Menu
Facebook Twitter

Más multimillonarios, cada vez más desigualdad

Durante 2017, se produjo el mayor aumento de la historia en el número de personas cuyas fortunas superan los mil millones de dólares. Según las estadísticas que lleva la ONG Oxfam, se produjo un nuevo multimillonario cada dos días. En el lapso de 12 meses, la riqueza de la élite global se incrementó en 762.000 millones de dólares, friolera que, al aplicarse de otras maneras, podría terminar con la pobreza extrema global en siete oportunidades. Nunca tanta desigualdad…

En efecto, el 82 por ciento de la riqueza que se generó durante el año que pasó fue a parar a manos del 1 por ciento más rico. Como contrapartida, la riqueza del 50 por ciento más pobre no aumentó ni un ápice. Según Oxfam, “la riqueza extrema de unos pocos se erige sobre el trabajo peligroso y mal remunerado de una mayoría. Mientras las mujeres ocupan mayoritariamente los empleos más precarios, prácticamente todos los súper ricos son varones”. Lapidario.

Frente a esa realidad, la ONG señaló que “los gobiernos deben favorecer la creación de una sociedad más igualitaria a base de dar prioridad a los trabajadores y a los pequeños productores agrarios en vez de a los más ricos y poderosos”. Su informe se dio a conocer horas atrás y, como es costumbre, se hizo público en coincidencia con el comienzo del Foro Económico Mundial, que sesiona tradicionalmente en la localidad suiza de Davos.

Oxfam se presenta a sí misma como una confederación internacional que se integra con 20 organizaciones que trabajan juntas en más de 90 países, como parte de un movimiento global “a favor del cambio, para construir un futuro libre de la injusticia que supone la pobreza”. Tiene presencia en Alemania, Estados Unidos, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Francia, Hong Kong, Dinamarca, India y otras localizaciones.

Sobre la tarea de la entidad, valoró Jeffrey Sachs, profesor de la Universidad de Columbia y director de la Red de Soluciones de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, que “ningún otro grupo en el mundo ha contribuido más que Oxfam a sacar a la luz la coexistencia de la riqueza y la pobreza extremas, ni a identificar las medidas necesarias para promover la justicia social y disminuir la desigualdad de ingresos y de riqueza”.

Recordó el reconocido especialista que “el mundo entero ha firmado los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuyo objetivo 10 pide a todas las naciones ‘reducir la desigualdad en y entre los países’. El nuevo informe de Oxfam es una lectura obligada para cumplir con dicho objetivo, y rebosa de nuevas ideas y enfoques. Atraerá atención y generará polémica, tal y como se merece el problema que aborda”.

Añadió Sachs que “en ocasiones, los súper ricos acusan a Oxfam y otros actores de ‘provocar una guerra de clases’, pero la verdad es que, en muchas sociedades, incluida la estadounidense, a la que pertenezco, muchos súper ricos han declarado la guerra a los pobres. Es necesario reequilibrar la situación con urgencia, defender los derechos de las personas pobres y reconstruir unas sociedades justas que cubran las necesidades de toda la población, tal y como establecen los objetivos mundialmente acordados”. Por las dudas, aclaremos que Sachs está lejos, pero muy lejos de las categorías de análisis marxistas.

El informe “Premiar el trabajo, no la riqueza” sostiene que en la actualidad hay 2.043 personas que superan los mil millones de fortuna en el conjunto del planeta. En ese grupo de privilegiados, nueve de cada 10 son hombres. Según Oxfam, “para poner fin a la actual crisis de desigualdad, es necesario que todos los trabajadores y trabajadoras del mundo disfruten de salarios y trabajos dignos. En todo el mundo, la economía del 1 por ciento más rico se construye a expensas de trabajos mal pagados, a menudo ocupados por mujeres, que reciben salarios miserables sin que se respeten sus derechos fundamentales”.

El texto trae a consideración tres ejemplos muy ilustrativos: “esta economía se erige a costa de trabajadoras como Fátima en Bangladesh, que trabaja en la confección de ropa para la exportación, donde sufre maltratos si no logra alcanzar los objetivos y, con frecuencia, se enferma por no poder ir al servicio (de salud). Se apoya también sobre las espaldas de trabajadoras en las fábricas de carne de pollo en los Estados Unidos como Dolores, que padece una discapacidad permanente que le impide tomar a sus hijos de la mano. Se construye sobre las espaldas de las inmigrantes que limpian hoteles como el Myint en Tailandia, expuestas a abusos sexuales por parte de los clientes y que, a menudo, tienen que aguantarlos si no quieren perder su empleo”. No crea el lector o lectora que se trata de casos aislados... O que no suceden en la Argentina.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]