Menu
denuncia-whp

Los derechos humanos son límite a la diversidad cultural

El nuevo secretario general de la ONU ratificó que “la mutilación genital femenina priva a las mujeres y las niñas de su dignidad, pone en peligro su salud y causa dolores y sufrimientos innecesarios, con consecuencias que perduran a lo largo de toda la vida e incluso pueden resultar fatales. El desarrollo sostenible requiere que todas las mujeres y niñas disfruten plenamente de sus derechos humanos”.


Señaló António Guterres que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible promete poner fin a esta práctica para 2030. Entonces, exhortó a que hoy -Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Femenina- se aproveche el “impulso positivo” y el compromiso “a intensificar la acción mundial contra esta atroz violación de los derechos humanos, por el bien de todas las mujeres y niñas afectadas, sus comunidades y nuestro futuro común”.

La entidad internacional expresó que la mutilación genital femenina (MGF) comprende todos los procedimientos consistentes en alterar o dañar los órganos genitales femeninos por razones que nada tienen que ver con decisiones médicas. Se reconoce internacionalmente como una violación de los derechos humanos de las mujeres y niñas. Desde ya, refleja una desigualdad entre los sexos muy arraigada y constituye una forma extrema de discriminación.

En efecto, la práctica viola sus derechos a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a no ser sometidas a torturas y tratos crueles, inhumanos o degradantes. También el derecho a la vida en los casos en que el procedimiento acaba por producir la muerte de las afectadas. Para que se abandone su ejercicio, es necesario realizar esfuerzos sistemáticos y coordinados que involucren a comunidades enteras, se enfoquen en los derechos humanos y en la igualdad de género.

Tales esfuerzos deben hacer hincapié en el diálogo social y en el empoderamiento de las comunidades locales para actuar colectivamente. También deben atenderse las necesidades de la salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas que sufren sus consecuencias. En particular, tanto el Fondo de Naciones Unidas para la Población (UNFPA) como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), lideran el mayor programa a escala mundial a favor de la lucha contra la mutilación genital femenina.

El programa se centra actualmente en 17 países de África pero también es compatible con las iniciativas regionales y globales. El tema para la versión 2017 de la jornada es “Construir un puente sólido e interactivo entre África y el mundo para acelerar la erradicación de la mutilación genital femenina antes del 2030”. El UNFPA colabora con gobiernos, socios y otras agencias de la ONU para hacer frente a varios de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible, sobre todo los que refieren a la salud, educación e igualdad de género.

Si bien esta práctica está concentrada en África, a escala global se calcula que existen aproximadamente 200 millones de niñas y mujeres mutiladas. Lejos de estar frente a una situación en declive significativo, se piensa que en la actualidad, cada año se mutilan los genitales a tres millones de niñas. En esta columna somos generalmente respetuosos de la diversidad cultural y las tradiciones, pero el límite está en el respeto a los derechos humanos.

Según la ONU, 44 millones de niñas menores de 14 años sufrieron la ablación, principalmente en Gambia (56 por ciento), Mauritania (54 por ciento) e Indonesia, donde alrededor de la mitad de las niñas de 11 años padecieron la tortura. Sin embargo, los países con prevalencia más alta entre mujeres y niñas de entre 15 y 49 años son Somalia (58 por ciento), Guinea (97 por ciento) y Yibuti (93 por ciento).

Si la tendencia actual continúa, para 2030 aproximadamente 86 millones de niñas en el planeta sufrirán algún tipo de mutilación genital. En general, se practica entre la infancia y la adolescencia de las víctimas. Es causa de hemorragias graves y otros problemas de salud tales como quistes, infecciones e infertilidad, así como complicaciones en el parto y un mayor riesgo de muerte entre los recién nacidos.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible que se acordaron en 2015 incluyen la erradicación de la mutilación genital femenina antes de 2030 en el Objetivo 5, que se dedica a la igualdad de género. En particular, la Meta 5.3 habla de eliminar todas las prácticas nocivas, como el matrimonio infantil, precoz y forzado, al igual que la mutilación genital femenina. No es propicio el momento en la Argentina para cargar las tintas contra la migración, pero la significativa llegada de africanos y africanas -si bien de otros países- exige prestar atención a la problemática.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]