Menu
denuncia-whp

El accidente que se debatió un año antes de que ocurriera

Así quedó la camioneta luego del impacto con el Dodge 1500. Así quedó la camioneta luego del impacto con el Dodge 1500.

¿Es posible debatir un accidente antes de que este ocurra? Este pasado invierno el Sr. Intendente de la localidad de Maquinchao falleció en un accidente de tránsito cuando la camioneta en la que él viajaba embistió por alcance a un automóvil sobre la RN Nº 23.

Tal vez esto pueda parecerle fantástico al lector, pero este accidente se debatió aproximadamente un año antes que ocurriera.

Esto nos lleva a pensar si es que es posible pronosticar accidentes.

La respuesta a esta pregunta es… “sí”, a veces, sí se puede pronosticar.

Hay dos formas de hacerlo; una es por predicción, la otra es por deducción. La primera supone esa rara habilidad que tienen algunas personas de poder predecir accidentes puntuales. No es este el caso que nos atañe.

La segunda implica que por mera deducción podemos pronosticar el “cómo”, mas siempre nos queda la duda respecto del “cuándo”, el “dónde”, y el “con quién”. Este es el caso puntual del accidente del Sr. Intendente cuyo tipo de colisión fue debatido en BUE hacia 2016.

La señal que disparó el alerta de accidente fue la creciente moda de coches “negros”. Mi preocupación al respecto era que, si un auto de este color sufriera un accidente nocturno a consecuencia del cual quedara atravesado en la calzada y sin luces, este sería casi imposible de ser visualizado por los conductores consecuentes, con lo cual la colisión sería inevitable. El mismo caso se aplica si un auto “X” sufriera un fallo eléctrico total que lo dejara sin luces y parado en el camino.

Este riesgo se agrava en el caso de los coches negros cuya pintura no es brillante sino mate, ya que estos no reflejan nada de luz, cual si de un camuflaje nocturno se tratare. El Cactus negro es un ejemplo parcial de este riesgo.

En este caso, la camioneta oficial, desplazándose a exceso de velocidad colisionó por alcance a un Dodge 1500 negro al que no visualizaron sobre la “negra” calzada en medio de la “negra” noche.

Este punto, el de los vehículos de colores no muy visibles en la ruta fue uno de los factores que dio origen al Protocolo Turístico RN-T-1 de “Cicloturismo”, uno de cuyos capítulos refiere específicamente a la implementación del uso de las “libreas de seguridad”.

Las libreas de seguridad son de mucha ayuda para aumentar la visualización dinámica de cualquier vehículo, aún en condiciones de mala visibilidad.

Si el Dodge 1500 que fue colisionado por la camioneta oficial en la RN Nº 23 hubiere estado pintado con su color original, seguramente habría sido visualizado con mayor antelación, lo cual quizá, y digo quizá, el accidente podría haberse evitado.

Digo “quizá”, porque este no es un accidente de causa simple, sino que de acuerdo a ciertas teorías de arquitectura de los accidentes, este es del tipo concatenado en serie, en donde el exceso de velocidad de la chata oficial es la causa causal, y la invisibilidad del Dodge la causa consecuente.

Curiosamente, los Dodge 1500, cuando se introdujeron en Argentina, venían pintados con colores de seguridad. Los colores con que se ofrecían eran el celeste, amarillo, anaranjado, rojo, verde intenso, verde claro y, por supuesto, el famoso y ostentoso verde pistacho.

El gris era casi inexistente, y doy fe de que no existían 1500 blancos ni negros.

El que fue colisionado en la RN Nº 23 fue repintado siguiendo una peligrosa tendencia de moda. Evidentemente fue una muy mala idea.

Héctor Cassano

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]