Menu
Facebook Twitter

Hacia un mundo sin contaminación

Un mundo sin contaminación. Un mundo sin contaminación.

Nuestra historia económica e industrial ha estado llena de avances científicos y descubrimientos tecnológicos que han producido éxitos económicos y múltiples beneficios sociales. Sin embargo, estos pasos positivos han estado acompañados de niveles crecientes de contaminación y de costos para la salud, la productividad humana, los ecosistemas y la economía.

Por Prof. Norberto Ovando* y Gpque. Adalberto D. Álvarez**

Los países se comprometieron a poner fin a la contaminación del aire, de la tierra y del agua, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de miles de millones de personas a nivel mundial. El compromiso se hizo en la clausura de la Asamblea de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, celebrada recientemente en Nairobi, en Kenia.

"Hoy ponemos la lucha contra la contaminación en la cima de la agenda política global", dijo Erik Solheim, director ejecutivo de la ONU Medio Ambiente. "Tenemos una larga lucha frente a nosotros, pero la cumbre mostró que hay un apetito real por cambios positivos y significativos".

Si todas las promesas hechas durante la cumbre son atendidas, 1.49 mil millones de personas más respirarán aire puro, 480 mil kilómetros (o cerca del 30%) de las costas marinas estarán más limpias y 18.600 millones de dólares serán invertidos en investigación, desarrollo y programas innovadores para ir reduciendo drásticamente y acabar con la contaminación.

Por primera vez en la historia de la ONU

"Con las promesas hechas aquí, estamos enviando un poderoso mensaje de que vamos a escuchar a los científicos, debemos cambiar la forma en que consumimos y producimos, y enfrentaremos la contaminación mundial en todas sus formas", afirmó Edgar Gutiérrez, ministro de Medio Ambiente y Energía de Costa Rica y presidente de la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente de 2017.

Por primera vez en una Asamblea Ambiental de la ONU, los ministros de Medio Ambiente emitieron una declaración. El documento afirma que “las naciones honrarán esfuerzos para prevenir, mitigar y gestionar la contaminación del aire, la tierra y el suelo, el agua dulce y los océanos, que perjudica nuestra salud, la de la sociedad, los ecosistemas, las economías y la seguridad”.

La declaración final elaborada por los ministros prevé aumentar la investigación y el desarrollo dirigidos a combatir la contaminación a través de acciones personalizadas, movilizando a las sociedades hacia estilos de vida sostenibles basados en una economía circular, promoviendo incentivos fiscales para transformar mercados e impulsar cambios positivos, fortaleciendo y aplicando leyes sobre la contaminación, y mucho más.

La Asamblea también aprobó 13 resoluciones no vinculantes y tres decisiones. Entre ellas, hubo iniciativas para lidiar con la basura marina y microplásticos, prevenir y reducir la contaminación del aire, eliminar el envenenamiento proveniente del plomo de pinturas y baterías, proteger los ecosistemas acuáticos de la contaminación y tratar y gestionar la contaminación del suelo.

"Hoy ponemos la lucha contra la contaminación en la cima de la agenda política global", dijo Erik Solheim, director ejecutivo de la ONU Medio Ambiente. "Tenemos una larga lucha frente a nosotros, pero la cumbre mostró que hay una necesidad real por cambios positivos y significativos".
La ONU dice que la contaminación del aire mata más que el SIDA y la malaria juntas. Según la OMS, la energía limpia podría reducir a la mitad la mortalidad.

Además, Chile, Omán, Sudáfrica y Sri Lanka se unieron a la campaña #MaresLimpios durante la cumbre de Nairobi, con Sri Lanka prometiendo implementar una prohibición de productos plásticos de un solo uso a partir del 1º de enero de 2018, separación y reciclaje de residuos y definir el objetivo de liberar el océano y las costas de la contaminación hasta 2030. Actualmente, 39 países forman parte de la campaña.

Se calcula que 8 millones de toneladas de plásticos desechables (vasos, bolsas, sorbetes, botellas y microesferas provenientes de los productos cosméticos) son arrojadas al mar cada año, lo que equivaldría a un camión de basura por minuto.

En general, la degradación ambiental causa una de cada cuatro muertes en el mundo, cerca de 12,6 millones de personas al año, así como la destrucción generalizada de los ecosistemas clave. Y la contaminación del aire es el mayor asesino ambiental, responsable de la muerte de 6,5 millones cada año.

La exposición al plomo utilizado en las pinturas causa daños cerebrales a 600 mil niños anualmente. Nuestros mares ya contienen 500 "zonas muertas" con una cantidad insuficiente de oxígeno para soportar la vida marina. Más del 80% de las aguas residuales del mundo son liberadas en el medio ambiente sin tratamiento, envenenando los campos donde cultivamos nuestros alimentos y los lagos y ríos que suministran agua potable.

Conclusión

La óptima calidad de vida exige que el equilibrio de la naturaleza no sea modificado y el hombre, debe aprender que el ambiente no es algo que pueda manejar según su voluntad, sino que él debe reintegrarse al lugar que abandonó hace tiempo, para tener una vida mejor. Tenemos derecho a vivir en un ambiente limpio. (Fuente: ONU/AAPN)

* Presidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales
Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas de la IUCN

**Vicepresidente / Asociación Amigos de los Parques Nacionales
Experto Comisión Mundial de Educación y Comunicación de la IUCN

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]