Judiciales
20/12/2017

Años atrás fue declarado inimputable por un homicidio: ahora lo condenan por atacar a su ex mujer

- UN SUJETO MUY PELIGROSO - Se trata de Claudio Agustín Albrecht, quien años atrás fue juzgado y declarado inimputable por el alevoso crimen de Javier Nazareno Barrera, a quien golpeó salvajemente y enterró con vida en una chacra de la localidad de El Bolsón. Ahora lo condenaron por violación de domicilio, amenazas agravadas y tenencia de arma de fuego sin autorización legal, pero en poco tiempo podría quedar libre.

 

Por Mariano Colombo
[email protected]

Claudio Agustín Albrecht, de 32 años, se declaró culpable y fue condenado la pena de tres años de prisión efectiva por un hecho ocurrido el 16 de abril pasado en horas del mediodía, cuando se presentó en el domicilio de su ex pareja en el barrio San José, de El Bolsón, y la intimidó con un arma de fuego.

Según la acusación, aquel día Albrecht portaba un arma de fuego tipo pistola calibre 22, ingresó al predio sin autorización y se dirigió hacia la puerta trasera de la vivienda, situación que fue advertida por su ex pareja, quien cerró la misma. Le pidió que se vaya y que no hiciera nada porque estaban sus hijos.

El imputado entonces, fue a la ventana ubicada al lado de la puerta trasera de la casa, y desde allí les apuntó, con el arma de fuego mencionada, a sus hijos y luego a la cabeza de la ex mujer, quienes se encontraban en el interior de la vivienda. Mientras ocurría ello, el encartado repetía “dame a las nenas o te mato", "te voy a matar como a un perro", para luego efectuar disparos al aire y retirarse del lugar.

El accionar mencionado generó alarma y temor en la víctima. Además, días después al momento de practicarse un allanamiento en su vivienda, las autoridades hallaron un revólver marca Galand, calibre 22, cargada y lista para disparar. Entre las constancias del expediente hay una causa por violencia familiar en que fue denunciado por la mujer.

En el expediente luce un informe del mismo cuerpo que refiere que Albrecht padece de una patología mental con compromiso intelectual y emocional (retraso mental), sumado al consumo de sustancias psicotrópicas variadas en forma ocasional, por lo que no resulta sensible a los tratamientos de tipo psicoterapéuticos. Comprende parcialmente de qué se tratan los hechos que comete, no puede justipreciar el alcance de los mismos y no es capaz de controlar sus acciones voluntariamente.

La condena de tres años de prisión efectiva, podrían derivar en una rápida excarcelación del sujeto, bajo libertad condicional, teniendo en cuenta el tiempo que pasó detenido con prisión preventiva.

En ese sentido se estableció una prohibición de acercamiento a menos de cien kilómetros de distancia de la denunciante, aunque con eventuales permisos del tribunal, Albrecht podrá visitar a sus familiares en El Bolsón. Además, deberá someterse a un tratamiento psiquiátrico.

Albrecht había sido enjuiciado por el crimen del combatiente de incendios forestales Javier Nazareno Barrera, ocurrido en el año 2005 y fue alojado en una institución para personas con problemas psicológicos de la que escapó poco después, para ser recapturado a pocas semanas de su fuga en la localidad de El Bolsón.

Por el brutal crimen de Barrera, fue declarado inimputable, mientras su consorte de causa, Lucio Gallardo, fue condenado a prisión perpetua, aunque luego tomó la drástica decisión de quistarse la vida en su lugar de detención.

A Barrera lo golpearon con fiereza luego de haber compartido largas horas de bebidas alcohólicas en El Bolsón. Tras ello, le asestaron varias puñaladas y creyéndolo muerto, lo cargaron en una carretilla y lo trasladaron hasta una chacra en donde finalmente lo enterraron aún con vida. Como corolario, le robaron los 790 pesos que acababa de cobrar.

Los informes médicos señalaron entonces que Albrecht resultaba “peligroso para terceros, por lo que su reclusión debe ser en un instituto que permita apartarlo de relaciones barriales o familiares que influencien su comportamiento incurso en delitos. Su inmediata internación y posterior evolución permitirán determinar la conveniencia de cambio de metodología en su reclusión, y por ende su tratamiento ambulatorio como pretende la defensa aparece ahora inconveniente por su labilidad conductual".
Inicialmente Albrecht fue alojado tras el juicio en el hospital de Bariloche y luego en Roca, en el instituto "Nuestra casa", desde donde logró escaparse para ser detenido posteriormente en El Bolsón.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Facebook
Seguinos en Instagram