Menu
denuncia-whp

A trece años del homicidio de Mauricio Cornejo gozarán de salidas transitorias

Osses y Riffo Osses y Riffo

- POLICIAS CONDENADOS A PRISION PERPETUA - 

Casi trece años después de ser detenidos y a casi doce de haber sido condenados a la pena de prisión perpetua por el asesinato de su camarada Mauricio Cornejo, los ex policías José Riffo y Héctor Ossés, accederán al beneficio de salidas transitorias, luego de que un tribunal receptara los planteos del defensor oficial, revocando la denegatoria que había firmado el juez de Ejecución Penal, Juan Martín Arroyo.

Por Mariano Colombo
[email protected]

El crimen del agente Mauricio Cornejo durante un asalto perpetrado en El Bolsón, entra con seguridad en una lista de los homicidios más resonantes de la región. Fue ultimado por sus propios camaradas, presuntamente después de que la víctima los reconociera y mereció el debut de la denominada reforma “Blumberg”, que obligó al tribunal de juicio a imponer prisión perpetua a los autores del hecho.

Casi trece años después del crimen y casi doce después de la sentencia condenatoria, dos de los tres condenados a prisión perpetua, podrán acceder a beneficios de salidas transitorias. Esto se da, luego que el tribunal integrado por Marcelo Barrutia, Gregor Joos y Miguel Gaimaro Pozzi revocara una resolución del juez de Ejecución Penal, Juan Martín Arroyo, y concediera ese beneficio siguiendo el planteo del defensor oficial, Juan Pablo Laurence, que contó con la adhesión del fiscal de grado Guillermo Lista.

José Riffo, alojado en el Penal 1 de Viedma, había recibido un permiso extraordinario para salir del establecimiento carcelario e ir hasta el Centro de Capacitación Técnica a cursar la carrera de Técnico Constructor. Sin embargo, al recibir las calificaciones, en tres materias le pusieron ausente y ello motivó que el juez Arroyo cancelara sus permisos y además, utilizando ese dato como antecedente, negara el pedido de salidas transitorias que planteó su defensor.

El juez Arroyo se basó además en una sanción disciplinaria que le impusieron en una ocasión en la que recibió la visita de familiares y realizó un asado en un lugar no permitido del Penal.

Semanas atrás un tribunal había revisado los planteos defensivos y revocó la cancelación de los permisos de estudio. Ahora, siguiendo los planteos del defensor y del fiscal, consideraron inválida la sanción impuesta al recluso por hacer ese asado junto a familiares que lo visitaban. Anulados los dos argumentos apuntados por el juez de Ejecución para negar las salidas transitorias, los jueces que revisaron este miércoles su caso, permitieron que acceda a ese beneficio. Periódicamente, mientras se afianza su tratamiento carcelario, Riffo podrá viajar hasta Bariloche acompañado de su madre y podrá permanecer en la ciudad por 24 horas, para después regresar tras las rejas.

Héctor Ossés, también alojado en el Penal de Viedma, había recibido permisos extraordinarios para salir del establecimiento carcelario para estudiar la carrera de Educación Física. Al hacerlo llevaba tobilleras magnéticas que permitieron realizar su seguimiento. Según comprobó el juez Arroyo, en dos ocasiones se apartó del recorrido normal (desde la cárcel a la casa de estudios), permaneciendo a unos doscientos metros de distancia, por períodos de seis y veinte minutos. Por ello el juez Arroyo revocó el permiso extraordinario para estudio y negó el pedido de salidas transitorias que planteó la defensa posteriormente.

Esto se da, luego que el tribunal integrado por Marcelo Barrutia, Gregor Joos y Miguel Gaimaro Pozzi revocara una resolución del juez de Ejecución Penal, Juan Martín Arroyo, y habilitara la  concesión de  ese beneficio siguiendo el planteo del defensor oficial, Juan Pablo Laurence, que contó con la adhesión del fiscal de grado Guillermo Lista.

El crimen

Héctor Ossés, José Riffo y Javier Marifil, se presentaron frente a una sucursal del supermercado Todo de El Bolsón, ubicada en la calle Belgrano al 800. Eran las 22.45 del 19 de diciembre de 2004. Diego Montesino, los esperaba al volante de su propio automóvil, un Volkswagen Gol rojo.
Los asaltantes, miembros de la Brigada de Investigaciones de la Policía de Río Negro, aguardaron que la puerta cerrada del comercio se abriera para que pudiera salir uno de los empleados de la carnicería y allí ingresaron portando armas y amenazando a los presentes.

Mauricio Cornejo, un joven agente que cumplía servicios adicionales en el lugar, posiblemente reconoció a los agresores, quienes resolvieron rápidamente la complicación: le efectuaron dos disparos y uno de ellos ingresó en la nuca del agente, ocasionándole la muerte.

Luego del atraco y asesinato, continuaron con su plan, se apoderaron de unos veinticinco mil pesos que nunca aparecieron y escaparon hacia Bariloche. Al hacerlo superaron varios controles policiales valiéndose para ello, de distintas artimañas y sus placas de policías.

Sólo 24 horas después, Marifil se suicidó, al verse acorralado, en el baño de la Brigada de Investigaciones de Bariloche, dejando algunos indicios de que estaba involucrado e involucrando a sus “compinches” que poco después fueron detenidos y reconocieron su participación en el hecho, aunque adjudicaron el disparo mortal al fallecido Marifil.

El fallo de la Cámara, consideró absolutamente probado el hecho y la participación de los condenados, bajo la figura del artículo 80 del Código Procesal Penal, incisos 2, 7 y 8, incluido Montesino, quien prestó ayuda fundamental, puesto que sin su colaboración no podrían haber huido. Por todo ello la Cámara Primera condenó a Diego Montesino, José Riffo y Héctor Ossés a la pena de prisión perpetua.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

MAS LEIDAS

ULTIMAS PUBLICADAS

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]