Menu
denuncia-whp

Enseñanzas que deja la capa de ozono

Se conmemoró este 16 de septiembre el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, frágil franja de gas que protege a la Tierra de los efectos nocivos de los rayos solares. Su existencia contribuye a preservar la vida en el planeta; sin embargo, la utilización de ciertos productos químicos durante años la dañaron de manera considerable. Así, la humanidad puso en peligro su propia existencia, al igual que la del resto de los seres vivos.

La reacción que suscitó puede asumirse como ejemplo ante la problemática general del calentamiento global porque un esfuerzo internacional conjunto permitió la eliminación y reducción del uso de las sustancias que agotaban la capa de ozono. La respuesta implicó una rápida acción cuyos resultados significan protección, tanto para la generación actual como para las venideras.

Los esfuerzos de la comunidad internacional redundan en beneficios para la salud humana y de los ecosistemas, porque se reduce la radiación ultravioleta que llega a la Tierra desde el Sol. De esa manera, se pone bajo cuidado a todas las formas de vida. Las acciones que debían asumir los países y sus ciudadanos para enfrentar la amenaza tomaron cuerpo en el Protocolo de Montreal, del cual se cumple su 30º aniversario.

En el marco de las conmemoraciones, la Secretaría del Ozono lanzó el jueves la campaña #héroesporelozono (sic) con el objetivo de resaltar los principales logros del Protocolo que se firmó en la ciudad canadiense para proteger la capa de ozono y también el clima. La iniciativa tiene como finalidad contribuir a su reconocimiento público y generar un mayor nivel de apoyo, ahora que se asumió el nuevo mandato de eliminar los hidrofluorocarbonos que calientan el clima, según la Enmienda de Kigali, que se adoptó en 2016.

En términos científicos, el ozono es una forma especial de oxígeno que se representa con la fórmula química O3. El oxígeno que respiramos y que es tan vital para la vida en la Tierra es O2. El primero de los gases constituye una parte muy pequeña de la atmósfera, pero su presencia es vital para la existencia humana y su bienestar. La mayoría del ozono se encuentra en la zona superior de la atmósfera, en una franja que oscila entre los 10 y los 40 kilómetros sobre la superficie terrestre. Se trata de la estratosfera, que contiene aproximadamente el 90 por ciento de todo el ozono.

Este gas absorbe parte de la radiación ultravioleta del Sol, que biológicamente es dañina. A raíz de esta función benéfica, se considera “bueno” al ozono estratosférico. Como contrapartida, el exceso de ozono que se concentra en la superficie de la Tierra a partir de los contaminantes se considera nocivo, ya que puede ser perjudicial para los humanos, plantas y animales. Sin embargo, el que se produce naturalmente cerca de la superficie y en la baja atmósfera es también beneficioso, porque ayuda a eliminar los contaminantes de la atmósfera.

Quienes no somos científicos comenzamos a saber del ozono después de la publicación de un artículo del Servicio Antártico Británico, en mayo de 1985. La investigación se detenía en su agotamiento sobre la Antártida, lo que comenzó a denominarse “el agujero de ozono”. Se atribuye la acuñación de la frase al ganador del Premio Nobel, Sherwood Rowland. Con el tiempo, la imagen satelital de ese hoyo se convirtió en símbolo mundial de la amenaza ambiental que se padecía.

El impacto fue tan importante que el Protocolo de Montreal logró concitar gran apoyo público. En la actualidad, el trabajo de los científicos e investigadores del medio ambiente atmosférico desempeña un papel primordial a la hora de informar sobre la formulación de políticas que se instrumentan en el marco del acuerdo internacional. Las imágenes y los boletines científicos sobre el agotamiento del ozono son herramientas útiles de comunicación para el público sobre los progresos que se realizaron y los retos que aún quedan.

Meses atrás, llegaron noticias auspiciosas desde la Antártida Argentina: según mediciones que se hicieron en la base Marambio, la capa de ozono se recupera. Sobre aquellos confines, puede encontrarse una de las atmósferas más puras del planeta. Las mediciones por parte de equipos científicos nacionales comenzaron en 1989 y la que se obtuvo en enero de 2017 fue la más auspiciosa del período.

Entre otras consecuencias peligrosas, la disminución de la capa de ozono incrementa los restos de contraer cáncer de piel, además de dañar el fitoplancton marino. El Protocolo de Montreal prohibió progresivamente el uso y fabricación de los aerosoles refrigerantes, es decir, los clorofluorocarbonos (CFC). Las estimaciones calculan que, para 2050, el ozono debería estar en los valores previos al uso del CFC. Ejemplo que ratifica que frenar el cambio climático, es posible.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]