Menu
denuncia-whp

El tabaco es mortífero bajo cualquier disfraz

Para la edición 2013 del Día Mundial sin Tabaco –que se conmemoró en la víspera- la Organización Panamericana de la Salud (OPS) puso de relieve la importancia del deporte “libre de las formas de tabaco”. Es que la entidad internacional quiso advertir con su prédica que fumar “es mortífero bajo cualquier disfraz”.

En ese sentido, su dirección emitió un mensaje que no permite claroscuros: “las empresas tabacaleras han venido engañando a los fumadores durante 30 años al promocionar productos de bajo contenido de alquitrán y suaves”.

Según ironizó Mirta Roses, máxima directiva de la OPS, los productos en cuestión “son cualquier cosa menos suaves si se consideran sus efectos perjudiciales sobre la salud”. Enfatizó que “estos productos son suaves sólo de nombre, pues producen las mismas cantidades de alquitrán y otras sustancias cancerígenas para los fumadores que otros tipos de cigarrillos”.

En consecuencia formuló una exhortación que no permite ambivalencias. “Usted puede mejorar enormemente su salud dejando de fumar, sin importar por cuánto tiempo ha fumado. En cambio, si se cambia a fumar cigarrillos suaves, su dinero seguirá yendo a parar a los bolsillos de las empresas tabacaleras, sin mejoría alguna en su salud”.

Precisamente, el lema “Tabaco: mortífero bajo cualquier disfraz” resalta que todos los productos de tabaco plantean riesgos importantes para la salud de los consumidores.
En ese sentido, los gobiernos deberían reglamentar todos los productos que derivan del tabaco, no solo los cigarrillos industrializados. En la coyuntura actual, la meta principal de la OPS es desenmascarar el engaño de los denominados “cigarrillos suaves” y “de bajo contenido de alquitrán”, que las empresas tabacaleras introdujeron en 70. Documentos y estudios de la propia industria demuestran que los fumadores creen que los cigarrillos suaves son menos dañinos que los otros y que muchos de ellos, habrían tratado de dejar el hábito si no hubieran contado con la falsa alternativa de los cigarrillos suaves.

No obstante, ya está suficientemente establecido que los cigarrillos suaves no difieren de los regulares en cuanto a su contenido, ni en la magnitud de los riesgos que representan para la salud de los fumadores. Es que las concentraciones de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono que aparecen impresas en los paquetes se determinan mediante un sistema de prueba defectuoso que utiliza una máquina que no modifica el patrón de fumado según el cigarrillo.

En realidad, las concentraciones inferiores de alquitrán y nicotina se consiguen mediante el diseño del filtro y no mediante una diferencia en el contenido. Sin embargo, los fumadores consumen los cigarrillos suaves de modo diferente para extraer más nicotina, modalidad que anula el efecto del filtro. “Los fumadores no fuman como las máquinas. Cuando el filtro hace más difícil que el fumador extraiga la nicotina que su organismo necesita, éste toma más bocanadas, inhala más profundamente y consume más el cigarrillo”, explicó la directora de la OPS.

El sistema de prueba es tan defectuoso que tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la OPS recomiendan su eliminación. La segunda insta a los gobiernos a que reduzcan aún más el engaño de los cigarrillos “suaves” prohibiendo la terminología engañosa y el uso de ciertos colores en los envases y la publicidad. Además, la medida es un requisito del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, un tratado internacional que entró en vigor en febrero de 2005 y que ratificaron 128 países.

En otro orden pero siempre dentro de la misma problemática, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo, una de cada siete muertes que se relacionen con el ámbito laboral, se debe a la exposición ante el humo de tabaco ajeno. Para los estudiosos de la problemática, los sectores más afectados son el gastronómico y el entretenimiento. En los últimos años la protección legislativa contra el humo de tabaco ajeno avanzó de manera significativa pero todavía existen asignaturas pendientes.

Para los especialistas, trabajar en ambientes con humo de tabaco en altas cantidades, tales como bares, bingos o discotecas, equivale a fumar 10 cigarrillos por día. Los estudios indican que los trabajadores que se exponen a ese humo tienen hasta un 40 por ciento más de posibilidades de sufrir un infarto de miocardio, en relación con aquellos que desarrollan su labor en un ambiente libre de humo.

Los avances que se registran tienen alcance global. En 2000, sólo cinco países contaban con leyes eficaces para el control del humo de tabaco ajeno. Nueve años después, la cifra había aumentado a 33. También se incluyen en la lista aquellas jurisdicciones que cuentan con normativa de alcance municipal o provincial. No obstante, todavía más de nueve de cada 10 trabajadores en el mundo carecen de protección jurídica contra el humo de segunda mano.

Los relevamientos nacionales indican que cada año se producen seis mil muertes a raíz del humo de tabaco ajeno. La proporción deja en claro que estamos ante una problemática de salud pública. No está de más recordar que según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, que realiza el Ministerio de Salud de la Nación, cerca del 33 por ciento de la población argentina fuma. Esa proporción indica que la Argentina es uno de los países de mayor consumo de tabaco en la región. En consecuencia, la exposición al humo de tabaco ajeno es elevada. Por eso cobra relevancia la prédica de la OPS y demás entidades: el tabaco es mortífero bajo cualquier disfraz.

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]