Menu
denuncia-whp

¿Seguirá la cotización “preelectoral” del dólar?

En la semana que antecedió a la celebración de las PASO, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) tuvo que salir a vender dólares todas las jornadas, por un valor total de 1.409 millones, es decir, 311 millones de la divisa estadounidense. La consigna de la entidad en sintonía con el gobierno nacional fue mantener esa cotización “preelectoral”, para evitar mayores incidencias adversas al oficialismo.

También durante la semana que pasó, trascendió que en términos generales, los supermercados habían dispuesto un incremento promedio del 5 por ciento en sus precios, para acompañar la suba que pudo constatarse en el último mes y medio. Es la conducta habitual que siguen los formadores en la Argentina: acomodan al alza cuando el dólar sube pero nunca bajan cuando el billete verde se deprecia frente el peso.

En la apertura de hoy, la moneda estadounidense abrirá a 18,01 pesos en los bancos y en las casas de cambio de la City porteña, cotización que acostumbra a estar por encima en Bariloche. Ese valor se alcanzó ante la incertidumbre que se instaló en la plaza cambiaria en relación a los resultados que podrían darse en la víspera en términos nacionales. Durante toda la semana que pasó la demanda fue significativa.

El viernes pasado, la autoridad monetaria tuvo que vender 235 millones de dólares para satisfacer los requerimientos de bancos, empresas e inversores. Nada nuevo bajo el Sol: ante situaciones de imprevisibilidad política, suele ocurrir que los grandes jugadores del mercado, se cubran en moneda extranjera. Las dudas que había sobre la suerte de la provincia de Buenos Aires alimentaron la tendencia.

Habrá que ver cómo se comporta el BCRA ante el escenario que se dibujó después de la apertura de las urnas. Recordemos que la entidad monetaria debería funcionar con autonomía en relación al Poder Ejecutivo y que su meta es la contención de la inflación. En ese sentido, el oficialismo había llegado a los comicios más tranquilo porque según el INDEC, en julio se ubicó en el 1,7 por ciento, bastante por debajo del 2,1 o 2,2 por ciento que habían augurado estimaciones privadas.

Al menos el mes pasado, no se produjo el fenómeno que los especialistas denominan “pass through”, es decir, la repercusión en los precios del incremento cambiario. Es que aquella determinación que adoptaron los grandes formados de precios recién se produjo en la segunda semana de agosto. Resta apreciar si irá a notarse de manera significativa cuando se dé a conocer el índice del mes en curso.

La acumulación anual indica que en los primeros siete meses, la inflación redondeó el 13,9 por ciento. En el oficialismo todavía aguardan que la cifra final ronde el 20 por ciento, por encima de las previsiones originales pero bastante por debajo del 25 por ciento que podía augurarse después del desempeño del primer trimestre de 2017. Como pudo verse en la propaganda electoral reciente, la domesticación de la inflación aparece en el centro del discurso gubernamental.

Llamará la atención constatar que la medida que incidió sobre todo en el alza de los precios, fue la decisión de poner en práctica otra recomposición en los combustibles, antes que la evolución de la divisa estadounidense. Al menos, así leyó las respectivas incidencias el INDEC. Según el propio Ministerio de Hacienda, el incremento del 5 por ciento en el precio de los combustibles, aportó no menos del 1 por ciento al indicador general.

Dicen quienes están cerca del gobierno nacional, que los candidatos de Cambiemos que compulsaron en la víspera, elevaron sus protestas a mediados del mes pasado, porque era evidente que no era el mejor momento para poner en práctica esa corrección, máxime cuando se sabía que el nuevo índice cobraría estado público cuatro días antes de la votación. Pero el “ala económica” del gobierno no reparó en esos cuestionamientos.

Con el trámite de las PASO atrás, ahora el gobierno aguarda que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de agosto tampoco supere el 2 por ciento. Pero ahora sí, será difícil que la evolución no refleje los acontecimientos que tengan que ver con el dólar. Según el organismo nacional, la variación en julio para la Patagonia se ubicó en el 1,5 por ciento, es decir, por debajo de la media nacional.

Entre los rubros que más subieron se anotó Recreación y Cultura, que comprende al turismo. En este caso, el alza fue del 3,6 por ciento. En tanto, en Restaurantes y Hoteles, el aumento fue del 2,6 por ciento. Dos de las actividades que más caracterizan a Bariloche, bastante por encima de la media. Mantener a raya la inflación sin afectar la incipiente recuperación económica aparece como el desafío central de las autoridades, con el dólar como problema que requiere atención.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]