Bailarines locales se dejaron conmover

Contra la ley de gravedad… Contra la ley de gravedad…

- SEMANA MUNDIAL DE LA DANZA -

Entre las intervenciones, los seminarios de relieve nacional y la “gala de cierre”, los festejos se adueñaron de varios puntos de la ciudad con gracia, sensualidad y color. Una movilización artística que crece. Las fotos son de Hernán Villar.

Con el propósito de “unir estilos y enlazar danzas”, se conmemoró el Día Internacional de la Danza en Bariloche. La celebración se materializó a través de una sucesión de acontecimientos que se estiró durante una semana, con intervenciones en diferentes puntos de la ciudad, seminarios de capacitación con la presencia de especialistas de relieve y una “gala de cierre” que tuvo lugar en el gimnasio del Colegio “Don Bosco”.

Muy contenta con la labor que se pudo llevar a cabo se mostró Mónica Vega, una de las principales organizadoras del evento. Al menos, ese fue el estado de ánimo que se desprendió de sus comentarios. “Una vez más las palabras sucedieron a los hechos en cada puesta que  se infiltró en la ciudad”, señaló la bailarina y coreógrafa, quien puso de relieve la importancia de las clases magistrales que brindaron Pablo Giménez, Lorena Rodríguez y Juan Javier Gardella.

Según la organizadora, los profesores especialmente convocados “nos dejaron con una conmoción de movimiento incomparable, fue más que mover el cuerpo”. Por otro lado, comentó Vega que “una vez más, el mensaje de este año nos dio una promesa y la cumplió: la danza es una poderosa expresión. Habla a la tierra y al cielo, habla de nuestra alegría, de nuestro miedo y nuestros deseos. La danza habla de lo intangible y aun así, revela el estado de la mente de las personas, de su temperamento y carácter”.

La artista invitó a expresarse “a través de este instrumento elevado y divino que es nuestro cuerpo”. Convocó a bailar y reunirse “con otros en una pulsante oleada”, con el ánimo de atrapar “ese precioso y pasajero instante”. En definitiva, se trata de una celebración de la vida, a través de la danza.

En relación a los diferentes seminarios que tuvieron lugar, Vega no dudó en calificarlos de excelentes y resaltó que además, “fomentaron la unión de las diferentes danzas: clásicos, folkloristas, contemporáneos, de jazz , salsa y tango, se sumaron a reconocer en el otro la pasión, la timidez, la concentración, la alegría, el estar y el  compartir”.

Carácter regional

Belleza y gracia en los movimientos.Tomaron parte de las diversas instancias de la Semana de la Danza en Bariloche, “más de 90 bailarines de diferentes estilos y edad, que se sumaron a las clases”. Además, reseñó que “llevamos un taller especial a la localidad del El Bolsón, gracias a la Escuela Coreográfica Attitude, “mientras las clases en Bariloche, como la del 1ro de mayo, nos encontraron bailando y disfrutando de técnica y nivel a través de los maestros”, insistió la organizadora.

Las cosas culminaron el último sábado en el Don Bosco, donde tuvo lugar el espectáculo que se denominó “gala de cierre”. Su puesta en escena resultó “muy comprometida, ya que cada asistente a los seminarios, con la dirección de los tres profesores, nos desmembraron para sentir desde cada articulación el inicio y la culminación de cada coreografía”. El aspecto estrictamente danzante contó con la compañía en la voz de Lorena Baamonde.

Confió la organizadora, directora del Creative Jazz, que “compartir las enseñanzas nos realiza como maestros y como alumnos. El arte de la danza se manifiesta como cada nota musical que encierra una orquesta, donde la percusión se enlaza en el corazón, las cuerdas disparan sus bemoles entre los brazos y manos, donde las maderas hacen vibrar cada paso y los vientos enlazan los suspiros de cada alma que danza”. Pavada de definición.  

280 artistas se involucraron

Las escuelas y grupos que festejaron con las intervenciones se sumaron a la puesta en escena que tuvo lugar en el gimnasio Don Bosco. Según reseñó Mónica Vega, “fueron más de 20 coreografías, interpretadas por la Escuela Zarem, el Ballet de Cámara de Mabel Ríos, la Escuela de Danza Clásica de Marcela Obregon, el Conservatorio Fracassi, Latino Dance de Pamela Suárez, la Escuela de Teatro Musical de Bariloche, la Tribu Inara de Isadora Cáceres, Espacio Cultural Gym & Show, la Escuela Nómada de Karima Al Naim, el Creative Jazz y los knockouters”.

En las jornadas previas, fueron más de 280 los “bailarines que acompañaron las intervenciones de danza en la ciudad, entre ellos, integrantes del Instituto Coreográfico Bariloche de Carina Marzullo, la Escuela Premier de Dina Huapi, el Instituto Alondra, la Escuela Coreográfica de Lago Puelo - Attitude, el Instituto Nativo Aye Huen de Esquel, la Academia Zarabanda, Soul Dance de Ale Leppert y el Bocha Zottelle Tango”, relató Mónica.

volver arriba