Menu
Facebook Twitter

Reaccionarios primitivos latinoamericanos

Desde la larga data histórica de la llegada de los barcos de Colón a re-descubrir la América ya descubierta por los pueblos originarios, y aprovechando las huellas marítimas que los españoles abrieran, los corsarios del Reino Inglés- fuertes en experiencias y armamentos que dominaban los mares conocidos – intentaban apoderarse de todo territorio que sirviera a su comercio. Dicho de otra manera, colonizaban todo lugar que ofreciera riquezas. (Curioso, no ¿ se está repitiendo el ciclo.)

No sé si Ud. amigo lector, ha investigado estos concretos hechos, o los ha olvidado, pero es de suma importancia haga memoria de los pormenores históricos de esta América Latina, de la que Ud. hoy forma parte.

Recapacite lo siguiente . . . aquellos conquistadores españoles, lejos de intentar un intercambio cultural, cegados por el brillo del oro que abundaba libremente en estas tierras, se manejaban con violaciones y asesinatos en masa, sinónimo de la intolerancia española de la Inquisición. Desde ese contexto, los caciques y el pueblo que lideraban, reaccionaban por la defensa del suelo que les pertenecía. Pero . . . el eterno pero, sofocó esas reacciones con fusilamientos, asaetamientos, descuartizamientos, que figuran en las páginas de la historia latinoamericana.
En 1795, el clamor de estas injusticias, abrió las puertas de Buenos Aires a los primeros pensadores liberales portadores de las ideas de J.J. Rousseau, que en la vieja jabonería de Vieytes adoctrinaban a los criollos “ revolucionarios ”, esos que la Historia nombra como la “ Sociedad de los siete ” y es seguro que Ud. los memorizó en la escuela primaria argentina.

( 2 )LUCHA POR LOS DERECHOS DEL HOMBRE

La historia de los pormenores que posibilitaron la Revolución de Mayo de 1810, nos habla cabalmente de las Invasiones que intentaron apoderarse del Puerto de Buenos Aires y del Virreynato del Río de la Plata, con la llegada de las naves inglesas en las famosas Invasiones de 1806 y 1807, que fueran rechazadas en actos heroicos por los criollos, mulatos y hasta aborígenes.
Intentos que permitieron dar fe de la fortaleza criolla y ponerla en pie iniciando la planificación de acciones; dado que SOLOS también podíamos liberarnos de toda potencia extranjera que osara colonizarnos.

Las revoluciones sociales que se habían pronunciado, primero en la Unión de los Estados de América del Norte y luego en la revolución Francesa de 1789, concientizaron a aquellos hombres de mayo de 1810, para enarbolar en América la trilogía social nacida en Francia: LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD: síntesis de los DERECHOS DEL HOMBRE
Conste también, que si en América las demás revoluciones sociales, incluida la de Venezuela con Simón Bolívar, fueron en su momento inicial sofocadas, la de Mayo de 1810 nacida en Buenos Aires, no pudo serlo y se irguió triunfante hasta alcanzar los doscientos tres años de vigencia cabal.
Respondamos a esa consigna sin vender nuestra dignidad a potencia alguna que nos quiera, hoy, colonizar.

(3) HACIA LOS ALBORES DE LA LIBERTAD

Tras quince años de conjeturas y propuestas, desde ese 1795, antes de Mayo de 1810, con el anuncio del apresamiento del Rey Fernando VII a manos de Napoleón Bonaparte, había quedado acéfalo el Virreynato del Río de la Plata.
Esta impensada apertura les daba la circunstancia exacta y servida en bandeja de plata.
Más, no fue nada fácil mantener el consenso. Protagonistas de ese entonces han dejado escritos en cartas los comienzos de una revolución social, política y económica, en las cenagosas calles de la Gran Aldea.

Si bien en las primeras clases de Historia de la Escuela primaria, nos dijeron de una revolución pacífica en días fríos y de lluvias intensas, al investigar desde esta altura de la vida, vemos que no fue así:- habían voces que clamaban seguir con la presencia del Virrey, mientras otras pugnaban por excluirlo del gobierno. Arduas eran las ofensas y defensas por una u otra causa en cafés y fondas.
Han quedado en las páginas de la Historia nombres poco conocidos, como el de Juan José Castelli, espíritu viviente de esos ideales que por momentos parecía tambalear y el ardiente discurso de la pequeña figura del Dr. Juan José Passo que, gracias a su expresión jurídica, salvó la naciente revolución en el Cabildo Abierto del 22 de mayo.
Y también es necesario nombrar el fervor rayano en la fuerza militar de los orellanos que formaban parte del Cuerpo de Patricios comandado por Cornelio Saavedra, y amenazaban con avanzar al Fuerte para destituir al Virrey Cisneros.
En la madrugada del 24 al 25 de mayo, se logró imponer el Primer Gobierno Patrio.

(4) HOY, A DOSCIENTOS TRES AÑOS DE 1810

NOSOTROS, somos herederos de aquel paso corajudo que nos llevó a ser la ARGENTINA esforzada por alcanzar a ser Nación Libre e Independiente, con una Historia llena de heroísmos y sacrificios, tras las luchas subsiguientes de grandes y olvidados hombres que dejaron su vida y su sangre para lograr este presente que nos permite asegurar que vivimos, pese todo, en PAZ.
No olvidemos ese pasado y desde él sigamos construyendo el futuro. Levantemos las banderas de los ideales de todo el que escapa a ser el “hombre mediocre” que se encoje de hombros ante el sagrado nombre de PATRIA. Que el atrevido inglés, que en 1833 se apoderó de nuestras Malvinas; y no hace mucho ha hincado su sello en Lago Escondido de esta Comarca; que ha hecho otro tanto en Sierra Grande (con una pista de aterrizaje que conecta a las Malvinas) podamos erradicarlo, como en 1806 y 1807. Sigamos las consigas de aquellos criollos de Ley
Que no tengamos que sufrir otra vez los destinos colonialistas para darnos cuenta del valor de la Libertad! Que no sea tarde en el tiempo evitar este desfasaje histórico, que como antaño en los barcos de Colón, hipnotizaba a los aborígenes con dádivas y espejitos de colores. NO VENDAMOS NUESTRA DIGNIDAD DE ARGENTINOS, QUE TANTO ESFUERZO COSTÓ A NUESTROS MAYORES HACE YA DOSCIENTOS TRES GLORIOSOS AÑOS.

Raquel A. Correa Ligonié
D.N.I. 2 760 394

Más en esta categoría: « Señor Director Señor Director »
volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]