A volar entre los árboles del cerro López

El canopy es junto al rafting el paseo de aventura más demandado en Bariloche. Lo pueden realizar niños a partir de los 4 años y adultos sin límite. Solo hace falta tener entusiasmo y ganas de divertirse. No se requiere experiencia previa, ya que en todo momento los visitantes están acompañados por guías e instructores, que supervisan la actividad y asesoran sobre las maniobras que se realizan. 

El circuito tiene alrededor de 1500 metros de longitud, divididos en 10 tramos, en diferentes alturas de los árboles. Se vuela en tramos de hasta 250 metros.

La actividad comienza en la parte baja del cerro López, en las instalaciones del complejo de Colonia Suiza, sobre la ruta provincial que une Puerto Moreno con el Circuito Chico. Allí cada visitante es provisto del equipo: casco, guantes, arnés y polea de deslizamiento. También se explica la técnica para disfrutar de los vuelos, sobre un simulador.

Los pasajeros ascienden hacia el canopy en vehículos 4x4, por un camino de montaña en fuerte pendiente. Al llegar al inicio del recorrido los viajeros suben al primer árbol y allí comienza en descenso por el bosque, “volando” entre los árboles. Los primeros tramos son más bajos y cortos y luego aumenta la adrenalina.

Axel Gaston Bisio creo el primer canopy de Bariloche en 2004, después de conocer la actividad y trabajar en Costa Rica. Durante el 2009 el emprendimiento obtuvo el certificado de Calidad Turística Argentina y se consolidó como una de las empresas referentes de la Asociación de Turismo Activo de la Patagonia.

3 canopy 02

El staff de instructores y guías está constituido por un grupo humano comprometido con la buena atención del pasajero y el cuidado del medio ambiente. Proponen un buen servicio en armonía con la naturaleza. “Todos los años realizamos distintas capacitaciones en rescate, primeros auxilios y atención al cliente”, explicó Axel. También informó que los equipos son controlados y renovados continuamente y fabricados bajo normas de seguridad internacional.

Axel señaló que en estos trece años más de 400.000 personas practicaron canopy en el cerro López, desde niños, estudiantes en viaje de egresados y familias completas. “También jubilados”, dijo.

Se puede hacer canopy de lunes a viernes, de 10 a 17 horas, desde el refugio al pie del camino de ascenso al cerro López. Las excursiones desde Bariloche, con agencias de viajes, parten a las 9 y 13 horas. La actividad no se suspende por nieve o lluvia, ya que transcurre en el interior del bosque.

El canopy tiene un costo de 750 pesos por persona y con traslado desde la ciudad y regreso 1.050. Lo pueden realizar abuelos con sus nietos, y también lo realizaron personas no videntes. Los niños, viajan acompañados por un instructor. En verano, con luna llena, también suele haber canopy nocturno.

icon