Menu
Facebook Twitter

Preocupante la asunción de Puricelli en el Ministerio de Seguridad

Señor Director

Hace pocos días Cristina Fernández de Kirchner en un discurso reivindicaba el papel de las fuerzas armadas por las labores de auxilio desarrolladas durante las inundaciones en La Plata , considerando que de esta manera comenzaba a diluirse el río de sangre instaurado por el golpe del 76 que separara al pueblo de las Fuerzas Armadas. Es menester recordarle a nuestra presidenta que previo a los golpes del 76 existieron los del 30, 55, 62 y 66. La historia de las fuerzas armadas argentinas tiene olor a golpes de estado.

A 48 horas de dicho discurso los argentinos nos vemos sorprendidos por el desplazamiento de Nilda Garré del estratégico Ministerio de Seguridad y su reemplazo por Puricelli. Esta modificación no fue precedida ni seguida de fundamentación alguna.
Es evidente que las Fuerzas Armadas no son las mismas. Se han achicado, pero no el aparato armado del estado, en su lugar han crecido exponencialmente la Gendarmería Nacional, la Prefectura Nacional, la Policía Federal y las Policías Provinciales y hasta ha surgido un nuevo aparato armado del que se sabe muy poco: los efectivos de las agencias privadas de seguridad, dirigidas por militares o policías en retiro.
La presencia en las rutas y las calles de la Gendarmería Nacional forma parte del nuevo paisaje del siglo XXI y del nuevo rol asignado a las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales. Estas últimas reprimiendo salvajemente en los últimos años a los pueblos originarios y movimientos ambientalistas ante el silencio cómplice del Gobierno Nacional.
“Bajo la conducción de Puricelli, el Ministerio de Defensa ha permitido la reaparición de las tendencias militares a la autonomía, la intervención en cuestiones políticas y hasta cierta solapada reivindicación del terrorismo de Estado.”
“Puricelli no ha tenido reparo en criticar ante personal del ministerio los juicios por violaciones a los derechos humanos porque “algo había que hacer para pararlos. Yo los conozco, en Ezeiza quisieron matar a Perón”.
Entre sus asesores designó al Profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Católica Argentina, Fabián Calle, un entusiasta de la contrainsurgencia “para hacer frente a grupos, organizaciones y redes armadas que recurran a tácticas y estrategias guerrilleras y/o terroristas”… Su equipo de colaboradores está plagado de familiares e incluye al hermano, dos hijos, un sobrino y sus respectivas parejas. Su primer vocero fue un suboficial de la Armada en actividad, novio de su hija y colaborador del diario La Nueva Provincia, de Bahía Blanca, cuya conducta durante el terrorismo de Estado es investigada por la Justicia por el asesinato de dos delegados. Debió alejarlo cuando el vocero firmó un mensaje de felicitación al diario La Nación celebrando “su trayectoria”.
“Entre los oficiales retirados que actúan como asesores (según el artículo 62 de la ley orgánica) confirmó al almirante Joaquín Stella, el jefe de Estado Mayor de la Armada relevado por Kirchner en 2003, quien durante la crisis de fin de siglo presentó un plan al ministro de Defensa Horacio Jaunarena por el cual se movilizarían miles de efectivos militares en apoyo de la Policía y la Gendarmería, bajo las órdenes de un comandante operacional de las Fuerzas Armadas. En cambio decidió prescindir del general Juan Jaime Cesio, despojado de su grado por la dictadura por haber denunciado la comisión de “delitos aberrantes, como el secuestro, la tortura y el asesinato de miles de personas” y privilegiar “su condición de ciudadano sobre la de militar”, al asistir a una movilización por los derechos humanos.”
Las frases precedentes encomilladas, que podrían ser pensadas como fruto de la opinión de opositores al gobierno nacional, pertenecen a Horacio Verbitsky, en sendas notas de setiembre de 2012, en las que se considera la labor del Ministro de Defensa, ahora promovido a Ministro de Seguridad y un curso de instrucción donde se defendió la doctrina de la lucha antiterrorista de los EE.UU. en el mismo Ministerio de Defensa argentino.
Sería impensable asignarle a Verbitsky ser vocero de una campaña orquestada por Clarín.
Concomitantemente con estos hechos el Gobernador de nuestra provincia, Alberto Weretilneck, exigió castigo "sin atenuantes" a los menores que delinquen. Fue el viernes 24/05/13 durante su discurso en un acto oficial, que se desarrolló en General Roca, y en el que recordó al policía asesinado en Bariloche.
Dijo textualmente1 "lo que no puede aceptar el Estado bajo ningún punto de vista es que un menor asesine a sangre fría y que esto signifique que siga teniendo las mismas libertades y garantías que pudiera seguir teniendo por ser menor. Si es menor y es capaz de matar significa que es un peligro para la policía y la sociedad"
El 21/04/12, frente al asesinato del Jefe de Policía de Pilcaniyeu, el Gobernador Weretilneck nos sorprendía también con la siguiente afirmación: ““Queremos que el culpable se pudra en la cárcel muchos años”.2
Estas declaraciones generaron inmediatamente el repudio de las organizaciones de derechos humanos dado que legitiman la violación de la Constitución Nacional por parte del propio estado.
La Asociación de Pensamiento Penal3, entre otras apreciaciones, opinó acerca de las declaraciones del Gobernador: “No es posible solicitar al organismo del Estado encargado de aplicar las leyes “un no apego a las normas”, pues con ese fin fue creado el Poder Judicial, como custodio, protector y garante del cumplimiento y respeto por los derechos humanos y las garantías constitucionales. De lo contrario no existirían garantías de justicia para ningún ciudadano, comprometiéndose con ello las bases del Estado Democrático de Derecho y quedando abiertas las puertas al castigo desmedido; a la ley del talión.”
En conferencia dictada el 21 del marzo del cte. por el Dr. Raúl Zaffaroni en el Colegio de Abogados de la Lomas de Zamora alertó que durante el siglo XX los mayores violaciones a los derechos humanos y genocidios (excluyendo de las estadísticas las guerras, es decir considerando sólo a los ciudadanos indefensos como víctimas) fueron perpetrados por los estados.
La designación de Puricelli en el Ministerio de Seguridad (teniendo en cuenta los antecedentes descriptos) y las declaraciones del Gobernador Weretilneck no pueden generarnos otra cosa que una inmensa zozobra.


Angel Vainstein
DNI 8.591.160

1http://www.rionegro.com.ar/diario/weretilneck-pidio-castigo-sin-atenuantes-a-menores-que-delinquen-1170724-9701-nota.aspx
2http://www.anbariloche.com.ar/noticia.php?nota=28108
3La Asociación Pensamiento Penal es una organización no gubernamental, sin fines de lucro, integrada por operadores del sistema penal —jueces, fiscales, defensores oficiales, letrados particulares, funcionarios judiciales, profesores universitarios y estudiantes de derecho

Más en esta categoría: « Señor Director ¡Desesperación! »
volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]