Deportes
22/11/2017

Cristian Ranquehue: “Hoy soy el campeón del pueblo, pero mañana subo a la ruta y me tiran el auto encima”

Después de ganar la Vuelta al Valle por tercera vez, el destacado ciclista barilochense analizó la falta de cultura deportiva en la ciudad. “Paso a ser una molestia para el automovilista que no puede esperar tres segundos. No toman consciencia que arriba de la bici va un padre, un hijo”, reflexionó. Habló del sacrifico para entrenar y de la alegría por un muy buen año deportivo.

Cristian Ranquehue: “Hoy soy el campeón del pueblo, pero mañana subo a la ruta y me tiran el auto encima”
Cristian Ranquehue.
P
or Daniel Pardo
[email protected]

Detrás del campeón, hay historias de esfuerzo, disciplina y dedicación que explican el valor de sus títulos. En un invierno largo, con registros históricos de precipitaciones níveas, Cristian Ranquehue entrena para ser el mejor. “Había días que llegaba entumido de frío a casa, con los dedos dormidos, y no se me pasaba hasta el día siguiente. Dormía con ropa térmica”, recordó luego de la conquista de la Vuelta al Valle, y aclaró que cuando llegan los buenos resultados, las bajas temperaturas se diluyen (un poco). 

Cristian vivió escenas en el marco de la Vuelta al Valle que lo conmueven. Es el evento más importante del año para Allen y no hay espacio libre en las cercanías del recorrido porque la comunidad vive apasionada el tradicional desafío ciclístico. “Cuando pasás, te gritan y alientan a menos de un metro. Es muy fuerte”, contó y explicó que lo que se vive en la ciudad de la pera es particular porque con una localidad de 30 mil habitantes, hay 7 u 8 equipos de ciclismo. “Esto no existe en ningún lugar del país”, aclaró. 

La descripción sobre la efervescencia que despiertan los eventos deportivos en distintos lugares del país no se corresponde con lo que sucede en Bariloche. Otro obstáculo para los deportistas barilochenses. “Hoy me llaman para felicitarme por el campeonato, pero mañana me subo a la ruta y te tiran el auto encima”, dijo con dolor y consideró que la falta de cultura deportiva es muy grande en la ciudad. “Soy el campeón del pueblo, pero cuando me subo a la ruta, soy un estorbo más que molesta al automovilista que no puede esperar tres segundos. Prefiere tirarnos el auto encima, insultarnos. Y no toman consciencia porque arriba de la bici va un padre, un hijo”, resaltó. 

Cuando sucede un evento deportivo comparable con otros que protagonizan en la región y que tienen un notable impacto en la economía de la ciudad, Ranquehue opinó que hay más críticas por los cortes de calle, o porque tienen que esperar cinco minutos arriba del auto. “En el Valle se corta la Ruta 22. Se cortan los accesos principales y la gente frena, se baja del auto y mira la carrera. En Bariloche, llegas a hacer algo así, y tenés una movilización para frenar el evento”, comparó.

Más allá de las dificultades y complejidades, Cristian Ranquehue cierra con la Vuelta al Valle un gran año. “No pegué mucho pero cuando pegué, lo hice en el momento justo”, definió entre risas. Ganó el Desafío de Río Pinto en Córdoba, el más grande de Sudamérica por cuarta vez, también se quedó con el Rally de las Sierras de Tandil y el cierre fue en la tradicional competencia rionegrina que lleva ya 74 ediciones.

Dejar un comentario
Ranking de noticias
Más Leidas
Seguinos en Facebook
Seguinos en Instagram