Menu
denuncia-whp

El FAB ofrece la filmografía de Ignacio Masllorens

Durante la filmación de El Monumento. Durante la filmación de El Monumento.

- UNA RETROSPECTIVA QUE SORPRENDE - 

A pesar de su juventud relativa, el cineasta oriundo de esta ciudad acumula una considerable producción en general, imposible de encontrar en salas comerciales. Su exhibición arrancó el lunes pero aún quedan dos segmentos.

Por Adrián Moyano
[email protected]

“Me siento muy viejo”, se rió Ignacio Masllorens, cuando El Cordillerano le preguntó qué sentía al ser objeto de una muestra retrospectiva durante el FAB 2017. “Lo primero que me pasa por la cabeza es la vejez”, insistió. Sus trabajos pudieron verse el lunes y ayer pero habrá más proyecciones el jueves desde las 21.30 en la Biblioteca Sarmiento y una más el viernes, desde las 19 en el hotel Inacayal.

en filmación en la antártida

Un poco más serio, el realizador oriundo de esta ciudad se sinceró: “uno no considera que haya hecho una obra que merezca eso, si tenemos en cuenta que las retrospectivas anteriores en el FAB fueron de Carlos Echeverría y Ciro Capellari, dos cineastas barilochenses que yo admiro. Que me toque a mí ahora, me hace entrar en un club del cual me siento muy honrado”, indicó. “El FAB es un festival al que quiero mucho, lo conozco desde que empezó, conozco a la gente que lo organiza y entonces, que sea el canal donde uno pueda mostrar en Bariloche lo que hizo durante años, me parece espectacular”.

Más aún cuando no siempre está la chance en el reducidísimo circuito barilochense, de apreciar manifestaciones audiovisuales lejanas a Hollywood. “Es verdad que las redes permiten que uno pueda mostrar y ver cosas a la distancia, pero las cosas que yo hago no son nadas comerciales, tiene canales muy extraños, como museos o festivales… No siguen recorridos tradicionales así que está bueno agrupar todo. Tener la Biblioteca Sarmiento para mostrar todo lo que uno hizo es lindo”, subrayó el realizador.

La obra de Masllorens se agrupó a partir de elementos comunes. “Venía pensando en eso… La retrospectiva son cuatro días, el primero con dos falsos documentales que fueron hechos en la misma época: el primero fue Alabanza a la papa, filmado en Villa Dolores, Córdoba, sobre la Fiesta de la Papa… Y el segundo, Pablo Dacal y el misterio de lago Rosario, sobre la frontera entre Chile y la Argentina y el plebiscito galés. Los dos trabajos tienen mucho en común, por ejemplo, fueron hechos por encargo”, reveló.

En efecto, “nunca elegí esos temas, fue un proyecto de la entonces Secretaría de Cultura que convocó a muchos directores disímiles para hacer documentales sobre ciertos temas. El primero era sobre fiestas populares, entonces nos repartieron por todo el país y a cada uno le tocó la Fiesta de la Zanahoria, de la Manzana y no sé qué… A mí me tocó la papa. En el segundo, el tema era fronteras. Había que elegir fronteras… Pablo Trapero hizo una cárcel, como la frontera entre libertad y prisión, por ejemplo. Yo elegí la de Trevelin y el tema del protagonismo que tuvieron los galeses para definir esa frontera absurda entre Chile y la Argentina. Entonces, son dos películas raras que uno no eligió hacer, más bien fueron solicitadas. Y las dos son una parodia al género documental, se burlan un poco porque tienen algo de mentira”, recordó.

Lo mejor, por venir

En la víspera sería el turno de “Martín Blaszcko III, un documental un poco más duro, de solamente 20 planos, una cosa más experimental y de observación más nítida. El tercer día (mañana) es una mezcla de un montón de videos de formatos experimentales, musicales, con mucho trabajo de material de archivo. Es el día que más me interesa porque engloba un montón de cosas que son difíciles de proyectar por su duración, cosas que yo mostré muy poco, así que me gusta esa especie de combo raro. En música diríamos Lados B”, ejemplificó.

Para el cierre, se previó proyectar “una película que hicimos con Estanislao Buisel, que se llama El teorema de Santiago, sobre el regreso del director argentino Hugo Santiago, que vuelve después de 40 años de no haber filmado en Buenos Aires a filmar El cielo del centauro. Nosotros filmamos ese regreso y la película es sobre cómo se hace una película. Está pensada para la gente que está interesada en el cine como estudiante o como investigadora, muestra cómo se trabaja en el guion, cómo en el rodaje, cuáles son los problemas… Es muy didáctica”, sintetizó. Una de las figuritas habitualmente difíciles que podemos disfrutar gracias al acercamiento que implica el FAB.

Dos en curso

El convite del FAB 2017 coincidió con el desarrollo de otros dos proyectos que quizás en 2018, pasen a engrosar la obra de Ignacio Masllorens. “A nivel creativo, tengo que terminar dos películas. De alguna manera, las dos tienen que ver con Bariloche pero me están costando mucho por cuestiones laborales. Una es El monumento, que por ahí es la más esperada. Ahora voy a pasar 10 minutos como avance, es la película con la que gané dos FAB atrás la sección PEC (Películas en construcción). Es sobre la estatua de Roca y todo el conflicto que generó, empecé a editar pero todavía no terminé. Es el proyecto a terminar ya”, proclamó.

“El otro es una película más compleja, sobre la historia del neuropsiquiátrico de mujeres Braulio Moyano”, avisó el realizador. “No es la historia del hospital en sí pero sí de unas fotografías que encontramos con una amiga, retratos de internas como si fueran fotos de las historias clínicas. Pero al mismo tiempo hay fotos del Sur y de animales, entonces es una historia de la investigación que hacía el Moyano en aquel momento junto con el Zoológico de Buenos Aires: estudiaban cerebros de mujeres y cerebros de animales para armar una obra: El Atlas del cerebro de los mamíferos”, describió Masllorens.

La película se relaciona indirectamente con Bariloche porque aquel Atlas fue “una obra en colaboración entre Christofredo Jakob, el director del Hospital de Alienadas y Clemente Onelli, el director del Zoológico. Uno alemán, el otro italiano, que estuvieron mucho en el Sur haciendo investigaciones. En particular, Jakob era muy conocedor de la zona del Nahuel Huapi hacia el Tronador y después, Otto Meiling le puso en su honor el nombre a la laguna. Filmamos por ahí, pero es una película sobre la locura, sobre la fotografía y sobre la ciencia”, describió el cineasta, siempre particular en su mirada.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

MAS LEIDAS

ULTIMAS PUBLICADAS

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]