Menu
denuncia-whp

En nombre de la paz

Guillermo Whpei. Guillermo Whpei.

Cada 21 de septiembre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Paz y es una oportunidad para preguntarnos por la paz.

La paz es una forma de pensar, de relacionarse con el prójimo, es un anhelo, un propósito, algo a lo que todos tenemos derecho y que es indispensable para el desarrollo humano.

Todavía vibramos por aquel “Voy por la Paz” de junio pasado. Todavía resuena ese interminable aplauso por la paz, que desde el Monumento a la Bandera dio la vuelta al mundo. Aquel encuentro fue una celebración de la vida, con música y conciencia. Reunió durante tres días a cinco premios Nobel de la Paz, paneles de debate, prestigiosos músicos y artistas, miles de personas. Logramos que Rosario sea sinónimo de paz y no de violencia.

En el siglo pasado la paz se definía como la ausencia de guerra. Nuestra convicción es que hoy, significa mucho más que eso. Si al salir a la calle nos sentimos inseguros, la paz está bajo amenaza. Si hay niños revolviendo la basura para buscar algo que comer; si hay partidos de fútbol que terminan en hechos de violencia; si todos los días mueren mujeres producto de la violencia de género; y si cada siete segundos alguien cae en situación de esclavitud, hay ausencia de paz.

Por eso nuestra fundación concentra su accionar en dos ejes: la cultura de paz y la lucha contra todas las formas de esclavitud contemporánea. Pero hay otra certeza que impulsa nuestro trabajo: desde cualquier oficio, profesión y lugar, donde sea que estemos y en la forma que podamos, todos podemos aportar para que cada día sea un día de la paz. Sin dudas se trata de una construcción colectiva.

Durante este día las Naciones Unidas piden un cese del fuego en zonas de combate. El significado de un día sin guerra es un recordatorio crucial de que el conflicto debe llegar a su fin. Asimismo, impulsa a la paz como el compromiso más grande de las naciones del mundo, e invita a promover la resolución pacífica de los conflictos. La paz no es solamente un objetivo final, sino también la única manera en la que se logrará el objetivo de un mundo mejor.

En este día, asumamos el compromiso de que la paz no sólo sea una prioridad, sino una pasión, como nos enseña el papa Francisco, quién con su presencia en regiones en conflicto contribuye a la paz y la armonía de todos los pueblos.

Francisco anunció recientemente que visitará Myanmar y Bangladesh dos países, donde los musulmanes rohingyas, la minoría étnica y religiosa más perseguida del mundo, según la ONU, son víctimas de un sangriento genocidio, con más de mil muertos y 270 mil refugiados.

La comunidad internacional debe actuar decididamente frente a esta “limpieza étnica”, que la líder del gobierno de Myanmar, Aung San Suu Kyi, paradójicamente Premio Nobel de la Paz se niega a condenar, manteniendo un silencio casi cómplice sobre estos abusos.

El seguimiento permanente de las imágenes y la información que nos llegan desde esta zona de Asia debe servirnos para la reflexión y la acción. Los esfuerzos por mantener o restablecer la paz en todos los países del mundo deben redoblarse, pues las consecuencias son catastróficas para el destino de sus habitantes. Quien ha vivido una guerra, nunca deja de vivirla.

Transitar el camino de la paz es una responsabilidad tanto individual como colectiva que debe impulsarse desde los Estados Nacionales, con políticas públicas, con acompañamiento de la sociedad civil y las organizaciones del tercer sector. Este Día Internacional de la Paz es una oportunidad más para poner a la paz en nuestras agendas.

*Presidente Fundación para la Democracia Internacional

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]