Cultura
17/01/2018

Panela servirá azúcar veraniega

- BOGNER – DÍAZ – ROLDÁN - MERITENS - El grupo que surgió ante una pausa en sus carreras solistas consolida su atractivo y traza sus propios planes. Música sudamericana movediza para asegurar la fiesta.

Panela servirá azúcar veraniega

 

Por Adrián Moyano 
[email protected]

Mañana viernes, desde las 23, finalizará el receso veraniego para Panela, la agrupación que se integra con Maia Bogner, Roma Roldán, Pepa Díaz y Daniela Meritens. Enumerar qué toca cada una puede resultar superfluo porque, en esta experiencia, las músicas acostumbran a rotar entre los instrumentos y disfrutan de ese movimiento. Su vuelta a escena se concretará en Culturica – Bar de las Artes, suerte de antesala a su participación en el gran festival del 25 de febrero.

Cuando El Cordillerano citó al grupo, dos de sus integrantes todavía viajaban de regreso a la ciudad, de manera que la conversación se mantuvo con Bogner y Díaz. La idea que desembocó en Panela fue de la primera. “Estaba grabando mi disco en Córdoba. Vi que venía para largo y empecé a pensar en nuevos proyectos, entonces las convoqué a Pepa y a Dani; primero, para exorcizar un poco eso de la competencia que se da entre mujeres, porque me parece que son mandatos de la sociedad”, cuestionó.

Según la cantante, sucede “todo lo contrario. Entre las mujeres no tenemos que competir, me parece que tenemos que estar unidas porque así somos muy fuertes”. La cuestión es que “enseguida se engancharon pero al principio, era para una fecha. Nos encontramos y nos encantamos, y después se sumó Roma Roldán para tener una bajista, con toda alegría y entusiasmo. Así nació, de una idea una tarde, de un par de mensajes por Facebook. Después, hubo mucha energía y afinidad cuando nos juntamos, mucha afinidad”, realzó Bogner.

El momento de Díaz era similar cuando recibió el convite. “Lo mismo que Maia, yo estaba en otras cosas, tocando con otras bandas y también dándole un poco de énfasis a mi carrera solista. Yo la había visto a ella cantar y, en un momento, me llegó su mensaje, dije: ‘voy a ver’… Sin mucha expectativa pero nada… Fluyó muy rápido, tuvimos mucha buena onda, nos parecemos bastante y pensamos bastante parecido sobre el mundo, así que fue muy fácil hacernos amigas y decidir también hacia dónde dirigir nuestra energía cuando tocábamos. Fluyó muy natural, muy espontáneamente”, corroboró.

El nombre de la banda tiene su fundamento. “Cuando nos juntamos, buscábamos uno femenino porque somos todas mujeres. Pensábamos en azúcar, miel, algo que fuera dulce porque eso encontramos en nuestra música y en nosotras: una dulzura especial… También por el cliché de la música latina o tropical, que sería sabrosa o dulce. Cuando yo viví afuera, consumía un azúcar mascabo, que se llamaba panela. El mascabo sería el azúcar integral o sin proceso allá en Colombia y se le dice panela. Es una melaza bien espesa y dulce, sin refinamiento. Lo primero que se saca de la caña de azúcar, entonces ahí salió. Nos gustó a todas y quedó Panela”, informó la ex Oke Trío.

Dinámica

También se le debe la propuesta estética. “Primero, propuse una idea y el repertorio, pero de ahí salieron nuevas ideas. Hicimos todo ese repertorio pero todas empezaron a colaborar, ya como un grupo en el que yo no estaba a la cabeza porque realmente éramos todas iguales en cuanto a la elección de los temas. Además, Dani canta y Pepa también, así que cantamos las tres. Ahí había una dinámica y, después, cuando se sumó Roma, canta hermoso también”.

