Menu
Facebook Twitter

En una emotiva demostración de superación personal, egresaron los alumnos del Centro de Trabajadores

María Isabel Epulef, con 69 años: “Es algo que tenía pendiente en mi vida”. María Isabel Epulef, con 69 años: “Es algo que tenía pendiente en mi vida”.

- SON JEFES Y JEFAS DE FAMILIA -

Se recibieron como peritos en Ciencias de la Salud y peritos en Ciencias de la Administración. Le dieron vida a la consigna: “Abrir un espacio para la educación es un acto de justicia”. Fue una ceremonia emotiva en donde se destacó el espíritu de superación de muchos egresados. Además, hubo reconocimientos especiales.

Por Wilge Delgado
[email protected]

La consigna del Centro de Nivel Medio para Trabajadores (CNMT), “Abrir un espacio para la educación es un acto de justicia”, cobró vida el viernes con la XXVIII promoción de la institución educativa, cuando cada alumno trabajador, recibió el diploma y medalla al egresar como perito en Ciencias de la Salud o en Ciencias de la Administración.

En cada una de las promociones del CNMT, se vive una emoción diferente a las otras instituciones educativas, en los que en general son padres y madres quienes entregan los diplomas. En el caso del CNMT, es a la inversa, son trabajadores y trabajadoras, jefes y jefas de familia, que reciben si diploma de manos de sus parejas, o hijos e hijas. El sábado se reflejó en el rostro emocionado de gente que se animó a concluir el secundario luego de varios años lejos de las aulas, hecho que se disfrutó en el salón de actos de la escuela 273.

Como en cada fiesta de egreso, ante una multitud de familiares y amigos ingresó en primera instancia la enseña argentina que portaba Verónica Tarifeño, con los escoltas, María Isabel Epulef y Cristian Hernández; la bandera mapuche (wenufoye), que nunca falta, la portó Noemí Quintana y, la wiphala, que donara Víctor Hugo Cruz representando a los pueblos del Norte andino, lo portó la alumna Roxana Lorca. Luego se entonó el Himno Nacional, con el sonido de parte de Oscar Polqui.

Después prosiguió el traspaso de enseñas entre los abanderados; la nueva encargada de llevar la Bandera Argentina -elegida por alumnos de segundo año-, fue Eliana Neimán y de escoltas quedaron Liliana Garnica, Belén González e Hilda Curruhual; en el caso de la wenufoye prosigue Noemí Quintana, y la wiphala, Gabriel Ramos. Se escucharon frases de despedida de alumnos de segundo año, que leyó Gastón Gallardo, alias “el simpático”, y por los egresados, lo hizo Darío Tejedor “el pela”.

En un momento de su discurso, Tejedor expresó “en esta compleja trama de la realidad que estamos atravesando, nos urge proteger lo que se ha logrado, mejorar lo que hay que mejorar, asumir cada uno la responsabilidad ética propia, de la que nadie tiene que escapar, desde el lugar que a cada uno le toque: como político, como docente, como estudiante, como vecino, como mujeres y como hombres; retomando más que nunca los vínculos de trabajo, de solidaridad, de contrato social, contraponiendo a los actos pequeños, mezquinos, actos solidarios y sobre todo, no olvidar para no repetir”.

Finalmente, luego de agradecer, tanto al alumnado como al SOYEM por aportar las medallas para los egresados, se despidió al profesor Esteban Bello, quien se jubilara recientemente, luego de 20 años como docente en el CNMT.

Describir con palabras las emociones vividas se hace imposible, sobra con ver el llanto en esposos o esposas e hijos e hijas, de trabajadores que sacrificaron horas lejos de sus familias, resaltando también el valor del acompañamiento de los seres queridos para que cada uno lograse llegar a la meta ansiada, terminar el nivel medio.

Egresados como peritos en Ciencias de la Salud:

Gisel Aedo, Marisol Barría, Jéssica Calfunao, Silvia Calfunao, Susana Calfuquir, Nahir Carrasco, Fernanda Dandliker, María Isabel Epulef, Cristian Hernández, Roxana Lorca, María Moya, Natalia Narváez, Claudio Enrique Pacheco, Fernando Paynaqueo, Darío Tejeda, Marcos Vargas y Jorge Mariano Wistuba.

Egresados como peritos en Ciencias de la Administración:

Amanda Antio, Paola Elizabeth Chávez, Daniela Desireé De María, Elba Aurora Domínguez, Norma Beatriz Domínguez, Sonia Soledad Fernández, Edith Garcés, Beatriz Margarita Godoy, Vanesa Alejandra Miguel, Macarena Mora, Lucía Alejandra Sandoval Queblo, Lidia Inés Sepúlveda, Verónica Noelia Tarifeño y Carolina Belén Vera.

Recibidas, madre e hija

Como ejemplo de lo vivido el sábado en el salón de actos de la escuela 273, podemos citar a Jéssica Calfunao y Silvia Calfunao, hija y madre, que recibieron su diploma y medalla de manos de esposo, hijos, hermanos y otros familiares.

El otro hecho que vale como ejemplo es el de María Isabel Epulef, quien le confesó, emocionada, a El Cordillerano “tengo 69 años y es algo que tenía pendiente en mi vida”. Agregó: “tuve el apoyo de mis hijos, fue una experiencia hermosa, es algo que siempre anhelé, hace muchos años que había dejado los libros y cuadernos. Al principio me costó, pero pude hacerlo, debo reconocer que los profesores siempre con buena onda, me ayudaron mucho, me siento emocionada”, concluyó. Hechos simples que puedan servir de ejemplo.

MADRE E HIJA EGRESADAS

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

MAS LEIDAS

ULTIMAS PUBLICADAS

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]