Menu
denuncia-whp

Los coreanos del Norte tienen razón (en parte)

Al menos en parte, un militar norcoreano acertó al describir al actual presidente estadounidense: “Un diálogo sensato es imposible con un tipo así, que carece de raciocinio”. El problema es que su superior tampoco parece el estadista más mesurado del planeta… No hace mucho tiempo, ambos líderes protagonizaron una escalada discursiva que, al girar en torno a la utilización de armamentos nucleares, no tiene antecedentes. Ni siquiera durante la Crisis de los Misiles…

Corría 1962 cuando tuvo lugar el momento culminante de la Guerra Fría. En aquella oportunidad, Estados Unidos advirtió que, en Cuba, se habían desplegado misiles de alcance medio de origen soviético que, precisamente, tenían capacidad de llegar a territorio estadounidense. John Kennedy era el presidente norteamericano, Fidel Castro quien ejercía el poder en Cuba y Nikita Kruschev en la URSS.

Más allá de las inclinaciones ideológicas y de los juicios históricos, habrá que admitir que aquellos tres tuvieron una estatura de líderes que difícilmente podamos encontrar en Donald Trump o en Kim Jong-un. Inclusive, el último debe ser uno de los presidentes más jóvenes del planeta, ya que sólo cuenta con 34 años. No obstante, y a pesar de doblarlo en edad –tiene 71 años-, en ocasiones, es el mandamás estadounidense el que parece dejarse llevar por arrebatos juveniles.

El enfrentamiento hasta provocaría hilaridad si no estuviera en juego la vida de centenares de miles de personas. Si tenemos en cuenta que, desde 2001 hasta el presente, las fuerzas armadas estadounidenses tuvieron que ver con la muerte de millones de iraquíes, afganos, libios, sudaneses y sirios, hay que tomarse muy en serio su advertencia. Sus portavoces hablaron de “destrucción” si Corea del Norte sigue con su armamentismo.

En Pyongyang, no deben tener datos sobre la magnitud del arsenal atómico estadounidense porque lejos de amilanarse ante las bravatas de Trump, ventilaron que cuatro de sus misiles apuntan hacia Guam, una isla paradisíaca que, en la actualidad, recuesta su economía sobre la actividad turística. Es más, transcurre por estos días la temporada alta. Pero, más allá de esa faceta, varias bases militares estadounidenses la convierten en una posesión estratégica.

La verborragia del presidente estadounidense –quien como todos sabemos es muy afecto a Twitter- ya tuvo consecuencias en la evolución de los mercados financieros globales e, incluso, provocó una baja del dólar. Por su carácter de “fronterizo”, el circuito cambiario argentino no se dio por enterado… Trump no afronta una situación interna favorable y, en coincidencia con sus amenazas, se alzó un coro de analistas e inclusive funcionarios, que desaconsejaron elevar aún más el tono de la disputa retórica con los gobernantes coreanos.

Recordemos que, en primera instancia, el ocupante de la Casa Blanca prometió “fuego e ira” contra Corea del Norte, terminología que pareciera más propia de un alto dignatario del Estado Islámico que del presidente de “la primera democracia del mundo”. No satisfecho con su bravata apocalíptica, celebró la modernización del arsenal nuclear de su país que, según su parecer, “ahora es mucho más fuerte y más poderoso que nunca”.

Trump asumió a comienzos de este año; quiere decir que esa puesta a punto del poderío atómico estadounidense se concretó, al menos en parte, durante los mandatos de su predecesor. Quizá Barack Obama quede en la historia como una persona más razonable que su continuador, incluso recibió de manera muy discutible el Premio Nobel de la Paz. Pero, en términos concretos, desparramó guerras por donde pudo y no dejó de armar a su país.

“Espero que nunca tengamos que usar este poder”, quiso matizar el mandatario norteamericano, después de formular su advertencia sin precedentes. Pero no estamos frente a las arengas desaforadas de un hombre demasiado extrovertido: el secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo que las acciones norcoreanas llevarían “al fin de su régimen y a la destrucción de su pueblo”. ¿Estamos frente a un inminente genocidio?

Mattis es el jefe del Pentágono y anunció lo que todo el mundo sabe: en caso de escalada bélica, Pyongyang “perdería cualquier carrera armamentística o conflicto que se iniciara”. Fue al conocer tamaño derroche de cordura que el general coreano Kim Rak Gyom respondió: “un diálogo sensato es imposible con un tipo así que carece de raciocinio y, con él, sólo funciona la fuerza absoluta”.

Con alguna ingenuidad, Corea del Norte avisó que, a mediados del mes en curso, estará en condiciones de atacar Guam, si es que Kim Jong-un diera la orden. Cuando, un día antes, Trump compartiera sus tuits, estaba de vacaciones en Nueva Jersey, en un club de golf. Debería tomar las cosas un tanto más en serio. Así se lo pidieron desde China y Alemania aunque la preocupación sea de buena parte de la humanidad.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]