Menu
denuncia-whp

Medida necesaria para apuntalar el crecimiento

Al final, el gobierno tomó medidas contra el dólar paralelo, que en estas épocas se conoce como bluey conla finalidad de terminar con el merado ilegal. Medidas que tienen un objetivo positivo, pero que encierra un difícil combate porque el enemigo es muy poderoso.

El equipo económico en pleno anunció por un lado, la captación de endeudamiento a través de un bono que se destinará al desarrollo energético, es decir, el Bono Argentino de Ahorro para el Desarrollo Económico (BAADE). Por el otro, señaló que instrumentará el Certificado de Depósito para el Sector Inmobiliario (CEDIN). Las dos innovaciones se concibieron como maneras de captar dólares estadounidenses que estén en manos de particulares, tanto en el país como en el exterior, inclusive en paraísos fiscales.

Según los datos que manejan en la conducción económica, habría en la Argentina unos 40 mil millones de dólares en billetes y otros 120 mil millones en el exterior, una cifra similar al total de la deuda externa que mantiene el país. El proyecto de ley que debe aprobar el Congreso, prevé que el blanqueo permanezca abierto durante tres meses. En la víspera, voceros del oficialismo en la cámara baja, confiaron que el objetivo sería captar al menos cinco mil millones de dólares.

Las únicas maneras que tiene el país de producir dólares o divisas en general, es a través del superávit comercial, la llegada de inversiones extranjeras o precisamente, el endeudamiento. Como en los tres frentes existen dificultades, desde fines de 2011 el gobierno dispuso mecanismos cada vez más engorrosos para la adquisición de dólares. En sintonía con el objetivo de contar con billetes verdes, también restringió las importaciones a la vez que se desvivió para estimular la llegada de inversiones extranjeras, del tipo Vale do Río Doce.

Es que la administración “nacional y popular” tiene como objetivo central de su práctica económica la tenencia de dólares para continuar con su política de cancelación de deuda pública,  denominada des-endeudamiento. Ahora además, se ve urgida de obtener fondos para sostener su política de hidrocarburos y reactivar el mercado inmobiliario, al que prácticamente paralizó el año pasado. Desde ya, los nuevos papeles buscan ofrecer atractivos para que los especuladores ya no se dirijan al mercado paralelo del dólar y en consecuencia, intentar una baja del blue, que desde fines de la semana pasada duplica la cotización oficial.

Se trataría efectivamente de un blanqueo de dólares que hasta el momento, están sin declarar ante la AFIP o el BCRA, con el objeto de acercar la cotización informal a la del gobierno. Cabe recordar que durante el año en curso, la corrección cambiaria es más importante que en los años previos. En efecto, entre 2002 y 2005 el billete estadounidense osciló entre los 2,85 y los 3 pesos. Entre 2006 y 2010 pasó de los 3,10 a los 3,90 pesos para ubicarse en el bienio 2011-2012 por encima de los 4 pesos, hasta arribar a los 5,20 de la actualidad. Traigamos a la memoria que según voceros del oficialismo, el oficial debería estar a 6 pesos a fines del año en curso. Entonces, estamos frente a una devaluación que será progresiva.

Ahora bien, la puesta en marcha del BAADE implica una contradicción importante con el discurso que hasta el momento, sostenía el gobierno, porque se trata lisa y llanamente de un instrumento de endeudamiento. A través de su futuro lanzamiento al mercado cambiario y financiero, el Estado captará dólares a los que se compromete a cancelar en el lapso de tres años a través de billetes estadounidenses y con una tasa relativamente razonable en términos internacionales. El mecanismo que se pondrá en funcionamiento supone que cuanto más éxito tenga el blanqueo que dispuso la conducción económica, más se endeudará el sector público. Y decimos que entre otras cosas, la medida implica una contradicción porque según su prédica, la idea gubernamental era pasar a pesos la mayor parte de la deuda pública externa. Ahora, el país se volverá a endeudar en dólares.

Según se anunció, los fondos que así se obtengan se aplicarán a profundizar el plan energético que impulsa YPF, que ya se financió con el lanzamiento de otros bonos. La empresa que desde hace un año controla el Estado pero no es estatal, sostiene que se deben invertir 35 mil millones de dólares en el mediano plazo para volver a caminar hacia el autoabastecimiento.

Por su parte, la puesta en marcha del CEDIN procura revitalizar el mercado inmobiliario, cuya marcha durante la última década se caracterizó por su carácter especulativo y de resguardo. En términos implícitos, los nuevos papeles reconocen el protagonismo del dólar en las operaciones inmobiliarias, ya que las transacciones se podrán llevar a cabo a través de los nuevos papeles, que se podrán endosar indefinidamente.

Más allá del efecto concreto que vayan a tener los instrumentos que se crearon, parece ponderable que el gobierno haya puesto en duda su propia imagen de “país maravilloso” donde sólo se producen “buenas noticias” cuyo único problema es Clarín. En efecto, la creación de los bonos implican un reconocimiento de los problemas que padece la economía, tanto en el rubro energético como inmobiliario, además de intentar una contención del blue.

Claro que de las iniciativas en cuestión, se desprende que la gestión económica insiste en soslayar la persistencia de la inflación y que al mismo tiempo, ni siquiera se plantea modificar el funcionamiento del INDEC. Menos aún se insinúa una revisión de fondo sobre el modelo de producción y desarrollo o una auténtica confrontación contra la concentración y extranjerización de la economía. Ahí estarían las claves para desactivar el blue y los demás nudos que atenazan la economía nacional.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]