Menu
Facebook Twitter

¡Ser de Boca o River no me hace barrabrava!

Me preguntaba el otro día si ser de Boca o de River me hace un barrabrava, y claramente con estos clubes u otros, la respuesta categórica es ¡no!

Cuando se producen desmanes en las canchas o fuera de ellas, somos criticados si pertenecemos a una parcialidad u otra. Las noticias dicen: “Los simpatizantes de Boca rompieron locales, robaron, generaron disturbios…”. Otro falso mensaje porque, en todos estos hechos, si se los cuantifica, son una gran minoría quienes usan las violencia y, de paso, también aprietan jugadores y técnicos, o trafican estupefacientes, o son usados como fuerzas de choque de algún político o agrupación gremial. La mayor parte de la hinchada quiere ver jugar cada vez mejor a su equipo, llenar las canchas, pagar su cuota societaria. Esos conforman el 99% del alma de un club.

En política sucede algo muy similar. El radical, el peronista, el socialista, el kirchnerista, el comunista, del Partido Obrero, o de cualquier otro partido, no puede ser ligado arbitrariamente a la corrupción o malos actos de gobierno de su partido. Nadie vota a quien sabe que lo va a terminar defraudando. Lo hace igual que con su equipo de futbol, lo apoya porque ese es su sentir, y porque cree en sus dirigentes.

Si un dirigente de cualquier partido comete actos de corrupción no hace de su votante un corrupto, pero hoy está muy de moda provocar este tipo de imágenes sociales: si sos K, te robaste todo o apoyaste el robo de todo. Si sos macrista, estás de acuerdo con que se joda a 6 millones de jubilados o que se endeude el país hasta más no poder o que se siga con este festival de las Lebacs, o que se le saquen impuestos a la minería y el campo, o se les saque impuestos al champagne y autos suntuarios, y se aumente a las cervezas y tarifas. Esto es, desde ya, una gran mentira, porque la mayor parte que votó a Cambiemos los votó entendiendo que cumplirían con sus promesas de campaña, que serían mejores que los que se fueron. De la misma manera, con quienes votan al kirchnerismo, peronismo, Partido Obrero, radicales, etc.

Pero, ¿qué busca este mensaje de querer involucrar al votante con las acciones de los líderes o funcionarios de su partido?

Creo que busca seguir aumentando la grieta, porque desde esa grieta, se puede dividir en lugar de unir a los argentinos. Mi vecino, con el que charlábamos, cada día está más lejos y ya no es mi vecino: es un K o votó a Macri o votó a mongo flores...

Mi reflexión es que no caigamos es la trampa de pelearnos entre nosotros, porque eso ayuda a quien siempre saca ventajas de estas divisiones.

Pediría a las fuerzas de seguridad que se fijen qué hicieron en Honduras su pares, cuando se negaron a reprimir al pueblo, porque en esta nación somos 40 millones de habitantes, y las barras bravas del poder y la política no deben llegar al 5% de esta población, pero agitan las aguas y ponen leña al fuego para que evitemos ver qué puntos tenemos en común, que yo creo son muchos...

Mi deseo es que, en 2018, bajemos un cambio el odio que nos inyectan cada día. Ese odio que jode más al envase que lo contiene que el lugar donde se vierte; y no importa si voté a este o al otro, si hace algo que me jode, no lo puedo defender. Menos aún, caer en la trampa de que, si lo critico, quiere decir que me pasé de cuadro. Si Boca o River juegan mal, por pedir un cambio, no dejo de ser de Boca o de River. Decía el Gral. San Martín que hace más ruido un hombre gritando que 100.000 callados. La clave para lograr el cambio es unirse. Y unirse significa gritar todos juntos.

Jorge L Fernández Avello
DNI: 12.862.056

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]