La Roca, punto de encuentro en Catedral

La Roca tiene hermosas vista. El campeón mundial de snowboard, Pierre Vaultier, la ganadora de la Copa del Mundo en Catedral, Chloe Trespeuch y el equipo francés de snowboard no dudaron en ponderar la confitería.

La confitería y restaurante La Roca constituye actualmente el punto de encuentro más emblemático del cerro Catedral, donde convergen diariamente centenares de esquiadores, snowbordistas y también peatones. Se emplaza en la estación superior de la telecabina Amancay y abre sus puertas en el horario de funcionamiento del centro invernal. La Roca tiene una construcción y estilo moderno, con un amplio salón y panorámica vista hacia la zona de Bariloche. Abrió en 2006 y ofrece muy buena gastronomía, un correcto servicio en la atención, precios razonables y una variada oferta de comidas y bebidas. El lugar es ponderado por residentes y turistas, tanto por su diseño, ubicación y vista como por su servicio y gastronomía. 

La Roca logró equiparar lo que fue Piedra del Cóndor, el fantástico restaurante que administró Tage Rosenkjaer durante los años 70 al término de las telesillas a Piedra del Cóndor, bajo la administración de Sol Jet. El inmueble fue destruido por un incendio en 1976. Piedra del Cóndor nunca fue reconstruido y los que pudieron conocerlo y disfrutarlo siempre afirman que fue algo único en la montaña. Y lo  comparan con La Roca.

5 La Roca cocinero02

El emprendimiento nació en el marco del proyecto para modernizar el centro invernal impulsado por Alberto Lamota desde Catedral Alta Patagonia S.A. (CAPSA) y comenzó a construirse en el verano del 2003, por una idea de Heini Kempel y Ricky Djapic.

Oscar Baruzzi, otro de los socios, dijo que “su ubicación al término de la telecabina es bastante reparado, tiene buena vista y constituye un punto neurálgico en el sector sur de la montaña. Es un buen sitio para una confitería y restaurante. En la práctica, ya existía un pequeño parador junto al poma de Robles”.

El proyecto fue realizado por Julio y Estela Cociffi, arquitectos y esquiadores del cerro Catedral, como un punto de reunión para la escuela de esquí que por aquel entonces dirigían Baruzzi, Djapic, Kempel y Justi Olivieri.Desde CAPSA se pidió agregar al proyecto un depósito y talleres para  máquinas pisanieve, que se construyeron en la parte inferior de la confitería. Así la construcción superó los mil metros cuadrados cubiertos, 400 de los cuales son de La Roca. La envergadura de la obra demoró su construcción, que insumió tres veranos, abriendo al público durante el invierno 2006. 

La construcción es la más importante que se realizó en la montaña y pese a su envergadura mantiene una armonía amigable con el lugar. Al estar construida en pendiente, permite una buena visión desde el salón comedor hacia la naturaleza.

Tiene una cocina amplia y moderna pues los mediodías deben elaborar cientos de pedidos. El comedor es rectangular con grandes ventanales hacia las pistas de esquí y el paisaje. En su extremo sur dispone de un lugar VIP, que puede ser usado para eventos. Junto al ingreso hay un amplio deck donde se puede almorzar los días de buen tiempo.

En el deck disponen de un sistema de autoservicio, para bebidas y comidas rápidas. También se puede comer cordero al asador, que se prepara al aire libre, inclusive un día con nieve. “Lo más importante es que no haya viento, pues ello dificulta la preparación”, afirman en La Roca. En general el cordero se sirve en formato de sándwich junto al asador. 

Gastronomía con vista a la naturaleza 

Nuria Farriol administra La Gran Roca SRL, una empresa que integran cinco socios de Bariloche, los cuatro instructores de esquí y Martín Olavarría. “La premisa fue tener un lugar de encuentro en la montaña, para reunirse durante el día de esquí y también un parador que se destaque por su cocina”, explicó Farriol.

4 La Roca

Durante todo el día el lugar funciona como cafetería y a partir del mediodía se puede almorzar. También se organizaron cenas temáticas y posteriores descenso con linternas, esquiando. En este último caso con la asistencia de CAPSA, que pone en funcionamiento la telecabina para el ascenso de los invitados y el descenso del personal del restaurante.

La carta es bastante simple, pero reúne todo lo que puede demandar el público que visita un centro invernal. Hay servicio de cafetería, capuccino, chocolate caliente y variedad de tés, que se pueden acompañar con medialunas, alfajores o tortas caseras. También ofrecen aguas saborizadas, gaseosas y cervezas en porrón que se pueden acompañar durante todo el día por sándwiches paninos.

Se puede almorzar a partir del mediodía hasta el cierre de la cocina, que generalmente tiene lugar a las 16. Hace dos inviernos que el chef y cocinero de La Roca es Archie Mc Lellan, un escoces que cocinó en dos restaurantes premiados por la buena cocina en Bariloche.

La carta va variando cada año, pese a que algunos platos tradicionales se mantienen ya que son muy ponderados por los visitantes.

Nuria dijo que trabajan con un público por demás heterogéneo y variado. Evaluó que la presente temporada fue buena en materia de nieve y también en afluencia de público pero reconoció que en materia de gasto la mayoría fue “muy medido”.  

Dos platos estrella del invierno son el “Argentina Grill”, ojo de bife con papas y vegetales asados y chimichurri casero y también la “Trucha Patagónica”, preparada a la manteca negra con alcaparras y papas al natural.No obstante, el plato más pedido durante el invierno resultó la bondiola braseada en cerveza Stella Artois, que se sirvió en un sándwich, con queso ahumado, mostaza Dijón a la miel, cebollas caramelizadas y espinacas. Se podía consumir con una cerveza, que tenía un valor promocional. 

Farriol dijo que el servicio está pensado para que ningún comensal deba esperar más de 20 minutos por su pedido, 30 como máximo ante un plato más elaborado en horario central. La mayoría de las cocciones se hacen sobre planchas, lo que resuelve rápidamente el servicio. 

Trabajan con tres bodegas de alta gama, dos mendocinos y uno patagónico. De las tres marcas ofrecen todas las líneas, desde alta gama hasta los más económico y también vino por copas.

icon