Menu
denuncia-whp

Hay “Rastros de nosotros mismos” en Bosque Neón

María Crimella y Sol Ganim. María Crimella y Sol Ganim.

- EXPONE LA JOVEN ARTISTA MARIA CRIMELLA -

La expositora llegó a Bariloche en compañía de la curadora: Sol Ganim. Cerámicas, palabras y acuarelas que tornan universales preocupaciones de todos y cada uno. Inauguró el Viernes Santo.

Hay que creerle a María Crimella cuando se refiere a “Rastros de nosotros mismos”. Desde ya, las obras que integran la muestra que inauguró en Bosque Neón remiten a su experiencia individual, pero como dice la curadora, hay connotaciones universales en la trayectoria de las personas que pueden convertir a nimiedades de la cotidianeidad en hechos artísticos. Entonces, habrá un poco de todos en ese plato con restos de comida que yace como al descuido a la derecha de la sala o en ese botiquín que pende de la pared, fuera de toda intimidad. 

“Son cerámicas y pinturas en acuarelas, que venimos trabajando hace más o menos un año. La curadora es Sol Ganim, trabajamos muy a la par con ella”, le dijo la expositora a El Cordillerano, un rato antes que llegara la gente para la vernissage del último viernes. Bosque Neón tiene como galeristas a Nani Franzgrote y Daniela Gineste. En el transcurso de 2016, ya cobijó tres muestras.

Llamará la atención, en una de las paredes, una sucesión de mails muy bien escritos, entre la curadora y expositora. Los correos hacen de texto curatorial aunque en rigor, “hay dos textos. Está ese intercambio de mails que tuvimos como parte del proceso de trabajo”, explicó Ganim. “Venimos hace más de un año trabajando para esta muestra, buscando lugar para hacerla y pensando en cómo seguir las obras. María viaja mucho y eso hace que además de las reuniones en persona, hiciéramos mucho intercambio de mails. Entonces, nos gustó la idea de compartir esa parte del proceso. Más que un intercambio, son soliloquios de cada una porque no hay contestaciones explícitas, salvo algunas veces. Todo gira en torno a la idea de construcción de hogar, las cosas que nos rodean y cómo nos relacionamos con esas cosas. Tanto las cosas como las casas, hablan de nosotros”, explicó.

Para la joven Crimella (25 años), el asunto “empezó como una pregunta: qué pasa con las cosas cuando estamos y cuando nos vamos. También, qué sucede con ellas cuando las manipulamos y cómo construimos un hogar. Partió desde esas dos puntas y se fue construyendo en un principio, a partir de las cerámicas. Yo las veía como que estaba encapsulando momentos de mi cotidianeidad y preguntándome cómo era construir un hogar con un otro, porque me había mudado con mi pareja. A partir de eso, empezaron a surgir las imágenes de las casas, que eran casas antiguas que tenían un pasado y estaban derruidas. Estaban dejadas por el tiempo y nadie las habitaba, entonces veía que pasaba entre yo construyendo mi nuevo hogar y esas casas en desuso”, confió.

Trama temporal

Las casas en cuestión se hicieron acuarelas y también dibujos. “Ahí estuvo toda la trama de pensar en el tiempo, en qué pasa cuando uno deja algo sin cuidado. En un principio, estaba bastante obnubilada por ellas (por las casas). Pasaba, las caminaba, las pintaba, dibujaba y escribía sobre eso. Después llegaron los mails de Sol y empezamos a hablar sobre la cotidianeidad y cómo se construye, cómo se llega a un hogar”, compartió la artista.

Por su parte, “las cerámicas vienen de un momento en que los objetos fueron manipulados pero dejados. Como cuando nos sentamos a comer y después dejamos el plato en la mesa y nos vamos… Eso deja un montón de huellas de nosotros, de cómo usamos los objetos y de lo que somos”, añadió Crimella. El primero de los ejemplos es literal.

Por el lado de la curadora, el trabajo consistió en aquel tránsito desde la individualidad a la universalidad. “María había empezado a hace algunas de las obras, empezamos a reunirnos y a charlar. Lo que suelo hacer es ver cómo una preocupación que es particular, en este caso de ella, puede pensarse universalmente. Cómo puede generar identificaciones en los demás y hablar de una cuestión que la exceda (a la artista). Así pienso yo el trabajo de la artista, incluso o más que nunca cuando sólo está pensando en sí mismo, en sus propias experiencias, en realidad está pensando en experiencias universales, en sensaciones compartidas. Empezamos a pensar en eso, leímos algunos textos, compartimos bibliografías, algunas poesías… Fue un trabajo bastante sostenido y poco apurado, entonces estamos muy tranquilas y felices de haber llegado a esta instancia”.

Según Ganim, “la idea es acompañar y dar consistencia, la mirada desde afuera ayuda a entender cómo las cosas se conectan… En un principio estaban las cerámicas y las casas, en un principio eran intuiciones y ahí empezamos a entender, juntas, las conexiones. ¿Qué pasa? ¿Qué son las casas en relación a esas cosas? ¿Qué tienen que ver las cosas con nosotros y dónde están las personas? Era entender de qué estábamos hablando”, definió. Bosque Neón queda en el local 19 de la galería que está en Mitre 415. Fíjese, seguro encontrará una atmósfera familiar.

El viaje como constitución

El interés de María Crimella por exponer en Bariloche era exclusivamente artístico. “Tengo familiares acá pero no es que tenga una relación afectiva, más bien estábamos con el proyecto de la muestra y empezamos a contarlo para ver para dónde encarábamos. Sol conocía a Nani Franzgrote del IUNA de Buenos Aires, mandamos el proyecto y nos dijeron que gustaba, entonces vinimos para acá. También está bueno pensar que los mails eran de Sol desde Buenos Aires y estando yo de viaje, entonces venir las dos juntas acá, también de viaje, estaba bueno”, definió la artista.

Para Sol Ganim, curadora de “Rastros de nosotros mismos”, ocurre que “el viaje también es un poco constitutivo de la idea de la muestra. Nos parecía que era muy consecuente con todo el trabajo que habíamos hecho, hacerla en otra ciudad, tener que movilizarnos y pasar unos días juntas”. En definitiva, exponer aquí para la artista “es muy nutritivo para alguien que viene de otro contexto.

Encontrarse y escuchar gente nueva, ver cómo la obra se modifica en relación a otras miradas… Por ahí, una no está acostumbrada, siempre encerrada en su ámbito. Los artistas siempre andamos en grupo, así que está bueno”, subrayó.

volver arriba
pueeelo

Si Ud. siente que algún comentario, hecho por lectores, en este artículo o en alguna de nuestras redes sociales lo perjudica, denúncielo haciendo click aqui o telefónicamente al 0294-4431409. 

MAS LEIDAS

ULTIMAS PUBLICADAS

denuncia-whp

 

Datos de contacto

Diario El Cordillerano
Bariloche Argentina.
F.P.Moreno 975 S.C. de Bariloche
Tel: +54-294-4431409
Email: [email protected]