Deportes
21/12/2017

ANALISIS: “¡Peligro, llegan dos equipos de afuera!”

Los últimos resultados del torneo Transición consolidan una impresión que sobrevuela el terreno futbolero de la ciudad, “jugamos todos, pero se divierten los de afuera”. El campeonato lo ganó Lacar de San Martín de los Andes con una notable distancia con sus rezagados competidores. Y en cuanto a los ascensos, los dos que lograron el objetivo anhelado por 12 equipos son de El Bolsón, Deportivo Cristal y El Refugio. Incluso, este último logró la meta sin experiencia previa en la competencia de la Liga. Entró y ascendió entre rivales de mil batallas. Por lo tanto, en el último campeonato, de las tres satisfacciones naturales que entrega el torneo, sólo los que no son de Bariloche festejaron. Y ahora se suman dos equipos más, de Jacobacci y Junín de los Andes, que se frotan las manos. 

ANALISIS: “¡Peligro, llegan dos equipos de afuera!”
Deportivo Cristal sumó 30 puntos para ascender.
P
or Daniel Pardo
[email protected]

En la división B, de los equipos locales, corresponde destacar el trabajo de Martín Güemes que llegó a las orillas de la clasificación. Debajo se ubicó Deportivo Angostura. En la foto, de los primeros cuatro puestos, aparecen los tres de afuera. Pero la conclusión es aún más categórica porque sólo tres equipos en la B eran de otras localidades. Y en la división A, Estudiantes Unidos fue el local de mejor desempeño -faltan jugar partidos que podrían modificar la tabla de posiciones- aunque la distancia con el campeón es apreciable (16 a 22). Y, además, Lacar es el tercer campeón foráneo de los últimos años. Antes, Dina Huapi lo consiguió durante dos temporadas de forma consecutiva. 

Cuál es la explicación, entonces, para comprender esta regla que cada vez se hace más firme. ¿El pequeño universo futbolero de Bariloche es demasiado breve para tantos equipos? Los planteles no logran sumar la cantidad suficiente de individualidades para conformar equipos tan competitivos como los que se ensamblan en otras localidades más pequeñas. 

En la reciente historia del fútbol local sucedieron episodios “irritantes”, en principio, y luego transformadores por su carácter estimulante, para el colectivo de equipos. Por ejemplo, cuando Cruz del Sur asumió el compromiso de afrontar el Federal B, el resto de los equipos tuvo que preocuparse por mejorar los entrenamientos, el esfuerzo colectivo fue mayor, se sumaron refuerzos, y el nivel subió. Y otro acontecimiento estimulante fue en 2007 cuando llegó Luciano Banegas, hermano mayor de Ever, entre otros destacados refuerzos, para conformar un equipo muy competitivo de San Cayetano. Y en esa oportunidad, los clubes también debieron dar un salto y el nivel fue empujado hacia arriba. Resulta razonable. Pero este nuevo escenario de crisis no despertó reacciones como aquellas aún.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Facebook
Seguinos en Instagram