Cultura
08/02/2018

Suena Ala Par Dúo

- VIENE DE GANAR EL PRE COSQUIN EN DUO VOCAL - Es el dueto que integra Rodrigo Martínez Castro, joven barilochense que marchó hacia Buenos Aires para continuar su formación, junto con la cantante Elisabet Schmidhalter. Se presentarán hoy en Salón Araucanía, cuando aún viven las emociones de la plaza Próspero Molina.

Suena Ala Par Dúo
Elisabet y Rodrigo hablaron de su gran paso por Cosquín y de lo que se viene para el dúo.

Por Adrián Moyano
[email protected]

Siempre que puede, Rodrigo Martínez Castro retorna a Bariloche. De hecho, el año pasado Ala Par Dúo tocó en el Camping Musical, pero en 2018, la formación que integra con Elisabet Schmidhalter se para desde otro lugar: semanas atrás ganó el Pre Cosquín en la categoría Dúo Vocal. Con ese considerable impulso, el guitarrista y la cantante se volverán a presentar hoy en esta ciudad, en esta ocasión en Salón Araucanía desde las 22. El reencuentro tendrá condimentos especiales.

El músico oriundo de esta ciudad admitió que vive “un verano muy intenso, con muchos cambios para los dos. Hacemos música desde que tenemos memoria pero el haber ganado el Pre Cosquín y participado en el festival, puso a este proyecto en un lugar central en nuestras vidas profesionales porque le da otra difusión y otro peso a todo. Ahora es una responsabilidad llevarlo adelante, aprovechar el envión de lo que pasó para empezar a remar más fuerte que nunca. Estamos súper contentos y acomodándonos a los cambios”, completó.

Las emociones recientes “fueron muchas”, sumó su compañera. “Empezaron en diciembre con el Pre Cosquín, con muchas instancias. Participamos en Santa Fe porque soy santafesina, primero en una sede y pasamos la primera ronda, después viajamos a la primera ronda en Cosquín y también la pasamos. Llegamos a la final y fue una alegría inmensa a pesar de la lluvia, porque justo el día en que se dieron a conocer los ganadores, se largó una tormenta tremenda (risas). Después, volvimos a Cosquín ya para el festival y fue inmenso, indescriptible haber estado ahí. Compartimos la noche con Soledad, con Jorge Rojas, con Lucio Rojas, así que la plaza estaba colmada. Fueron muchas emociones: nervios, ansiedad, felicidad, todo”.

Nada menos que nueve mil personas testimoniaron la consagración de Ala Par Dúo. “Para mí fue muy nuevo porque nunca había participado en nada semejante, ni siquiera en ningún concurso de nada”, confió Martínez Castro. “Era la primera vez que participaba con mi música en algo que implicara competencia. Eli tenía más cancha porque con su familia habían viajado a Cosquín muchas veces y ya había sido finalista como solista en otro año, así que para ella fue la realización de algo que ya era conocido. Para mí fue algo nuevísimo, un cambio enorme”.

Que crezca la oportunidad

El barilochense y la santafesina se abocarán ahora a organizar el impulso. “Acá en la Argentina, trabajar de músico siempre es difícil. Uno siempre tiene trabajos paralelos, siempre trato de que estén vinculados a la música pero básicamente, soy docente”, confió el guitarrista, quien también canta y elabora arreglos. “Eli tiene un lado de vitralista y artesana, tiene su emprendimiento y está en una feria los fines de semana. Entonces, el cambio tiene que ver con la oportunidad que se nos abre. Tenemos que hacerla crecer y hacer que se logre, que la música, el tocar, el hacer eventos, forme parte de nuestra vida profesional también como un trabajo”, aventuró.

La cantante resaltó “la repercusión en las redes sociales, en el país y afuera. Ganamos el Pre Cosquín con una canción venezolana, un golpe tocuyano de Henry Martínez. Entonces, tuvimos un montón de mensajes súper amorosos de venezolanos que están desparramados por el mundo en este momento difícil (de Venezuela). Recibimos apoyo de un montón de gente, así que la repercusión es lo más lindo: sentirse tan acompañado y querido”, redondeó.

La consagración encontró a la formación “con un disco a medio grabar, pero nos agarró esta competencia y tuvimos que largar todo. En el ínterin, se me rompió la guitarra: estábamos en la final del Pre Cosquín y el puente saltó por los aires dos horas antes de salir a tocar. Tuve que pedir una prestada (risas). Ahora estamos acá y cuando volvamos a Buenos Aires vamos a retomar el proyecto del disco, un disco casero porque tengo un estudio en casa y grabamos ahí. Es una de nuestras metas más próximas porque necesitamos un material profesional para difusión”.

Más allá de la grabación, “veníamos tocando bastante, al menos con una fecha importante por mes”, añadió Martínez Castro. “El verano pasado tocamos acá en el Camping Musical y después, durante el año hicimos algunos conciertos en Buenos Aires y Santa Fe. Siempre muy a pulmón porque somos nuestros propios representantes, le dedicamos mucho tiempo a la preparación de los conciertos, a la difusión, a los medios, a las entradas… Es algo que en algún momento quisiéramos dejar de hacer (risas)”. Van por buen camino, no hay dudas.

La búsqueda de expresar

Ala Par Dúo “se formó hace un año y medio”, historió Elisabet Schmidhalter. “Se fue dando todo naturalmente, nosotros nos pusimos de novios, si bien la música nos unió por otro proyecto. Empezamos a guitarrear en los cumpleaños y en los encuentros con amigos, nos dimos cuenta de que compartíamos el gusto por distintos artistas. Entonces, surgían las mismas canciones, las mismas propuestas. El repertorio es amplio porque no sólo abarcamos folklore argentino sino también latinoamericano: tenemos temas de Violeta Parra, un poco de Chile, de Perú, de Brasil, de Venezuela, de Cuba”, enumeró.

Para que una obra ingrese al repertorio del dúo “nos tiene que gustar a los dos pero cuando la cantamos, tenemos que sentir que la podemos expresar”, explicó Rodrigo Martínez Castro. “Nos ha pasado de querer hacer canciones, de cantarlas y decir: no fluye a través nuestro, dejémosla ahí y que la cante otra persona (risas). A veces, cantamos y decimos: ¡wow! Nos calza como un guante, vamos a trabajarla… A partir de los ensayos, empiezo a hacer los arreglos y el tema va mutando hasta que vemos que ya está para sumarlo al repertorio y meterlo en un concierto”.

En cuanto al sello de Ala Par Dúo, “lo que hacemos trata de tener algo de genuino y nuestro. Es una propuesta bien personal e intimista, creo que a la gente le llega porque es así como somos nosotros: bastante simples”, opinó Schmidhalter. “Creemos que todas las canciones que elegimos son muy bellas y sentimos que a veces, hacemos un trabajo casi de rescate, porque tenemos cuatro o cinco que son muy conocidas pero otras son de los 50 y 60”, sumó su compañero.

“Por ejemplo, hacemos dos canciones que cantó la Negra Sosa en su primer disco y que por ahí, no las conoce nadie y no hay más versiones”, completó. “Traemos esas canciones a la actualidad y le damos nuestro tinte personal desde las voces y los arreglos, conservando la raíz. No buscamos algo modernoso, queremos que suene a algo hecho hoy en día pero respetando la semilla de esa canción”. Los resultados están a la vista.

En esta nota:
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Facebook
Seguinos en Instagram