Menu
Facebook Twitter

“Inflación kirchnerista” en el gobierno de Cambiemos

Felizmente para sus intereses, el gobierno nacional no afronta compromisos electorales de manera inmediata, porque el dato final sobre la inflación 2017 atentaría contra uno de sus caballitos de batalla, es decir, la desaceleración en el crecimiento de los precios. Muy lejos de los parámetros del “país normal” que Cambiemos cree encarnar, la medición del INDEC rondó el 25 por ciento. “Inflación kirchnerista”, como aseveró entre bambalinas un funcionario del staff gobernante.

Al parecer, son días de desilusión y de pase de facturas al más alto nivel aunque, al momento de redactar estas líneas, el presidente continuara con su descanso un tanto extenso en Villa La Angostura. Según comentan periodistas que suelen merodear por despachos ministeriales, la mayoría de las miradas circunspectas se dirigen hacia Juan José Aranguren, ministro que mantiene considerable libertad en relación al Palacio de Hacienda y que, con su política de subas en las tarifas, impulsó la inflación.

Incluso, el titular de Energía soslayó con sus determinaciones las coyunturas electorales, por ejemplo, cuando impulsó alzas en julio último, que se evidenciaron en la inflación de agosto con las PASO ahí nomás. En el gobierno, suponen que enero será un mes tranquilo porque, precisamente, se evitó la aplicación de un nuevo incremento del 5 por ciento que Aranguren tenía en la manga.

Sus compañeros de Gabinete exigieron que el titular de Energía dejara de hacer rancho aparte y se sumara el equipo interministerial que posó para la foto el Día de los Inocentes último, cuando se dio a conocer el recálculo de la meta inflacionaria para 2018. Además, en voz baja, sus colegas protestan porque la política energética pareciera limitarse a la perpetua recomposición de las tarifas.

Claro que, si bien hizo méritos, Aranguren no es el único malo de la película. Federico Sturzenegger pareció que miraba otra propuesta cinematográfica cuando, en 2016, fijó las metas inflacionarias en el 17 por ciento para el año que acaba de irse. Por otro lado, en el “ala política” del gobierno, también se advierte que Nicolás Dujovne no actuó con energía a la hora de reducir el déficit fiscal. Es decir, más ajuste.

El cimbronazo es serio, si se tiene en cuenta que muchas de las medidas antipáticas que tomó el gobierno tenían como excusa última controlar la inflación. Pero la verdad es que, en los dos primeros años del gobierno de Cambiemos, ésta rondó el 65 por ciento. Hay que recordar que, en 2016, no hubo datos oficiales para todo el período, pero se estima que aquella suba se ubicó en el 40 por ciento.

Como contrapartida para el bienio, las recomposiciones salariales en promedio no llegaron al 60 por ciento; quiere decir que, por ahora, los sueldos vienen bastante detrás de los precios. A pesar del considerable revés, el gobierno supone que pasó el peor momento en materia de inflación y que está en condiciones de salir a defender una meta del 17 por ciento para 2018. Para que sea posible, durante el primer trimestre, no debería llegar al 5 por ciento cuando, para análisis privados, se ubicaría en el 6 por ciento.

Nación necesita que su 17 por ciento sea creíble en el muy corto plazo porque, en marzo, los sindicatos más importantes comenzarán a discutir en las negociaciones paritarias para 2018. El gobierno impulsa una recomposición del 15 por ciento para que, finalmente, cierre en el pretendido número mágico. Cuando trascurren mediados de enero, parece muy difícil que los gremios más poderosos acepten ese tope y, la verdad, tienen sobradas razones.

En consecuencia, a través del Ministerio de Trabajo se buscará dilatar todo lo que se pueda el inicio de las paritarias, para que los popes sindicales tengan tiempo de advertir que el gobierno pudo cumplir durante el primer trimestre con la desaceleración de los precios y esperanzarse con un mayor desinfle en el resto del año. La Casa Rosada necesita demostrar con hechos que el 17 por ciento de 2018 será posible y no una nueva meta a redefinir.

Pero las incongruencias siguen a la orden del día. En febrero, comenzarán a regir fuertes incrementos en el transporte público de Capital y Gran Buenos Aires, rubros que siempre inciden en el índice general de forma alcista. Nación apuesta a que el resto del país amortigüe el impacto y que, a fin de cuentas, febrero no supere el 1,5 por ciento. Marzo podrá ser tranquilo en materia de servicios públicos, pero el fin del período vacacional y el retorno a la actividad siempre provocan incrementos en los rubros librería, bebidas, textiles y alimentos. Como puedo advertirse, los campeones en la lucha con la inflación presentan varios flancos débiles pero es el conjunto del pueblo el que sufre los golpes.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]