El Valle del Challhuaco mantiene su encanto

La excursión de turismo de aventura hacia el Valle del Challhuaco permite internarse en un bosque fantástico y vivir una experiencia en contacto directo con la naturaleza, lejos de la civilización. Es un lugar donde no hay telefonía celular, lo que posibilita que durante unas horitas se pueda prescindir de Internet, WhatsApp y todo lo que llega por el hoy “indispensable aparatejo”.

Habrá tiempo para conversar, escuchar a los guías y disfrutar de las caminatas con raquetas, los descensos en trineos y la rica gastronomía que se prepara en los domos a manera de carpa comedor. 

El Challhuaco supo tener un refugio de montaña, denominado Juan Javier Neumeyer, que lamentablemente fue destruido por un incendio intencional. Desde entonces, las excursiones de realizan en forma similar, pero utilizando las globas como instalaciones.

3 Espacio Neumeyer02

Hay tres diferentes propuestas, que se organizan diariamente, a partir de las 9 y 14 horas. En todos los casos deben adquirirse en las agencias de viajes y turismo de la ciudad, siendo los pasajeros trasladados desde el hotel o lugar de residencia hacia el valle y de regreso. El viaje recorre 20 kilómetros, de los cuales 15 son por terreno de montaña y se realizan en vehículos 4x4.

El valle tiene un hermoso bosque de lengas, sin sotobosque, lo que es propio de la zona de estepa y permite transitarlo mucho más fácil que en los bosques de cordillera. Al término del viaje, el guía recibe a los visitantes y programa las actividades además de explicar la historia y la geografía del lugar.

3 Espacio Neumeyer03

En el caso de contratar la excursión a la “Laguna Congelada” los visitantes son provistos de un par de raquetas que se sujetan al calzado con cintas. Se asciende por un sendero, en medio del bosque, durante una hora. Así llegamos hasta la Laguna Verde, que en invierno está congelada. Cada participante recibe un alfajor regional y un vaso con té saborizado. La caminata incluye descensos en lugares prefijados, ideales para tomar fotografías.

De regreso a la zona de globas estará preparado el almuerzo, que consiste en una sopa crema de calabaza, cazuela de cordero y mousse de limón y frutos rojos. También hay menú vegetariano.

Después de almorzar se podrá disfrutar de las pistas de trineos, con deslizadores plásticos, más conocidos como “culipatines”. Por la tarde, se emprende el regreso a Bariloche.

La propuesta “Raquetas y Sabores Regionales” comienza a las 14 con el ascenso al refugio. Allí los visitantes realizan una caminata con raquetas, de solo 30 minutos, hasta el “Mirador del Valle”. Se podrá disfrutar de la paz y del silencio del bosque y hermosas vistas hacia la zona cordillerana de estepa.

Al regresar al refugio se comparte un pic-nic con productos ahumados, fiambres, quesos, panificación casera y bebidas varias. Hay aguas saborizadas pero no falta la cerveza, una copa de vino y hasta un trago de whisky, en un entorno cálido y ameno.

3 Espacio Neumeyer04

También se puede hacer uso de las pistas de trineos y luego se emprende el regreso.

La tercera opción, denominada “Pasaporte Aventura”, incluye solamente el traslado hasta el refugio y el uso de la pista de trineos, con el culipatín. Esta última actividad tiene un costo fijo de 950 pesos por persona.

La excursión a la laguna congelada y la propuesta de tarde, raquetas y sabores regionales, tiene, un valor de 2.150 pesos por persona adulta y existe una promoción, para dos adultos y uno o más menores, que pagan 1.900 pesos cada uno.

En todos los casos se debe llevar indumentaria y calzado para caminar en la nieve, gorro y guantes, crema protectora y anteojos de sol, con filtro UV. Es recomendable también una pequeña mochila, donde se pueden colocar las prendas en caso de un día de mucho calor, la cámara de fotos y otras pertenencias, para un más fácil traslado y mayor comodidad al caminar.

icon