Gracias a esa versatilidad, “todas tocamos diferentes instrumentos: yo me corro a la percusión y Dani canta, hay una dinámica en cuanto a lo musical y eso es muy interesante. Así que ahora, cada vez que armamos más canciones para el repertorio, ponemos una o dos cada una y, después del visto bueno, vamos trabajando. Somos bastante equitativas, no hacemos nada que no nos guste a todas. Ese es el proyecto”, redondeó Bogner.

Se sabe la predilección por el folklore por parte de la inminente representante rionegrina en Cosquín. En tanto, Díaz se asumió como “una mezcla rara. He tocado todos los estilos. En Valparaíso, ciudad donde estudié Música y me desarrollé como adulta, toqué rock progresivo, toqué cumbia, folklore afro-peruano, estuve en coros… Tengo una visión bastante amplia de la música que me gusta y particularmente ahora con las chicas, tocamos una veta que me encanta: la música para que la gente la pase bien y sea una fiesta”, señaló.

Su arribo a los ritmos más movedizos de Sudamérica y el Caribe se explica porque “siempre estuve pendiente, siempre me gustó saber si la gente está disfrutando, la está pasando bien y si se conecta con la música a ese nivel. Por ejemplo, tocando rock progresivo capaz que a la gente no le gusta o es medio denso, en cambio, con esta música bailable y de fiesta, toda la gente se conmueve. En algún momento, capaz que alguien está muy serio pero 10 minutos después, está bailando. Eso es placentero, para mí, como músico, me encanta”, proclamó la trasandina.

Por otro lado, las Panela encuentran que la energía circula de otra manera al ser sus integrantes todas mujeres. “Absolutamente. Yo les contaba a las niñas que desde que vivo en Bariloche, primero trabajé con ellas, puras mujeres… Y después, me han invitado de grupos de hombres, donde es constante la tensión, siempre hay alguno que está queriendo resaltar o ser el que lleva la batuta”, cuestionó, sonriente.

En Panela, “no hay nada de eso: todo es compañerismo y escucharnos. Si alguien anda triste algún día, se para el ensayo y se conversa con ella hasta que esté mejor. Siempre nos estamos acogiendo a una cosa muy de compañerismo y de cuidarnos. Casi es un pololeo (risas), porque todo el tiempo se está renovando la energía y buscando cosas nuevas. Hay un cobijo detrás, que somos nosotras mismas. Hay una relación casi como maternal o de hermanas”, resaltó Díaz. Será por la pureza del azúcar aún sin proceso…

Para adelante y seguir juntas

A juzgar por su repercusión y por el calendario de fechas, aquel proyecto que surgió como una propuesta casi lúdica, tuvo que necesariamente ganar en seriedad. “Totalmente. Empezaron a salir muchas cosas”, concedió Maia Bogner. “La primera vez que nos presentamos, Culturica se llenó y quedaron no sé cuántas personas afuera. Aparte, nosotras la pasamos muy, muy bien. Hacía muy poquito que Roma se había sumado y ahí nomás empezaron a aparecer propuestas y nuestra energía fue para adelante, para seguir juntas”.

En efecto, “hay muchas propuestas para ir a tocar afuera, así que estamos con todo. Vamos a dejar fluir, siempre charlamos mucho entre nosotras, para estar de acuerdo y estar bien unidas como grupo, para encarar cualquier cosa que venga pero, al mismo tiempo, todas tenemos nuestros proyectos solistas. A partir de marzo o abril, yo voy a estar de lleno con la presentación de mi disco y hay un acuerdo tácito sobre que a partir de ahí, la prioridad va a ser otra pero tengo fe en que los proyectos puedan ir en paralelo. Vamos a ver cómo se dan las cosas, la idea es ir fluyendo. Lo bueno es que en mi proyecto solista, Pepa está haciendo mis canciones, entonces me acompaña cuando tengo algún concierto como guitarrista, así que estamos de lleno juntas”, informó Bogner.

En esta nota:
Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Facebook
Seguinos en Instagram