Menu
denuncia-whp

Avanzar hacia la seguridad y la salud en el trabajo

Todos los años precede a la celebración del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo una campaña internacional cuyo objetivo es promover el trabajo seguro, saludable y decente. La jornada en cuestión se conmemora cada 28 de abril, es decir, mañana. Con su excusa, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) impulsa acciones con el fin de promover la prevención de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales a escala mundial.

Se trata de una campaña de sensibilización cuyo objetivo es centrar la atención sobre las nuevas tendencias en el ámbito de la seguridad y la salud en el trabajo, pero también sobre la magnitud de las lesiones, enfermedades y muertes que se relacionan con la actividad laboral. Además, el movimiento sindical mundial celebra el 28 de abril la Jornada Internacional de Conmemoración de los Trabajadores Fallecidos y Lesionados. Su objetivo es honrar la memoria de las víctimas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Habitualmente, se organizan movilizaciones y campañas en varios países.

Por otro lado, la conmemoración que tendrá lugar mañana forma parte de la Estrategia global en materia de seguridad y salud en el trabajo que impulsa la OIT. Ésta promueve el fomento de una cultura de la prevención en todas las partes implicadas. En muchos países, las autoridades nacionales, los sindicatos y los profesionales del sector de seguridad y salud, organizan diversas actividades.

La práctica se desarrolla desde 2003 y por su parte, la OIT hace hincapié en la prevención de los accidentes y las enfermedades en el lugar de trabajo. Cumple su tarea con las características tradicionales que fortalecen su acción: el tripartismo y el diálogo social. Según su criterio, la conmemoración es una herramienta importante para sensibilizar a la población sobre cómo hacer que el trabajo sea seguro y saludable. También procura llamar la atención sobre la necesidad de darle un mayor peso político a la problemática.

Describe la OIT en materia de riesgos emergentes en el trabajo, que éstos pueden derivar de la innovación técnica o bien, del cambio social u organizativo. A la hora de ejemplificar, la entidad de la ONU menciona a las nuevas tecnologías y procesos de producción, entre ellos, la nanotecnología o la biotecnología. También puntualiza a las nuevas condiciones de trabajo, por ejemplo, mayores cargas, intensificación a raíz de los recortes en los planteles, malas condiciones asociadas con la migración o desempeños en la economía informal. Además, entrañan riesgos ciertas nuevas formas de empleo, como el independiente, la subcontratación o los contratos temporales.

Los riesgos en cuestión podrían arribar a un reconocimiento más amplio a través de una mejor comprensión científica. En ese sentido, la OIT ejemplificó con los efectos de los riesgos ergonómicos en los trastornos del sistema osteomuscular. Además, puso de relieve la influencia que pueden adquirir los factores psicosociales en el estrés que se relaciona con el trabajo. En 2013, el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo se centra en la prevención de las enfermedades profesionales. La ausencia de una prevención adecuada en la materia tiene profundos efectos negativos, no sólo en los trabajadores y sus familias, sino también en la sociedad en su conjunto. Es que se requiere de un costo enorme para afrontar las consecuencias, sobre todo por la pérdida de productividad y la sobrecarga de los sistemas de seguridad social.

Desde ya, la prevención es más eficaz y menos costosa que el tratamiento y la rehabilitación. En ese sentido, todos los países pueden tomar medidas concretas para mejorar su capacidad en la prevención de las enfermedades profesionales y relacionadas con el trabajo. A nivel mundial, éstas son las principales causas de las muertes que tienen que ver con el trabajo. Según estimaciones de la OIT, se producen poco menos de dos millones quinientos mil accidentes de trabajo mortales cada año, pero en términos concretos sólo 320 mil son efectivamente accidentes. Un poco más de dos millones de las muertas se originan en diversos tipos de enfermedades que tienen que ver con el trabajo. En términos diarios, se habla de 5.500 muertes. Un déficit inaceptable.

Desde una perspectiva estrictamente económica, se calcula que el costo de la adversidad es enorme: las malas prácticas de seguridad y salud se estiman en un 4 por ciento del PBI global cada año. Si bien en los últimos tiempos se avanzó mucho en la manera de abordar los retos que plantean las enfermedades profesionales, la OIT expresa que existe la necesidad apremiante de fortalecer la capacidad para su prevención en el marco de los sistemas nacionales de seguridad y salud en el trabajo. Con el esfuerzo conjunto de los gobiernos, las organizaciones de empleadores y los sindicatos de trabajadores, la pelea contra la pandemia tendrá que ocupar un lugar destacado en los nuevos programas mundiales y nacionales de seguridad y salud.

Cada año, el Programa de la OIT sobre Seguridad y Salud en el Trabajo y Medio Ambiente elabora un informe que sirve para situar en contexto al asunto. Durante el año en curso, se hace un llamado a los gobiernos, los empleadores y los trabajadores, junto con sus respectivas organizaciones, para que colaboren en el desarrollo y la implementación de políticas y estrategias nacionales, cuyo cometido sea prevenir las enfermedades profesionales.

Desde ya, las condiciones de seguridad y salud en el trabajo difieren enormemente entre países, sectores económicos y grupos sociales. Los países eternamente en vías de desarrollo pagan un precio especialmente alto en muertes y lesiones porque un gran número de trabajadores se emplea en actividades peligrosas como la agricultura, la pesca y la minería. En todo el mundo, los pobres y los menos protegidos - mujeres, niños y migrantes- son los más afectados. La Argentina no es la excepción.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]