como soprano.

El Cordillerano dialogó con el flautista frente a frente y además, completó la conversación vía WhatsApp con Romero desde la localidad valletana. El primero precisó que “estamos preparando música barroca española, así como en otras oportunidades habíamos hecho énfasis en lo italiano. Es lo que más tocamos aunque en vida de Silvia (Sarmoria), hicimos música barroca alemana y otros conciertos dedicados a la inglesa. Entonces ahora le tocó a la española”, insistió.

Según describió Chehébar, “vamos a hacer música de autores que en general, la gente no conoce, como Sebastián Durón, Juan de Navas, José de San Juan, Juan Hidalgo y algunos anónimos. En cuanto a lo instrumental, Federico va a hacer cosas de teclas. Digamos que la música puramente instrumental que llegó hasta hoy desde el siglo XVII es más que nada para teclado, órgano o clave y guitarra barroca o vigüela. Para dos violines y dos flautas, que es la formación nuestra, casi no hay”, lamentó.

No obstante, “hay algunas obras de un italiano que vivió un tiempo en España: Andrea Falconieri. Y también de un español que vivió mucho tiempo en Italia: Bartolomé de Selma y Salaverde… Ambos con mucha influencia de Italia, pero nos vamos a tomar la licencia de hacer algo de ellos”, señaló, ya que la consigna era interpretar música que se elaborara en el período en cuestión en la península ibérica.

Para Chehébar, el barroco español se caracteriza por “algunas cosas, giros melódicos muy propios tomados de la música popular. Yo diría que casi todos los barrocos nacionales se alimentaron algo de las músicas populares respectivas. Por ejemplo, el barroco italiano de músicas populares italianas y danzas, y lo mismo con el español. Entonces, hay giros melódicos muy reconocibles, muy españoles, que se notan… Después, también hay algunas formas, como la jácara. La palabra tiene dos acepciones: la literaria refiere a un tipo de copla pero luego también adoptó una acepción musical y entonces, es una danza bastante vivaz”, enseñó el flautista.

Elementos comunes y diferencias

Para este punto, la soprano sumó que “en todos los países, el barroco tiene algo que es común porque si no, no podríamos identificar que determinada obra es barroca, más allá del idioma en que esté cantada… Pero obviamente, cada país tiene sus características propias. Por lo menos, estas obras que vamos a hacer en el concierto, las cantadas tienen giros que conocemos o reconocemos como de música española popular”.

Enseñó Romero que “el barroco español tuvo una fuerte influencia de lo que era música popular en ese momento, si bien era música culta… También tuvo mucha influencia de la música eclesiástica, creo que el catolicismo siempre estuvo muy presente en España y también en el barroco. Eso le da una impronta de cierta seriedad, entre comillas, más allá de los giros populares”, aclaró.

Esas facetas se podrán disfrutar en el concierto del sábado. “Vamos a hacer obras que son de contextos profanos, conocidas generalmente como tonos humanos, en contraposición a los tonos divinos, que también vamos a  hacer… Haremos una pequeña cantata, o sea una obra que tiene varias partecitas cortas que se van entrelazando, a veces con pequeños recitados en el medio. Las arias o las canciones que están unidas, tienen distintos caracteres: hay una alegre, después viene un recitado, otra más tranquila… Esa es la manera italiana”, indicó, con vocación pedagógica.

Las obras en cuestión “en España se llamaban cantadas por la traducción de la cantata italiana… De estas vamos a hacer una, que tiene un texto que habla del catolicismo. Pero esas mismas obras y casi con la misma música, aparecen también con textos profanos, así que el sábado habrá de los dos tipos”, anunció la música. “También va a haber obras más cortas: los tonos humanos, que generalmente hablan del amor, como sucede en todas las obras barrocas, no solo las españolas. El amor no correspondido, el amor perdido”. En definitiva, “por lo menos, desde las obras vocales, va a haber mucha variedad. Inclusive, en alguna el amor es tomado como algo humorístico, cosa que no es tan común en la música española”, apuntó.

Los oídos que estén acostumbrados a los ritmos folklóricos, quizás encuentren alguna familiaridad en el barroco español. “Tal cual, te diría que en todo el folklore latinoamericano hubo mucha influencia española”, reconoció Chehébar. “Alguna relación obviamente hay, porque el folklore argentino y el sudamericano se formó a partir de los pueblos originarios y de los españoles, de la mezcla de esas dos cosas… Así que algunas cosas y ritmos se pueden rastrear”, coincidió Romero. Un atractivo adicional, tal vez.

Persistencia dinámica

Al contar con dos de sus integrantes en Bariloche y dos en otros emplazamientos, Barrocos al Sur debe poner en juego metodologías particulares. “Federico y Laura vienen el jueves y vamos a hacer el último ensayo. Ya estuvimos definiendo el repertorio y estuvimos haciendo ensayos los barilochenses pero junto con ellos, vamos a hacer ensayos intensivos desde el jueves”, señaló Claudio Chehébar, uno de los intérpretes de flauta dulce.

Para el concierto del sábado, habrá refuerzos. “También vamos a contar como invitada con Úrsula Naumann, la dueña de la espineta que siempre hemos presentado en nuestros conciertos, es decir, el clave portátil. Todos estos años ella estuvo viviendo en Alemania, volvió y con la flauta dulce, va a estar de invitada en algunas piezas”, detalló. La interpretación de la espineta es especialidad de Ciancio.

El grupo que se consagra a la música antigua está “bien dinámico pero no hemos hablado de grabar, no está en los planes”, admitió Chehébar. Estamos tratando de encontrarle la vuelta al tema del financiamiento, por el tema de los viajes del director y de Laura. Sobre todo de Federico desde Buenos Aires, porque lo bancamos nosotros con lo que se recauda de entradas, pero te imaginás que para el alojamiento y todo eso… Estamos buscando buscarle la vuelta al financiamiento”, insistió. “Pero aparte de eso, estamos bien y activos. Posiblemente, hagamos otro concierto antes de fin de año”, adelantó el flautista.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas