Menu
denuncia-whp

Cómo enfrentar las pérdidas

Cuando una persona sufre una pérdida y no logra cerrarla con el paso del tiempo, esta se transforma en una carga que no la deja caminar liviano, en una emoción tóxica que no le permite seguir adelante con su vida. Todos los seres humanos hemos experimentado, o vamos a experimentar, alguna vez una pérdida emocional. Podemos perder una pareja, un novio, a los padres, un hijo, una casa, etc. Por supuesto, todas estas entran en distintos niveles de pérdidas pero todas involucran una ausencia que nos causa dolor. 


Por Doctor Bernardo Stamateas - 

¿Por qué sufrimos frente a una pérdida? Porque las personas nos ligamos a las personas y a las cosas y ponemos en ellas una parte de nosotros en forma de ilusiones, expectativas, confianza, vínculos, etc. Es por esa razón que, cuando un ser querido parte de este mundo, sentimos que algo de nosotros se fue con él o con ella. Cuanto mayor sea el vínculo, más intenso será el duelo. Todos sabemos que la muerte es parte de la vida y nos llegará algún día pero, cuando nos toca muy de cerca, surge lo que en psicología de denomina “duelo” y quiere decir “combate entre dos” (la parte que desea aceptar lo que pasó y la parte que se niega a hacerlo).

En el duelo hay sentimientos encontrados: ira, tristeza, culpa, paz, etc. Pero por doloroso que sea, no podemos evitarlo. Tenemos que atravesarlo, cueste lo que cueste, y lo normal es que, a medida que pase el tiempo, se cierre finalmente. Dicho cierre consiste en la aceptación de la pérdida, la cual requiere realizar cambios en el mundo interior.

¿Cuáles son las etapas de un duelo normal?

1. Reconocimiento de la pérdida.
2. Duelo propiamente dicho.
3. Regreso a la vida anterior.

En muchos casos, la persona no es capaz de atravesar la segunda etapa y queda estancada en ella, lo que da lugar a diferentes tipos de duelos. A saber:

-Duelo patológico
La persona no puede aceptar la pérdida y recurre a diversos mecanismos para evadirse. Este puede incluir dos variantes: la anulación del duelo (pensar “acá no pasó nada”) y la intensificación del duelo.

-Duelo anulado
La persona no es capaz de expresar las emociones negativas que le provocó la pérdida. Esto es más común entre los hombres, a quienes nos han enseñado culturalmente que “no tenemos que llorar”. Es por ello, que tendemos a reprimir lo que sentimos racionalizando las circunstancias. Algunas personas, tanto varones como mujeres, perciben que hacer el duelo es una señal de debilidad, por eso se comportan “como si no” (como si el ser querido no hubiese muerto, como si no sufriesen por ello, etc.). Lo cierto es que cuando no nos damos permiso para expresar lo que sentimos, nuestro cuerpo puede terminar enfermándose.

-Duelo intensificado
La persona no reprime la emoción sino todo lo contrario: la suelta en su totalidad sin guardarse nada. Entonces llora, grita, pregunta por qué repetidamente y expresa emociones como bronca, angustia, culpa, tristeza, etc. Es exactamente lo opuesto de la negación del duelo y, si perdura demasiado en el tiempo, puede conducir a una depresión más profunda.

-Duelo ambiguo o congelado
La persona no está segura de si el ser querido falleció o no. Puede tratarse de alguien desaparecido, secuestrado o que abandonó el hogar para no regresar más. Se lo llama también “duelo congelado” porque al que lo sufre, el dolor, por no saber qué le pasó a quien ya no está, no le permite sentir alegría o disfrutar la vida a pleno ya que nunca termina de cerrar una determinada etapa de su vida.

Son varios los factores que pueden influir en la duración y la intensidad del duelo, tales como: las circunstancias de la muerte, el rol de la persona que está ausente, la edad y el tipo de personalidad de la persona que sufrió la pérdida, etc. El duelo no es un estado, es un proceso inevitable que necesitamos transitar para lograr agotar el dolor que nos provoca y para poder reconciliarnos con la vida.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a [email protected]

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]