Menu
denuncia-whp

Un líder de excelencia

Existen ciertas pautas que indican que el líder no asumió su lugar. Comparto alguna de ellas que pueden ayudarnos a reconocer este hecho:

Por Bernardo Stamateas - 

-Expresa: “Acá somos todos iguales”.
-Le consultan algo y responde: “Dejame ver”.
-Duda de los pasos a seguir.
-Transmite negativismo.
-No está presente cuando lo necesitan o falta a menudo.
-Le molesta liderar a la gente pero le da vergüenza dejar el grupo por “el qué dirán”.

Cuando un líder no asume su lugar, habrá otra persona que lo tomará. Es así como surge un liderazgo informal que comanda el grupo y son las personas las que le dan autoridad, aunque no tenga un nombramiento formal.

¿Cómo asume un líder el lugar que le corresponde?

Un buen líder se reúne de manera individual con sus subordinados, lo cual representa el elemento afectivo. Y también tiene reuniones grupales con una frecuencia determinada. Esto último es la parte técnica del liderazgo y el espacio donde el líder entrena a su gente y le brinda herramientas. 

Otra manera de asumir el liderazgo efectivamente es teniendo claridad en las tareas y las metas a alcanzar. Es el caso de un docente quien, cuanto más prepara la clase que va a dictar y explica “esto y aquello”, más se gana el respeto de sus alumnos.

Un buen líder siempre debería tener una lista de la gente que está a su cargo, conocer sus nombres y contar con datos de contacto como teléfonos, direcciones de correo electrónico, etc. Es fundamental, como ya mencionamos, que “conozca su visión”, es decir, que tenga objetivos claros y definidos. Su meta tiene que ser casi obsesiva, sin permitir que nada ni nadie lo distraiga. 

Un buen líder además se esfuerza por descubrir qué le apasiona a su gente y qué habilidades tiene, para ubicar a cada uno en la tarea adecuada. Al hacer esto, no tendrá que motivar más a nadie. 

En toda organización existen algunos de estos dos modelos de liderazgo:

1. El circular donde hay un jefe al que todos responden. Todos quieren estar cerca del líder e incluso pueden pelear por ver quién tiene más acceso a él. Todos demandan la atención del jefe. Este modelo puede servir al comienzo, pero luego fracasa porque no hay delegación del poder. Esto hace que todo sea más lento, ya que se debe consultar todo con quien está arriba. Muchos líderes quieren concentrar el poder y no lo delegan porque son personas inseguras que no saben poner límites ni a sí mismos, ni a los demás. Esta forma de liderazgo perjudica la organización.

2. El piramidal donde la autoridad se delega y todos pueden tenerla. Un ejemplo de esto lo encontramos en el sistema nervioso que tiene funciones automáticas, como respirar; salvo que se piense en retener la respiración, ese proceso nunca se detiene. Esto se debe a que dicho sistema tiene autonomía. Otro ejemplo serían los clubes de barrio, donde todo lo hacen el fundador y la comisión directiva pero, si en un momento determinado esta estructura no crece, la organización desaparece.

Un líder de excelencia, más allá de la estructura organizacional, siempre deja huella en la gente.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a [email protected]

volver arriba
Gif cordillerano V2 Invierno

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]