Menu
denuncia-whp

Señor Director

Carrió ... ¿es el ARI...?

Las últimas declaraciones de Elisa Carrió, que dice que “los acusados de delitos de lesa humanidad puedan terminar sus días en sus casas”, es el límite que el 90 por ciento de nuestro país está dispuesto a no pasar. No se trata de derechos o artilugios legales, sino de una concepción ideológica y política que, en este caso, genera el rechazo de la mayor parte de nuestra sociedad.

Los personajes juzgados y declarados culpables de delitos de lesa humanidad en nuestro país no son seres humanos iguales a mí o a usted. Los delitos de los que se les acusa van desde secuestros, apropiación de bienes de particulares y empresas, crímenes cometidos bajo torturas, apropiación de bebés, lanzar personas vivas desde un avión (creo que ni los nazis se animaron a tanto), todo ello en un clima de terror al cual tenían sometida a toda la población.

A veces, para entender, hay que recordar. Una niña de 16 años, Alejandra Jaimovich, fue violada durante meses por hasta una decena de represores en La Perla Jamás esgrimió un arma. Era, entre otras cosas, acusada de ser judía. A sus padres, les cobraron recompensas. Les dijeron que la devolverían y la mataron. A los 85 años, declaró como testigo la cocinera de la Perla:” pobrecita, esos malditos no la dejaban en paz...”.

Fanny Casas tenía sólo 14 años cuando la sometieron en el Campo de La Ribera. Durante su testimonio, regresó hasta en el tono de su voz, que se volvió el de una nena, a ese infierno. “Nosotros éramos pobres, pero en el San Roque (un hospital público) me habían operado de la nariz (no podía respirar bien)”. La secuestran de una villa junto a su familia, los acusaban de ayudar a los pobres. “Ellos eran pobres...” Dice Fanny: “Entonces agarran y, en vez de llevarme a mi cama, me llevan a una habitación y me desprenden el pantalón, me tocan la cola y me ponen siete penes en la cara... Y escucho que una mujer que estaba acostada gritó: “¡Hijos de puta!, ¿qué le están haciendo a la chica? Pero entran otros y se desprenden las braguetas y...”.

En los vuelos de la muerte, y luego de ser torturadas y violadas por mucho tiempo, a muchas personas, se las vestía, sin capuchas y sin vendas. “No les importaba mucho que los vieran porque sería su último viaje”, declaraba Federico Talavera, un ex gendarme que manejaba un vehículo de traslado para esos vuelos.

El capitán retirado de la Armada y piloto naval Emir Sisul Hess "contaba en tono burlón cómo las personas pedían 'por favor' y lloraban" antes de subir a los aviones, según declaró José Luis Bernabei, un ex empleado suyo en un emprendimiento turístico.

Podríamos llenar miles de hojas de lo que hacían estas bestias y sus jefes y Elisa Carrió quiere que pasen “sus últimos años en su casa”. ¡Porque son viejitos...!

Los delitos de lesa humanidad no prescriben, no son delitos comunes y sus autores jamás deberían de salir de una cárcel. Si Carrió es el ARI, entonces el ARI está en problemas...

Jorge L Fernández Avello DNI: 12.862.056 (Soldado del Ejército en el año 1977 en el Hospital de Evacuación 181 / Equipo de Combate contra subversión / Banda Militar / Comando V Cuerpo de Ejército / Batallón de Comunicaciones 181 - Convocado al conflicto del Beagle y finalmente a Malvinas como Radio Operador Civil).

Más en esta categoría: « Señor Director Señor Director »
volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]