Menu
denuncia-whp

Incluir enfoques de género en las políticas agrícolas

Las mujeres que viven y trabajan en ámbitos rurales representan más de un tercio de la población mundial y el 43 por ciento de la mano de obra agrícola. Labran la tierra y plantan las semillas que alimentan a pueblos enteros. Además, garantizan la seguridad alimentaria de sus comunidades y ayudan a preparar a esas sociedades frente al cambio climático. Sin embargo, esa importancia no disfruta de un reconocimiento acorde. 

Señala ONU Mujeres que las campesinas sufren de manera desproporcionada los múltiples aspectos de la pobreza y pese a evidenciar tanta productividad y calidad de gestión como sus compañeros masculinos, no disponen de igual acceso a la tierra. De la misma manera, se les complica la obtención de créditos y materiales agrícolas, la llegada a mercados o a cadenas de productos de alto valor.

Las mujeres rurales –como se las denomina- tampoco disfrutan de un acceso equitativo a servicios públicos, como la educación y la asistencia sanitaria; ni a infraestructuras, como el agua y saneamiento. En términos mundiales, las barreras estructurales y las normas sociales discriminatorias insisten en limitar su poder en la participación política dentro de las sociedades pero también al interior de los hogares.

Generalmente, su labor es invisible y no remunerada, a pesar de que las tareas aumentan y se endurecen a raíz de la migración de los hombres. Con pocas excepciones, a escala mundial, todos los indicadores de género y desarrollo demuestran que las campesinas se encuentran en peores condiciones que los hombres del campo y que las mujeres urbanas. Con el agravante de que la situación tiende a empeorar.

En el recrudecimiento de la situación, influyen de manera determinante los efectos del cambio climático sobre los recursos naturales y productivos, que agravan las desigualdades de género existentes en las zonas rurales. De ahí que se conmemore hoy el Día Internacional de las Mujeres Rurales con el título: “Desafíos y oportunidades de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres y las niñas en la agricultura resiliente al cambio climático”.

Según las más recientes conclusiones, las mujeres tienen un gran potencial para abordar los problemas climáticos y responder a los desastres naturales. Tienden a tomar decisiones sobre el uso de los recursos y las inversiones, con las cuales priorizan el interés y el bienestar de sus hijos, familias y comunidades. Como actores económicos y políticos, pueden influir para que las instituciones presten más servicios públicos y mejoren la infraestructura social.

De acuerdo con algunas estimaciones, acortar la brecha de género en el acceso a la tierra y a otros medios productivos supondría un aumento del 20 por ciento de la producción agrícola en África. También permitiría que las campesinas incorporaran técnicas agrícolas resilientes al cambio climático, a la par de los hombres. Un enfoque igualitario tendría entonces un beneficio triple: igualdad de género, seguridad alimentaria y gestión del cambio climático.

Su generalización contribuiría de manera inestimable a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por todas las razones en cuestión, la conmemoración en 2017 del Día Internacional de las Mujeres Rurales se centra en priorizar su empoderamiento mediante distintas iniciativas, entre ellas, la incorporación del enfoque de género a las políticas agrícolas y el aumento de la tenencia de tierras en poder de las mujeres.

También, la mejora del acceso a la financiación de inversiones en bienes que contribuyan a la resiliencia frente al cambio climático y la ampliación de las oportunidades de participación en las cadenas de producción y distribución de productos de más valor, entre otras medidas. La conmemoración data de 2008, cuando la instituyó la Asamblea General de la ONU a través de una resolución que reconoce “la función y la contribución decisivas de la mujer rural, incluida la mujer indígena, en la promoción del desarrollo agrícola y rural, la mejora de la seguridad alimentaria y la erradicación de la pobreza rural”. El espíritu de la conmemoración impulsa a que los diversos gobiernos asignen mayor importancia al mejoramiento de la situación de las mujeres rurales en sus estrategias de desarrollo nacionales, regionales y mundiales.

Entre otras iniciativas, se impulsa la creación de un entorno propicio para mejorar la situación de las mujeres rurales, con atención sistemática a sus necesidades, prioridades y contribuciones. La intención es procurar su empoderamiento político y socioeconómico, además de apoyar su participación plena e igualitaria en la adopción de decisiones. Como metodología, se promueven las consultas con las mujeres rurales, en particular, las indígenas y las mujeres con discapacidad, además de su participación. Recomendaciones todas que son absolutamente válidas para las zonas aledañas a Bariloche y para el resto de la jurisdicción provincial, en particular la Región Sur y los diversos tramos del Valle del río Negro.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]